Archivo de la etiqueta: lectura

ÉTICA, AUSENTE

Comenzamos un nuevo curso en un mes de septiembre tan caluroso al principio, que parecía querer recordarnos que el verano aún no se había ido. El tiempo es así, intentamos amoldarlo a nuestros intereses y actividades pero no se deja y hace bien. Ya bastantes fenómenos desbaratamos los humanos queriendo o sin querer. Pero esta tarde es propia de un otoño de manual, perfecta para recordar.

Todos los cursos llegan con novedades y éste no es una excepción. Sin embargo, entre ellas, hay una que nos duele especialmente. Pasando lista como hacemos habitualmente, descubrimos la ausencia de la Ética de 4º ESO que la LOMCE ha eliminado. Descubrir libros como: Matar a un ruiseñor; Por qué me comí a mi padre, El intendente Sansho; Los narradores de la noche; El señor de las moscas; Rebelión en la granja, etc  Cuestionar los hechos, las actitudes, las ideas desde un pensamiento crítico, diseñar alternativas posibles ante un problema, dialogar para llegar a acuerdos, afrontar racionalmente dilemas morales, trabajar en equipo… no interesa.

Es escalofriante comprobar cómo algunos miembros de la clase política de nuestro país  son incapaces de lograr lo que muchach@s de 16 años intentaban aprender en esta asignatura  y lo conseguían. Quizá haya un motivo escondido bajo todas las razones que se esgrimen para justificar la desaparición de la Ética como asignatura obligatoria, el miedo a que los más jóvenes pongan en evidencia la incompetencia de muchos políticos españoles, incluso en algunos casos lamentables su “falta de ética”

No sé por qué, pero cuando escribo esto me da por pensar que Labordeta y Aramaiona se están dando un abrazo, celebrando la libertad, esa que vertebró  su vida y su legado y que da sentido a la reflexión ética. Como decía el compañero Antonio Aramaiona, que también fue profesor de Filosofía, la Ética se estudia y practica porque sus cuestiones son las que nos hacen humanos. Por esto mismo, los que se empeñan en hacerla desaparecer desde sus sillones ministeriales, ignoran su propia derrota. Labordeta lo sabía muy requetebién.

LA PRIMERA VEZ QUE LEÍ A KAFKA

LA METAMORFOSISUn día damos el salto y, más o menos conscientes, cogemos una obra “de mayores” en vez de la novela juvenil de siempre.  Luego pasa el tiempo y quizá terminemos por convertirnos en buenos lectores: creativos, apasionados, inquietos, buscadores.  Nos empiezan a interesar especialmente algunos autores o épocas literarias, o disfrutamos de algunos géneros por encima de otros.  Y poco a poco vamos creando nuestro propio viaje literario con sus paradas y sus estaciones, sus recorridos, sus destinos obsesivos, sus lugares prohibidos. Como lectores-viajeros anhelemos ir más lejos, ser más atrevidos, más arriesgados, pero siempre con un hogar al que volver: un autor -siempre el mismo, siempre los mismos- que nos acoge a la vuelta de una decepción o de una incursión especialmente agotadora: un libro que releemos y en el que siempre descubrimos algo; esa obra que siempre nos proporciona placer y consuelo. Sigue leyendo

CÓMO APRENDÍ A LEER / COMMENT J’AI APPRIS À LIRE, de Agnès Desarthe

Comment j’ai appris à lire es un libro sobre lectura y libros, pero curiosamente, nos cuenta el proceso por el que pasó la autora, Agnès Desarthe, para aprender a leer. En realidad, lo que ella llama leer, nosotros lo entenderíamos como amar la lectura y esa es una de las claves de este libro. Por tanto, no se trata de una conversión sino de una profunda transformación. La que le permitió acceder a aquellos libros que la han ido moldeando y dotando de identidad.

De niña, la autora no leía más que lo que en la escuela se le iba indicando. Leía, sí, pero sin convencimiento, incapaz aún de descubrimientos que le despertasen la necesidad de leer. La autora reconoce en su propio proceso, de qué manera las grandes obras de grandes clásicos la dejaban indiferente en el mejor de los casos, la indigestión que le ocasionaba Madame Bovary alimentaba la sospecha de que todavía no estaba preparada para necesitarlas. Pero también recuerda con profunda gratitud algunos autores que la supieron rescatar del filo de una pendiente en la que, de haberse precipitado, hubiera perdido la oportunidad de vivir a través de los libros. Marguerite Duras, Albert Camus, Marcel Aymé, George Sand o Bashevis Singer. Sigue leyendo

EL IMPOSTOR, de Javier Cercas

impostor-javier-cercasTítulo: El Impostor.   Autor: Javier Cercas.   Editorial: Literatura Random House.  Barcelona, 2014.

 

 

Piensa un poco, lector: ¿te consideras un impostor?  Posiblemente la respuesta inmediata es un rotundo no.  Pero… piensa un poco más: ¿Nunca has mentido sobre ti, sobre algún acontecimiento pasado o presente de tu vida? ¿Nunca has exagerado u ocultado alguna parte de tu biografía para resultar a los ojos del otro un poco mejor, más admirable, más querible? Quizá ya empiezas a cambiar de opinión y a pensar que sí, que un poco impostor sí que eres. “El pensamiento y el arte -opina Javier Cercas en la página 20- intentan explorar lo que somos, revelando nuestra infinita, ambigua y contradictoria variedad, cartografiando así nuestra naturaleza”.  Y eso es lo que  se pretende hacer en este libro: no solo desvelar la ambigua y contradictoria realidad de Enric Marco, sino la del ser humano en general, la suya propia, la tuya, y la mía también.  Desvelar cómo, más en el fondo o más en la superficie, todos tenemos algo de impostores. Sigue leyendo

CAZADORES DE SOMBRAS, de Cassandra Clare

1ciudaddehuesoCazadores de Sombras. 1.Ciudad de Hueso, de Cassandra Clare.  Editorial Destino

 

Fátima, de 2º ESO, leyó Cazadores de sombras en la primera evaluación y nos deja el siguiente comentario:

 

Este libro trata sobre una chica llamada Clary que descubre que es una cazadora de sombras.  A partir de ese momento, se une a sus nuevos amigos para salvar la tierra de demonios y criaturas fantásticas.  Además de descubrir todos los secretos que ella no sabe sobre sus padres…

Este libro me ha parecido muy interesante porque te engancha solo con empezar a leerlo.  Su misterio te deja con esa sensación de querer saber qué es lo que pasa.  Mi opinión personal es que ha sido uno de los mejores libros que he leído y que ese ambiente de misterio, de terror y de auténtico romanticismo le dan un toque muy especial. Además, me parece que es fácil de leer porque la trama va seguida y en un orden coherente. Sigue leyendo

EL BANDIDO ADOLESCENTE, de Ramón J. Sender

EL BANDIDO ADOLESCENTE. Ramón. J. Sender.                              Editorial Contraseña. 2014

“Es verdad que la muerte le sienta bien. Igual que le sentaba la vida. O mejor” p 268

Verdaderamente estas dos palabras juntas: cubiertabandido“bandido” y “adolescente” provocan estupor, al menos a quienes trabajamos con adolescentes a diario. Ramón J Sender no escribió esta novela para atemorizar a los lectores sino para relatarnos la historia de Billy el niño, Billy the kid, como lo llamaban en el sur de EEUU. La editorial Contraseña ha reeditado esta novela que publicó el autor en 1965, con un prólogo de Fernando Savater, en el que analiza la capacidad de Sender para narrar la aventura.

Muchos de nosotros habremos escuchado alguna vez algo de las aventuras de este muchacho que hizo de los chicanos sus mejores aliados y de los ricachones propietarios norteamericanos la figura de la opresión. La magistral narración de Sender nos cuenta la historia de Billy, una vida de lealtad y traiciones, Sigue leyendo

ALEX, de Pierre Lemaitre

AlexTítulo: Alex
Autor: Pierre Lemaitre
Editorial: Grijalbo.
2011 
 

Si tuviéramos que buscar un adjetivo para definir este libro, podría ser “inquietante”, o quizá “sobrecogedor”, o “fascinante”, o “inteligente”, o… podríamos añadir muchos más.  Alex es una de esas novelas que se cogen para pasar el rato y de repente nos recuperan ese deseo irreprimible de leer, nos hace experimentar la necesidad impostergable de dejarlo todo para leer unas páginas más.  Inmersos en la lectura de Alex (desengáñate, lector, no te va a durar mucho más de tres días, y soltar el libro para hacer cualquier otra cosa será un verdadero suplicio), nos olvidamos de absolutamente todo lo que nos rodea y nos introducimos en el sobrecogedor mundo de Alex.  Y de Camille.  Pero no es solo  un buen argumento que engancha, también son unos personajes originales y perfectamente dibujados (y no solo los dos o tres principales, como ocurre en muchas novelas policíacas, donde quitados los protagonistas, los demás personajes son prácticamente intercambiables, sino todos los secundarios, incluso los que aparecen de forma esporádica). Además, un narrador potente e irónico (que no nos sorprende si hemos leído Nos vemos allá arriba, del mismo autor), una estructura inteligente al servicio de la historia y la sorpresa y, sobre todo, una enorme capacidad de subvertir las normas del género policíaco para que el lector sea incapaz de adivinar por dónde va a dar un giro el argumento y acabe absolutamente rendido al talento de Lemaitre, aunque quizá nuestros avezados lectores de 4º, que ya han leído “El pozo y el péndulo”, de Edgar Allan Poe, puedan intuir cómo se va a resolver el inquietante episodio del secuestro con el que empieza la novela.

Y otra cosa, cuando hayas leído la última línea posiblemente no podrás reprimir la tentación de volver atrás y releer algunos fragmentos clave, buscando detalles que te han pasado desapercibidos, fallos narrativos, errores de argumento. Hazlo, si te quedas más tranquilo, pero te lo anticipamos ya: cuadra todo, no hay ningún cabo suelto, ni el más mínimo detalle sin explicación.

Pero todo tiene su contrapartida:  quizá la lectura de Alex pueble tus sueños de pesadillas.  No digas que no te lo hemos avisado.

LEER PARA DESCANSAR (II)

LECTURA EN LA PLAYA_DEBORAH DEWIT

Lectura en la playa, de Deborah Dewit

Y aquí van nuestras recomendaciones para el “personal no adolescente”   (AQUÍ puedes leer las recomendaciones de literatura juvenil).  Vamos a intentar no repetir los libros que ya hemos ido recomendado durante el curso, aunque de alguno de los propuestos prometemos entrada en el blog durante el curso que viene. Tampoco son necesariamente novedades editoriales (es más, algunos de estos libros tienen bastantes años, incluso décadas, a sus espaldas) ni necesariamente novela ligera, de esa que se supone que hay que leer en el verano.  Para muchos de nosotros, el verano es el momento en el que por fin podemos tirarnos largos en el sofá, la playa o debajo de un árbol, a leer varias horas seguidas y experimentar el placer de leer algo que requiera algo más de concentración.  Bueno, ahí va, un poco de todo, y ya sabes, si tienes algún libro que recomendarnos, déjalo en los comentarios:

El último cortejo, de Laurent Gaudé.  Ed. Salamandra. La historia de los últimos días de Alejandro Magno y su cortejo fúnebre.  Una mezcla perfecta entre lo épico y lo íntimo, entre lo histórico y lo fantástico, con una delicadeza y un estilo excepcional.  Si te gusta, puedes continuar por El sol de los Scorta, ya casi un clásico.
 
El lector, de Bernhard Schlink. Ed. Anagrama.  El personaje de Hanna Schmitz tardará tiempo en abandonar tu memoria, eso si consigues olvidarte de él.  Una inusual relación sexual, que es mucho más que eso; un proceso judicial demoledor; la dificultad de asimilar la propia vida. El amor, el sexo, el descubrimiento, la piedad, la vergüenza, la culpa.
 
Los diarios de Adán y Eva, de Mark Twain.  Delicioso, encantador, divertido, tierno, emocionante al final.  Lo tiene todo.  Especialmente en la edición ilustrada por Francisco Meléndez (editorial Libros del Zorro Rojo).   Ideal para viajar en avión sin enterarse de las turbulencias.
 
, de Zoran Drvenkar. Ed. Seix Barral. Impactante. Excelente trama para contarnos la historia de un hombre que no conoce la compasión, que asesina sin piedad cuando algo le ofusca y la historia de cinco chicas  de un barrio  que flirtean con el caos. Se encaminan hacia su encuentro y tú, lector, serás testigo en primera línea.
 
Ahora, de Brigitte Giraud. Ed. Contraseña. Íntimo, tan íntimo como el duelo y su soledad, como el tiempo dilatado entre una despedida que no sabes que va a ser definitiva, los abrazos y las palabras de quienes no pueden consolarte y el día en que tienes que comenzar de nuevo. Sola.
 
Contra el viento del Norte, de Daniel Glattauer. Ed. Alfaguara. Actual, rápido, romántico, bonito, adictivo, como la vida misma. Esa en la que lo real y lo virtual va tejiendo relaciones personales que cambian nuestras vidas. Un intercambio de correos electrónicos, primero fortuito, luego buscado y finalmente necesitado como el aire que respiras, es capaz de hacer de lo excitante lo cotidiano.
 
Ricardo III, de Shakespeare. Espeluznante. Qué otra cosa podríamos  decir de este libro si asumimos el riesgo de romper esa contención respetuosa que todo clásico merece. Shakespeare impone su vigencia con esta exhibición de inteligencia al servicio de la deformidad del poder. Un deslumbrante juego de espejos en el que  la ambición sin límites parece devorar a la naturaleza humana.
 
El ciclista de Chernobil, de Javier Sebastián. Ed. DVD. Inquietante y perturbador. El accidente de la central nuclear de Chernobil en 1986 llenó de desolación  y silencio la vida de los habitantes de la zona afectada. En esta historia de amor, aquel silencio se hace palabra para desvelarnos a través de la ficción una verdad necesaria.
 
Años luz, de James Salter.  Ed. Salamandra.  La vida de los demás, esa que a veces nos da tanta envidia, no es tan perfecta como parece.  Suele ser igual de contradictoria y a veces difícil  que la tuya, lector.  La vida cotidiana y los estragos y aprendizajes del paso del tiempo en el estilo transparente y nada simple de Salter.    Recientemente, y después de treinta años sin publicar nada, Salter ha publicado Todo lo que hay.  Por si este autor se vuelve, de repente, imprescindible para ti.
 
La rubia de ojos negros, de Benjamín Black.  Ed. Alfaguara.  Después de terminar esta novela te dan ganas de leerte de una sentada toda la obra de Raymond Chandler, el creador del personaje del detective Phillip Marlowe, a quien ahora revive John Banville, con el pseudónimo de Benjamín Black, en una novela llena de ironía y humo, gimlets y mujeres fatales que son tan rubias y tan misteriosas como parecen.
 
Alumbramiento, de Andrés Neuman.  Cuentos.  ¿Puede parir un hombre?  Sin duda.  El detalle con el que lo describe el cuento que da nombre al libro lo demuestra. Este conjunto de relatos y microrrelatos  no solo no te dejará indiferente, sino que te replantearás algunas cuestiones que pensabas tener seguras.
 
Yo confieso, de Jaume Cabré.  Editorial Destino. No te asustes por el número de páginas: desearás que no se termine nunca.  La historia de un violín, desde las semillas que germinarán para crear surgirá un árbol de donde se sacará la madera para fabricar el violín, sirve como  marco para crear todo un universo entrelazado de historias, tiempos, personajes y emociones.  Imprescindible. 

 

LEER PARA DESCANSAR (I)

NO SE CUELGA NO SE ENCHUFA¿Sientes una especie de vacío cuando -¡por fin!- se acaba el instituto?  ¿Tu madre te obliga a esperar dos horas, después de comer un colacao y dos galletas, para bañarte en la playa o la piscina?  ¿Cuando viajas en avión te sientes la persona más desgraciada del mundo?  ¿Se te hacen eternas esas horas de la siesta cuando el calor más aprieta y todos en tu casa entran en estado de coma profundo?  ¿Te aburres en la piscina  mientras vigilas a tu hermano pequeño, que es capaz de hacer la bomba quinientas veces seguidas?  ¿El calor y los dulces ronquidos del vecino no te dejan dormir?  ¿Has suspendido matemáticas y lengua y tus padres te han condenado a cadena perpetua?  Tranquilos todos.  Tenemos la solución perfecta a vuestros problemas.  No se cuelga, no se enchufa, no necesita ADSL, es fiable, maravilloso y eterno:  el libro.  Ahí van nuestras recomendaciones para el verano,  y si quieres recomendarnos algún libro, no te cortes y cuéntanoslo en los comentarios. ¡Lo estamos deseando!  (Las recomendaciones para “personal paterno-docente no adolescente”, próximamente).

LITERATURA JUVENIL: 12 libros que son 32 (por lo menos).   

Recomendaciones de Chus, la bibliotecaria municipal de Zuera y bibliotecaria ocasional en el Félix de Azara.

Trilogía de Las brujas:  El clan de la loba, El desierto de hielo y La maldición de Odi.    Maite Carranza  Ed. Edebé. 
Una historia bien lograda, un romance prohibido y  unas brujas algo diferentes.
 
 Canciones para Paula. Sabes que te quiero. Cállame con un beso.  BlueJeans.  Ed. Everest
Amor puro y duro. Sin magia, ni seres fantásticos.
 
 Insurgente.  Divergente.  Leal (trilogía)  Verónica Roth.  Ed. RBA.
Ficción, aventuras y preguntas sin respuesta, al mejor estilo de Los juegos del hambre.
 
 La saga de “Los Legados de Lorien”:  Soy el número cuatro.  El poder del seis.  El ascenso del nueve.  Pittacus Loren.  Ed. Molino.
Búsquedas, dudas, aventuras, riesgo, seres diferentes, civilizaciones antiguas. Lo desconocido. Ciencia y ficción.
 
 El libro de los portales.  Laura Gallego. Ed. Minotauro.
Novela fantástica, viajes a otros mundos, portales que abren nuevas posibilidades.
 
 Olvidados. Hambre.  Mentiras. Plaga. Miedo. Luz.  Michael Grant.  Ed. RBA.
Un mundo sin adultos, la lucha por la supervivencia, líderes efímeros.
 
 El festín de la muerte.  Jesús Díez de Palma.  Ed. S.M.
La vida, la historia, las guerras, los enfrentamientos. Cuando la realidad supera la ficción.
 
 Crónicas de la Prehistoria.  Michelle Paver.  Ed. Salamandra,
Nuestros antepasados, aventuras, emociones, supervivencia, ritos iniciáticos.
 
 La llave del tiempo (serie de 8 títulos). Ana Alonso y Javier Pelegrín.  Ed. Anaya.
Ciencia Ficción, magia, viajes, fantasía. Un futuro cercano…
 
 La lección de August.  R.J. Palacio.  Ed. Nube de tinta.
Hazte un favor y lee este libro: tu vida será mejor.
 
 Hyde.  David Lozano.  Ed. Alfaguara
Grupo, selección, experimento, alianzas. Y algún asesinato.
 
 Saga Las crónicas de Kane.  Rick Riordan.
Aventuras y fantasías  en torno a la mitología Egipcia.  Si alguien prefiere la mitología romana puede intentarlo con la saga Los Dioses del Olimpo, del mismo autor.

CUANDO TENGO MIEDO, A VECES, SACO UN LIBRO

lecturas, activas o en reposo_ Toshiyuki Enoki

La ilustración es de Toshiryuki Enol (http://enokitoshi.blog88.fc2.com/)

Nos pilla el final de esta larga segunda evaluación con un pequeño tesoro que tenemos guardado desde hace meses. No es solo una redacción de clase de 2º ESO, escondida entre un montón que no se acaba nunca para corregir en una tarde -creo recordar- del mes de enero.  Es también una pequeña confesión, delicada, simple, rotunda; es la breve historia de una lectora; es la convicción de que la pasión por la lectura es la misma, independientemente de la edad o la condición.  Es una de esas grandes sorpresas que hace que las interminables y aburridas tardes corrigiendo redacciones y trabajos tengan sentido.  Seguro que muchos de los que amáis los libros os sentís plenamente identificados con el último párrafo.  Que la disfrutéis.

Con esta entrada os decimos “hasta luego”, concretamente hasta el día del libro, día previo a la vuelta a clase después de las vacaciones de semana santa.  Descansad, relajaos y… buscad un buen libro que leer.

LOS LIBROS

A mí me gustan los libros, especialmente los románticos porque sé poco de eso.  Cuando me aburro en casa saco el libro que suelo coger de la biblioteca del instituto  (sobre todo si mi madre no me permite realizar ciertas cosas, como ver la televisión o navegar en internet).  Creo que los libros son iguales que una serie, pero escrita.  A veces me sorprendo cuando veo un libro grueso y me doy cuenta de que, si me gusta, me lo leo casi sin darme cuenta.  Cuando me gusta de verdad un libro, me lo leo en una semana.  No me suelen gustar los libros de ciencia ficción ni de cosas relacionadas con eso, porque son de imaginación muy extrema, y yo, sin embargo, prefiero la tranquilidad.  Empecé a leer hace poco, cuando el profesor de Lengua y Literatura nos mandaba libros para leer, entonces yo me cogí uno de la biblioteca que se titula Bajo la misma estrella, de John Green, que es muy romántico y triste y me hizo llorar y reír y me dio mucha pena el final.  Y también leí Una canción para ti, Diez cosas que hicimos, Refugio, Si tú me dices ven, lo dejo todo… pero dime ven, El corazón de Hannah, Siempre contigo, y ahora me estoy leyendo El diario de Ana Frank.

Cada uno cuenta experiencias de diferentes jóvenes de edades aproximadas entre quince, dieciséis o dicisiete años, y es que me gusta leer libros de más mayores para aprender y recordar para siempre cómo cada uno de los jóvenes pasa su vida.  Cada vez que leo uno, tengo ganas de leer más y más, pero no se puede leer todo el tiempo porque las personas tenemos muchos deberes y obligaciones.

A veces me quedo hasta tres horas seguidas leyendo, hasta que escucho a mi madre gritar.  Se me suelen cansar los ojos de tanto ver letras y papel blanco.  Sin los libros me siento vacía, sin amar la vida y súper mega ultra aburrida.  Cuando tengo miedo, a veces, saco el libro del cajón y lo abrazo profundamente hasta que llega a mi corazón y, en ese momento, me da seguridad y duermo feliz.  

AQUI YACEN DRAGONES, de Fernando León de Aranoa

AQUI YACEN DRAGONES, de Fernando León de Aranoa.                          Seix Barral, Biblioteca Breve. 2013.

Dragones, la palabra dragones nos traslada a un tiempo arcaico de lugares desconocidos. Los dragones habitan un pensamiento mágico que han conquistado aprovechando la flaqueza del conocimiento. Allí permanecen camuflados de misterio, esperando pacientemente a aventureros que sueñan con alcanzar los límites de la realidad.

Pacientes y ordenados yacen los relatos que Fernando León de Aranoa ha creado en este libro, esperando que los lectores se adentren en sus profundidades. En ellos, las plazas y calles llevan el nombre de tus experiencias vividas y soñadas. Los aeropuertos, las estaciones de tren, funden el espacio y el tiempo del que estamos hechos. María muere llevándose consigo un universo. Los emigrantes regeneran la esperanza que han perdido. Los sueños de Abdel navegan en el desierto impulsados  por el deseo de libertad de su pueblo. El tiempo transcurre escapándose de los relojes. La derrota del boxeador es la de nuestras vidas, frágiles pero luchadoras.

El autor es director de cine, en sus películas, Familia, Barrio, Los lunes al sol, Princesas, nos mostraba cómo de la percepción de lo cotidiano construimos la esencia de lo que somos. Algo inaprensible pero sólido que también está presente en estos relatos. Por ello, cuando los leemos, tenemos la paradójica sensación de leer ficciones muy reales, como si explorásemos un mundo submarino que no por más fascinante fuera menos real. Y como hay una sonoridad que nos envuelve al ser leídos, si imagino una banda sonora para Aquí yacen dragones, sería la de los sonidos que creería percibir en el fondo del mar.

Al principio del libro, una frase de la Poética de Aristóteles revaloriza la realidad que queda fuera de los márgenes, de las fronteras, de las delimitaciones: “Es probable que a veces sucedan cosas al margen de lo probable”.  Veinticuatro siglos más tarde, el filósofo francés M.M-Ponty decía de los pintores que reinventaban la percepción de las cosas desde la dimensión invisible de la realidad: “Porque profundidad, color, forma, línea, movimiento, contorno, fisonomía son ramajes del Ser, y porque cada uno de ellos puede traer consigo la mata entera, no hay en pintura “problemas” compartimentados, ni caminos verdaderamente opuestos, ni “soluciones” parciales, ni progreso por acumulación, ni opciones sin regreso. Nunca se excluye la posibilidad de que el pintor retome uno de los emblemas que había descartado, desde luego, haciéndole hablar de otro modo”. (M.Merleau-Ponty. Le visible et l’invisible. Cap V)

Cuando volvamos las últimas páginas de Aquí yacen dragones, no nos sorprenderán los deseos incontenibles de bucear en nuestra realidad cotidiana, de estar atentos a los detalles, a los espacios entre líneas, a los silencios, a los márgenes. Quién sabe si una metamorfosis se va produciendo en nosotros y al final, pacientes y ordenados, nos convertimos en dragones camuflados de misterio.

Aquí tienes una entrevista a Fernando León de Aranoa que no deberías perderte…

http://www.rtve.es/alacarta/videos/pagina-2/pagina-2-fernando-leon-aranoa/1732888/

LA INTRUSA, de Eric Faye

LIBRO_La-intrusaLA INTRUSA, de Éric Faye
(Título original: Nagasaki)
Salamandra, Barcelona, 2013
Traducción del francés de José Antonio Soriano Marco.
 

“Se dice que los bambúes del mismo tronco florecen el mismo día y mueren el mismo día, por lejanos que sean los lugares del mundo en que los planten”. 

Esta cita de Pascal Quignard abre este exquisito libro de Eric Faye, cuyo título original es Nagasaki.  Qué manía la de cambiar los títulos originales por otros que no son el que el autor quería; en este caso, supongo que se pretende potenciar con el nuevo título lo que el libro tiene de más intrigante y misterioso.  Sin embargo, me parece un error, porque no es un libro de intriga, sino un libro sobre la soledad.  La intrusa gira en torno a un meteorólogo cincuentón y solitario que un día comienza a sospechar que alguien entra cotidianamente en su casa.  Pequeños indicios delatan a la intrusa (un yogur que falta en la nevera, un poco menos de zumo dentro del envase, una botella que no está en el sitio exacto donde debería estar…).

En realidad, no se puede contar mucho más, porque el libro es tan breve que si se cuenta algo más prácticamente destripamos el argumento.  Pero sí que podemos decir que es un libro sobre la soledad, sobre los inadaptados a la sociedad, sobre los que buscan refugio y los que necesitan compañía y aún así la rechazan cuando la tienen cerca.  Esa gente, como los bambús de un mismo tronco, están destinados a veces a tener vidas paralelas, como los dos protagonistas de esta historia, que de forma extraña entrecruzan sus vidas en la casa del meteorólogo.  A pesar de su brevedad, el libro está lleno de bellísimas imágenes que generalmente giran en torno a la intrusa: la mujer que vuelve la cara al sol y deja que le acaricie la piel reconociendo esta caricia como un bien preciado; la mujer que busca refugio entre los bambúes de las afueras de la ciudad.

Él es un hombre en principio anodino, solitario, un poco triste, cuadriculado, que necesita desesperadamente paliar su soledad y no sabe cómo hacerlo, que solo sabe ver la vida en una dirección y que ignora a su corazón cuando este le insinúa otras direcciones.  Ella, la aparente intrusa (cuando llegamos al final del libro nos preguntamos ¿quién es, en realidad, el intruso?), es una mujer fuerte y delicada a la vez, resistente y vulnerable (como los bambúes).  Él es un hombre oscuro que no reconoce la luz cuando la ve. Ella es una mujer luminosa condenada a vivir en la oscuridad.

Es un libro tremendamente apropiado para leer de un tirón, una tarde de domingo, a poder ser lluviosa.  Y al terminarlo, queda la sensación de que acabamos de leer una pequeña joya y bullen en nuestra cabeza unas palabras de la intrusa: “Pienso que todas las constituciones del mundo deberían reconocer el derecho inalienable de cualquier persona de regresar cuando guste a los escenarios más entrañables de su pasado.  Poner a su disposición un manojo de llaves que le permitieran entrar a todos los pisos, casas y jardines donde transcurrió su infancia y pasarse las horas muertas en esos palacios de inviernos de la memoria”.  Quizá estas palabras son las que nos hacen sentir una intensa nostalgia antes de cerrar la contraportada.

LA ABADESA DE CREWE, de Muriel Spark

La abadesa de Crewe. Muriel Spark. Contraseña editorial. 2012.

Hermanas, sean sobrias y vigilencubiertacontrase–adoctor.indd

Con este ruego terminan las intervenciones de Alexandra, la recién elegida abadesa de Crewe, ante su congregación benedictina. La abadía se había convertido en una suculenta “delicatesen” que dos hermanas, Alexandra y Felicity querían saborear. Ambas se habían propuesto ocupar el puesto de abadesa que acababa de quedar vacante por la muerte de Hildegarde.

Alexandra, noble, altiva, elegante, inteligente, cultísima y apasionada de la poesía metafísica inglesa, observadora inflexible de la tradición, no contaba con la competencia de la mediocre Felicity, a quien desprecia bastante más de lo que demuestra. La hasta entonces subpriora de la Abadía estaba imbuida de un halo de excelencia tal, que no iba a consentir que una hermana de rango inferior torciera su plan. De sus manos, la congregación entraría en la mitología. Sólo precisaba de un buen sistema de escuchas para controlar las conversaciones de información valiosa. Para ello contaría con  la complicidad de las hermanas Walburga y Mildred, sus manos ejecutoras, también con un chivo expiatorio, la hermana Winifrede, de gran simpleza y fácilmente manipulable. Además, el camino de Alexandra hacia el poder se aderezaba y realzaba con una impecable campaña exterior, la que realizaba con sus proezas en las partes más conflictivas y desoladas del planeta la filósofa hermana Gertrude.

A la muerte de Hildegarde, Felicity ve la oportunidad de reformar la abadía desde sus normas y principios hasta sus usos y costumbres. Ha descubierto el amor carnal y en la superficial y generosa forma de entenderlo izará su bandera progresista. Durante las sesiones de costura, intentará contagiar de entusiasmo renovador y de la necesidad de amor a sus compañeras. No sospecha que las paredes oyen y que tras ellas hay un cerebro femenino y maquiavélico que maquina cómo hacer jirones su bandera, valiéndose de todo lo que haga falta, sin escrúpulos.

“Ocultar, esconder, cubrir, encubrir, tapar, disimular, envolver, ofuscar, sofocar, enmascarar, disfrazar, guardar, eclipsar, mantener en la ignorancia, cegar, embaucar, mistificar, fingir, desconcertar, confundir, azarar, apabullar, reservar, suprimir, engatusar, etc.” (p 100)

Con agudeza, sensibilidad, encanto y sentido del humor, Muriel Spark nos deleita y recuerda que en los aledaños del poder todo puede valer para llegar a ostentarlo y perpetuarse en él. En un mundo como el nuestro, en el que se pretende tener el control de la información, la abadía de Crewe puede simbolizar el gobierno, un partido político, un sindicato o una empresa. Así que, por lo que nos toca, “lectores, seamos sobrios y vigilemos”.

LA TV PÚBLICA QUE ANIMABA A LEER

Esta vez MILHOJAS recupera un vídeo muy breve y directo del magnífico programa infantil de los 80 “La bola de cristal”. En él se animaba a los niños a leer, sin contemplaciones ni complicaciones:

La Bola de Cristal fue el primer programa infantil que sentó a los niños con sus padres delante del televisor. Los electroduendes, el librovisor de Alaska, los acordes en espiral, la cuarta parte, los monográficos de Truca hicieron las delicias de los pequeños y no tan pequeños de la casa.

Haciendo click en el siguiente enlace veréis al mismísimo Julio Verne y sus increíbles personajes, gracias al librovisor de Alaska.

http://www.rtve.es/alacarta/videos/television/librovisor-vidas-ejemplares-julio-verne/611406/

A disfrutar, con La bola de cristal!!

SUEÑO, de Haruki Murakami

sueño, murakami

Una de las ilustraciones de Kat Menschik para Sueño, de Murakami

SUEÑO.  Haruki Murakami.  Libros del zorro rojo.  Noviembre, 2013.  Traducción de Lourdes Porta.    Ilustraciones de Kat Menschik.
 
 

Para hablar de este libro no sé muy bien por dónde empezar, si por el inquietante texto de Murakami o por las todavía más inquietantes ilustraciones de Kat Menschik.  Sueño, un cuento que se publicó por primera vez en 1990, es una historia sobre la  falta de sueño.  O más bien sobre cómo el  insomnio puede convertir una vida anodina en una vida auténtica.  Pero un insomnio extraño, que no supone cansancio ni malestar, sino simplemente más horas aprovechables para vivir.  A la protagonista de este relato largo es precisamente eso lo que le pasa: después de sufrir esa desagradable sensación que se llama “parálisis del sueño”, descubre que no puede dormir y, al principio, utiliza esas inesperadas horas extras para leer, o más bien releer, Ana Karenina, descubriendo en ese libro múltiples lecturas que le habían pasado desapercibidas.  Entonces descubrimos que esa vigilia ininterrumpida le dota a la mujer insomne de una especial conciencia, vitalidad, plenitud y belleza, como si fuera capaz ahora de vivir plenamente (“Una vida desprovista de la sensación real de que estás viviendo, por más que se prolongue, no tiene ningún sentido”, me dije.  “Ahora lo veo con total claridad“), como si estuviera viviendo ahora su auténtica y lúcida vida.

Haruki Murakami consigue envolver todo el relato en una atmósfera onírica, perturbadora, confusa… que Kat Menschik sabe captar a la perfección, en unas ilustraciones azules, blancas y plateadas que hay que mirar y remirar porque descubren y desarrollan aspectos escondidos de la historia, creando una extraña simbiosis entre texto e ilustraciones.