Archivo de la etiqueta: Raúl Vacas

LA BIBLIOTECA SE LLENA CON RAÚL VACAS

raul-vacas-camaraEl pasado jueves llegó Raúl Vacas. Con esa maleta viajera que ha recorrido tanto mundo, no sólo institutos de toda la geografía de nuestro país,  sino miles de corazones adolescentes de cuerpos adolescentes y de cuerpos adultos. Raúl nos habla de poesía con la naturalidad del brillo de la luna que aquel jueves por la noche, en sintonía con los corazones del IES Félix de Azara, se encaprichó en no llenarse del todo. Para que Raúl, al verla desde la ventanilla del tren a Teruel, leyera: no tardes mucho en volver.

Se presenta a sí mismo a través de palabras. No le hace falta muchas ni muy rimbombantes para mostrarnos quién es. Este poeta hace de la infancia un patio de recreo que nunca abandona definitivamente. Y con palabras, nos invita a que contemos quiénes somos, pues no siempre una imagen lo consigue. Nos persuade de que tenemos una tarea hermosa, cuidar las palabras, no dejar que se deterioren. Tarea no exenta de peligros en este mundo vivido con tanta prisa y superficialidad. Sigue leyendo

EMOCIONES ELÉCTRICAS (II)

Y aquí va la segunda entrega de las “Emociones eléctricas” de los alumnos de 1º ESO , al estilo del “Llanto eléctrico” de Raúl Vacas en Esto y E.S.O.  Si quieres ver la primera entrega, pincha aquí.

EL GRITO ELÉCTRICO

Hay algo de magnético en el grito.  Como si las palomas te irritaran las neuronas del cerebro, como si sintieras un ataque de adrenalina en todo el cuerpo.  Gritar por un estuche abierto, por un infierno feliz, por un hotel con telereañas, por una chatqueta fosforita.  Gritar hasta que alguien sospeche de mi existencia, hasta que alguien me hable en este mundo, hasta que se me pase mi hiperactividad.  Gritar con desprecio hacia la gente.  Gritar en un callejón sin salida, en el nicho de mi propio ataúd y, simplemente, gritar con nostalgia por haberte olvidado.  Gritar por ella, por nosotros, por el precio del aire, por mí, por todos mis compañeros.   (LORENA)

LA RISA ELÉCTRICA

Hay algo de magnético en la risa.  Como si un bicho te rascara el corazón y no quedara más remedio que reír.  Reír por los payasos, por las tonterías de Manuel, por las deformidades, por los nombres de medicamentos, por las caídas de la gente, por la risa de Ana, por los sonidos y los olores extraños, por el baile de “Little Miss Sunshine”, por los chistes buenos (y por los malos), por los que conducen con cara de chulos, por la teletienda, por la gordura de la cobaya de una amiga.  Reír con tus padres, con tus amigos, con los desconocidos, con tus abuelos, con tus hermanos, con tu profesor de matemáticas, con los compañeros.  Reír por mí y por todos mis compañeros.  (DAVID)

Sigue leyendo

BRINDIS

Recreando el “Brindis” de Raúl Vacas en Esto y E.S.O., los alumnos de 1º ESO del curso 2011-2012 escribieron:

BRINDIS DE 1º ESO A
Por los árboles sin hojas en otoño.
Por nosotros que estamos vivos.
Por ganar un partido.
Por los insectos que cayeron en la piscina.
Por la selección española que va a ganar la Eurocopa.
Por las aburridas tardes encerrado en casa.
Por el verano.
Por los atardeceres en la playa, que se hacen eternos.
Por los momentos que no se olvidan.
Por Manolo que trabaja solo.
Por una infancia feliz.
Por todas esas risas que no tienen motivos.
Por que se acaba ya esta semana.
Por los que nacieron en pelotas.
 
 BRINDIS 1º ESO B 
Por los días que vas a la piscina y no hay sol.
Por el verano y las vacaciones.
Por el primer beso que diste.
Por una gran victoria.
Por el fútbol que siempre aparece en los malos momentos.
Por los que nunca ganaron nada y se vieron sorprendidos por el final de la temporada.
Por la ilusión de que sea fin de semana.
Por las risas inútiles de los chistes malos.
Por las interminables noches de verano.
Por los que vieron toda su vida pasar y dijeron “qué vida tan mala” antes de que los atropellara el tren de la 1.
Por las personas que tienen vergüenza.
Porque le pedí a la vida que me diera todo para disfrutarla y me dio la vida.
Por los goles que marca España.
Porque Patricia sea una estrella.
Por aquellos jóvenes que dan buen ejemplo.
Por todos aquellos que no consiguieron averiguar la ecuación planteada por Lidia.
Por todas las letras del abecedario, incluida la h.
Por el brindis.
Por los besos inesperados.
Por todos aquellos profesores a los que se les rompe la tiza en la pizarra.
Por esos que cambian el estado de Tuenti para subir sus visitas al perfil.
Por los jóvenes que ocultan amores y se emocionan cuando les dicen guapa/o.
  Sigue leyendo

EMOCIONES ELÉCTRICAS (I)

Esta es la primera entrega de lo que hemos llamado “emociones eléctricas”. Los poemas en prosa que puedes leer en esta entrada los escribieron alumnos de 1º ESO en el curso 2011-2012, a partir del poema “El llanto eléctrico” de Raúl Vacas, en el libro Esto y E.S.O, que leímos y trabajamos a lo largo de todo ese curso en las clases de lengua de 1º ESO.  Todos los que escribieron eran sin duda “electrizantes”, pero hemos tenido que hacer una pequeña selección. Espero que os traiga gratos recuerdos del curso pasado.

EL GRITO ELÉCTRICO

Hay algo de magnético en el grito.  Como si una fuerza reventara en tu boca y el grito estallara en mil pedazos lleno de ira, y no quedara más remedio que gritar. Gritar por el odio, gritar por el hambre, por el frío, la ira, el amor perdido; por la guerra, por mi vida… por la tuya, gritar por el ruido, por tristeza, por amistad, por desesperación, por amor, por miles de zapatos rotos, por la música, la pasión… Hay que gritar un grito eléctrico esta noche.  Gritar por el frío del invierno, el calor eterno, la risa, la muerte.  Gritar hasta los límites del olvido y la ciudad, gritar por los árboles, por los amigos, por la vida.               (ALBA)

EL JUEGO ELÉCTRICO

Hay algo de magnético en el juego.  Como si un balón nos diera en los ojos y el calor del balonazo nos hiciera un moratón en la mirada, llena de neuronas muertas.  Jugar por los partidos que ganamos, por el partido sin amarillas, por las jugadas, por los goles de gloria.  Jugar en nombre de los jugadores lesionados, en los estadios de las finales; pensar en ganar y no en perder, ni en rendirse nunda, en darse la mano con los rivales al final, en llgar a ser el mejor jugador del mundo.  Jugar hasta ser los campeones, hasta el límite del esfuerzo, hasta ganar el partido, hasta para darle al público un bello partido, hasta tener el “balón de oro” y “la bota de oro”, hasta ser como España, hasta tener cinco estrellas de campeones.  Jugar por mí, por todos mis compañeros.    (ÓSCAR)

LA VALENTÍA ELÉCTRICA

Hay algo de magnético en la valentía.  Sentirse valiente ante un oso, un examen de mates, un gachó con un gancho, ante un poli, la tijera de Rajoy o un lunes.  Sentir valentía en un Barça-Zaragoza, en una cueva, en casa solo, en el baño, en la escalera, en una silla, en un bosque boreal.  Sentir valentía entre Zaragoza y Madrid, entre dos elefantes, entre dos matones, entre dos jefas de estudios, entre dos sierras mecánicas, entre dos bombas marca ACME.  Valiente yo y valientes todos mis compañeros.   (ÁLVARO)

Sigue leyendo

“¿Hacemos hoy Esto y E.S.O.?” RAÚL VACAS en 1º ESO

Algunos de los mejores ratos que pasamos el curso pasado en los grupos de 1º de ESO se los debemos al libro Esto y ESO, de Raúl Vacas.  Lo leímos en clase, a lo largo de todo el curso y aprovechamos para hacer un montón de cosas:  lectura expresiva, comentarios e interpretación de poemas, reescrituras de todo tipo, búsqueda de información… No había un día fijo; simplemente, de vez en cuando la clase era diferente y nos dedicábamos a leer estos poemas y trabajar sobre ellos por el simple placer de hacerlo, sin que hubiera luego exámenes ni notas.  El resultado fue que cuando comenzaba cada clase de lengua siempre había unas cuantas voces que preguntaban “¿hacemos hoy Esto y ESO?”.

Vamos a comentar aquí muchas de las actividades que fueron surgiendo, aunque otras (¿las mejores?) fueron improvisadas según cómo marchaba la clase y las cosas que comentaban los alumnos.  Insuperables los momentos en que tras la lectura de cada verso del poema Brindis los alumnos brindaban con cualquier cosa que tuvieran a mano (estuches, botellines de agua…); divertidísimo oír a Ana cantando la Nana o ver a Sandra y Dounia recitando el Poema pijo con una puesta en escena perfecta; conmovedor el momento que después de leer el poema Clase de historia la conversación nos llevó a la guerra civil y a las historias de los abuelos y bisabuelos de los alumnos, y de allí pasamos a los campos de concentración nazis, y Enrique nos trajo un libro en francés sobre los campos, firmado por un montón de presos que, además de la firma, habían puesto su número de identificación como presos, y se lo mostró a sus compañeros, que se apiñaban serios y callados a su alrededor.  De todos estos momentos no hay fotos, pero son de esas clases que justifican todo el curso.

Especificamos a continuación las principales actividades que llevamos a cabo, unas pocas son adaptaciones de un trabajo parecido que se llevó a cabo en el IES La Azucarera de Zaragoza (¡gracias!) y al que tuvimos acceso.  No seguimos en esta exposición el orden en el que aparecen los poemas en el libro, sino que los hemos agrupado según el tipo de actividad que desarrollamos con los alumnos.  El comienzo era siempre el mismo,  la lectura en voz alta y el comentario por parte de los alumnos y el profesor/a, por lo que ambas acciones ya no se señalan en cada actividad. Sigue leyendo