Archivo de la etiqueta: lectura voluntaria

SIETE CASAS VACÍAS. Samanta Schweblin. Ed. Páginas de Espuma.

siete-casas-vaciasUna casa vacía nos lleva a pensar en la vida que un día habitó en ella,  esa que en forma de huellas quedó  impresa en sus manillas. Sí, una casa vacía es una huella dibujada por la materia al desaparecer y  Siete casas vacías es el título que la autora argentina Samanta Schweblin ha dado a este libro de relatos. Siete narraciones con las que los lectores tendremos ocasión de visitar siete intimidades. Nos sentiremos extraños, curiosos, a la vez que sorprendidos  en medio de costumbres y manías de otros. Tanto, que probablemente leerás este libro de un tirón.

El libro comienza con “Nada de todo esto”. Una hija acompaña a su madre en un itinerario de intrusismo nada común. Se dedican a entrar en casas ajenas en las que la madre busca desquiciadamente cosas, objetos cotidianos,   aunque en realidad, esta madre está buscando algo diferente que, quizá,  haya encontrado en la última casa. Sigue leyendo

Anuncios

EL SEGUNDO SEXO, de Simone de Beauvoir.

simone-de-beauvoir-1952-elliott-erwitt

Presentar un libro como El segundo sexo exige, entre muchas otras cosas, gran responsabilidad. Supone situarse ante el ensayo existencialista feminista más decisivo del pensamiento contemporáneo y mirar de frente a una mujer excepcional, Simone de Beauvoir.

Simone se hace una pregunta que, probablemente, muchas de nosotras nos hemos planteado más de una vez: ¿Qué ha supuesto para mí ser mujer? Esta cuestión tan sencilla es radical, pues las respuestas que las mujeres darían pondrían de manifiesto los obstáculos, silencios, derrotas, renuncias, servidumbres con los que la civilización nos ha ido moldeando durante siglos. Cuestión sencilla pero fundamental, porque hasta haber ganado por lucha y derecho nuestra autonomía, el ser de las mujeres ha sido un ser forjado por otros. El ser propio de un segundo sexo. Así afirma en la p 221: “La mujer se conoce y se elige como la define el hombre

Sigue siendo necesario comprender que ni la naturaleza ni el destino ni los mitos pueden condicionar la realidad de las mujeres. Es un primer paso para reconocer que las mujeres son sujeto, trascendencia, proyecto en libertad que se construye por sí mismo.  Por ello, este ensayo de Beauvoir es de lectura obligada para los hombres, los protagonistas de la historia escrita en masculino plural. La filósofa analiza con la precisión de un cirujano las realidades construidas sobre las características biológicas de la mujer, el enfoque que el psicoanálisis proporciona de la mujer como ser incompleto o mutilado, la perspectiva del materialismo histórico que hermana la lucha de la mujer a la del proletariado, así como las diferentes etapas históricas que, revolución bolchevique incluida, prolongaron la insignificancia de las mujeres en la historia, y los mitos con los que se ha adornado una vida inauténtica, la de la alteridad nunca soberana.

Cuando Simone de Beauvoir escribe El Segundo sexo, las mujeres llevaban décadas de lucha en muchos países de occidente. Sin embargo, aún no se había escrito una obra en la que se hubieran creado las categorías necesarias para tomar conciencia profunda de la realidad femenina y adquirir la carta de naturaleza filosófica que merecía. Su condición de “fille rangée” no le impidió romper esquemas prefijados y aniquilar un destino diseñado por lo que otros esperaban de chicas como ella. Tampoco la sombra proyectada por su pareja, el filósofo existencialista por excelencia y célebre intelectual Jean Paul Sartre pudo eclipsarla.

Simone lo consiguió y,  aunque se la excluya de currículos de Filosofía y  se silencie su palabra precisa y profunda en muchos ámbitos en los que se le desea vacío y olvido, su mirada desafiante permanece orgullosa. Si algún día sus libros fueran leídos en bibliotecas de países donde las niñas no pueden estudiar, si sus páginas dieran fuerza a mujeres que aún no han tomado las riendas de su vida, la mirada orgullosa de Simone,  sonreiría con la complicidad de la hermana mayor que nos ha abierto la senda.

“Que nada nos limite, que nada nos defina, que nada nos sujete, que la libertad sea nuestra propia sustancia”

ÉTICA, AUSENTE

Comenzamos un nuevo curso en un mes de septiembre tan caluroso al principio, que parecía querer recordarnos que el verano aún no se había ido. El tiempo es así, intentamos amoldarlo a nuestros intereses y actividades pero no se deja y hace bien. Ya bastantes fenómenos desbaratamos los humanos queriendo o sin querer. Pero esta tarde es propia de un otoño de manual, perfecta para recordar.

Todos los cursos llegan con novedades y éste no es una excepción. Sin embargo, entre ellas, hay una que nos duele especialmente. Pasando lista como hacemos habitualmente, descubrimos la ausencia de la Ética de 4º ESO que la LOMCE ha eliminado. Descubrir libros como: Matar a un ruiseñor; Por qué me comí a mi padre, El intendente Sansho; Los narradores de la noche; El señor de las moscas; Rebelión en la granja, etc  Cuestionar los hechos, las actitudes, las ideas desde un pensamiento crítico, diseñar alternativas posibles ante un problema, dialogar para llegar a acuerdos, afrontar racionalmente dilemas morales, trabajar en equipo… no interesa.

Es escalofriante comprobar cómo algunos miembros de la clase política de nuestro país  son incapaces de lograr lo que muchach@s de 16 años intentaban aprender en esta asignatura  y lo conseguían. Quizá haya un motivo escondido bajo todas las razones que se esgrimen para justificar la desaparición de la Ética como asignatura obligatoria, el miedo a que los más jóvenes pongan en evidencia la incompetencia de muchos políticos españoles, incluso en algunos casos lamentables su “falta de ética”

No sé por qué, pero cuando escribo esto me da por pensar que Labordeta y Aramaiona se están dando un abrazo, celebrando la libertad, esa que vertebró  su vida y su legado y que da sentido a la reflexión ética. Como decía el compañero Antonio Aramaiona, que también fue profesor de Filosofía, la Ética se estudia y practica porque sus cuestiones son las que nos hacen humanos. Por esto mismo, los que se empeñan en hacerla desaparecer desde sus sillones ministeriales, ignoran su propia derrota. Labordeta lo sabía muy requetebién.

DECLARACIÓN. M.Hardt y T.Negri.

_mg_8923

FOCA INVESTIGACIÓN                                                                                                                                    Cada vez más ciudadanos tenemos la sensación de que las democracias necesitan una profunda reformulación. Cuando esta sensación a pie de calle sintoniza con rigurosos planteamientos de Filosofía política como los que leemos en DECLARACIÓN, el asunto adopta otro cariz, el que tienen las ideas que han transformado nuestro modo de vivir y convivir.

En este libro titulado así, Declaración, Michael Hardt y Toni Negri analizan los efectos de la crisis económica en la ciudadanía. Durante estos años de recortes, los ciudadanos empezamos a protagonizar nuevas iniciativas en espacios públicos y privados. A juicio de los autores, la crisis económica es la consecuencia del triunfo de políticas neoliberales que no sólo han afectado a la economía y a la política. También han transformado nuestra dimensión social y antropológica. Sigue leyendo

POR QUÉ ME COMÍ A MI PADRE, de Roy Lewis

POR QUÉ ME COMÍ A MI PADRE. Roy Lewis.  Editorial Contraseña. 2012

cubiertacontrase–a15.inddAl empezar a leer “Por qué me comí a mi padre”, uno tiene la sensación de formar parte de la historia. Aunque no nos sintamos los convidados de un banquete antropofágico, en cierto modo la sentimos como nuestra. Los protagonistas son los miembros de una horda de homínidos en plena marea superadora. Dirigidos por un patriarca inteligente y altruista, éste empuja infatigablemente a sus descendientes a que desarrollen su talento para contribuir a la evolución de la especie.

Sin embargo nuestra fuerza radica en nuestra falta de especialización… – pero ¿qué más cosas se pueden hacer? – insistió mi hermano. – Espera y verás – dijo mi padre, apretando los labios -. Espera y verás. “ (Cap 5 p 55)

Se trata de una aventura genial en la que, tras descubrir el fuego y sus potencialidades, nuestros antepasados por primera vez empiezan a asentarse en un territorio, a perfeccionar sus armas de sílex, a llenar de arte el interior de las cavernas, a intentar domesticar animales, a negociar con otras hordas, a sentir amor por lo extraño en forma de mujer, a sospechar que pensaban, y todo ello con la emoción de un estreno mundial.

Quien no se ha imaginado alguna vez viajando tiempo atrás en la historia para ser testigo de esas fechas que luego hemos estudiado en los libros o hemos visto reflejadas en pinturas, películas, fotografías. Qué fascinante hubiera sido contemplar al primer homínido que decoró su cueva mientras descubría que el mundo podía ser representado, reinventado, recreado. Qué miedo debió de sentir el primer homínido que se sorprendió pensando, como si otro “yo” le habitara y hablara con él, mientras el pensamiento discurría. Qué desazón tuvo que experimentar el primer homínido que descubriese los principios morales que dieron relevancia a las acciones propias y ajenas, dejando la indiferencia instalada en el reino animal. Cuánta esperanza debió de poner en la flores y en las pequeñas piedras el homínido que las colocaba sobre el cadáver de otro hermano.

Pues bien, Roy Lewis nos propone en este libro un viaje en el tiempo con el aliciente de una genial aventura que también fue extremadamente arriesgada y pasó factura. El sentido del humor con el que se narra no impide que comprendamos en qué consistía la familiaridad que sentíamos al inicio de la lectura. Se trataba de nuestra familia humana, ésta que, a pesar de tantos descubrimientos y avances, no sabe aún “apagar el fuego”.

… Y aunque la portada es lo primero que vemos de un libro, a ella volvemos después de haberlo leído. Entonces, comprendemos el mensaje que enlaza palabra e imagen. Si quieres descubrir el proceso creativo del ilustrador Alberto Gamón para la portada del libro, podéis visitar su blog y disfrutarlo.

http://gamonadas.blogspot.com.es/2012/11/contrasena-editorial-5-por-que-me-comi.html

DOCTOR MARIGOLD. Charles Dickens.

EL CARROMATO DE LA BIBLIOTECA

Doctor Marigold. Charles Dickens. Contraseña editorial. 2012.

cubiertacontrase–adoctor.indd                           Escrito el 6 de enero de 2013

Los reyes Magos han venido esta mañana, justamente cuando después de desayunar he terminado de leer Doctor Marigold. El regalo que ha sido su lectura durante los últimos días de las vacaciones de Navidad ha sido eso, el mejor regalo de Reyes que he tenido en muchos años. Tantos, que lo primero que me he preguntado es cómo he podido vivir 46 años sin haberlo leído, sin conocer siquiera su existencia, ajena por completo a esta narración con la que Dickens, otra vez él, nos regala una lección de vida. Incluso la versión más dramática de mi persona se ha alarmado terriblemente al comprender que si me hubiera muerto antes de hoy, me hubiera quedado sin este regalo. Lo que hubiera supuesto no tanto la tragedia de morir más joven sino la de haberme ido de este mundo menos humana.

Estas ideas y otras se iban sucediendo en mi perpleja cabecita. Otras como la suerte de que la editorial Contraseña hubiera editado este libro, como la alegría de que llegase a mis manos gracias a una persona estupenda, como la fascinante emoción de sospechar que por mucho que leas siempre quedan libros que van a hacer mejores tus mañanas, tus tardes, tus noches.

Doctor Marigold es un buhonero, un vendedor ambulante de calderos, bandejas, y otros cacharros principalmente de metal. Si algo caracterizaba a estos chamarileros era su capacidad para persuadir a las gentes de los pueblos de que sus trastos bien merecían las monedas por las que se los ofrecían. No era un oficio fácil, requería creatividad, ingenio, sentido del humor, gracia, paciencia, para vencer reticencias y llegar a entusiasmar, para ser cada día de un pueblo distinto, para pasar la vida entera recorriendo caminos y carreteras.

“Yo nací en la carretera de la Reina, aunque en esa época todavía se llamaba “del Rey”. Mi padre hizo venir a un médico para que atendiera a mi madre cuando ésta se puso de parto en un ejido; como este doctor era un caballero muy bondadoso y se conformó con aceptar una bandeja de té por toda retribución, a mí me bautizaron Doctor como muestra de gratitud y respeto hacia ese hombre. Ese soy yo. Doctor Marigold.”(p 10)

Así comienza la narración que nos sumergirá en la vida de este hombre bueno, sincero, humilde, sabio, alegre, conmoviéndonos en todas las vivencias que va experimentando, gracias a su forma de contarlo. Siempre había pensado que es crucial la forma de contar las cosas, hasta en una conversación familiar por intrascendente que pueda parecer, pero Doctor Marigold nos lo revela como un profeta de la palabra. Así, mientras su cháchara nos encandila, conoceremos a su trastornada mujer, a su niña, ese primer ángel que no pudo o no supo proteger, a un gigante que tiene la llave de su felicidad futura, a su segundo ángel, su segunda oportunidad, al que sí que sabrá rescatar de la miseria y de un mundo atronadoramente silencioso. Disfrutaremos de su metamorfosis, el buhonero-escritor, de la nuestra, el lector-buhonero, representadas en la de ese destartalado carromato que termina convirtiéndose en el carromato biblioteca.

Pero no adelantemos los sucesos, como dice el protagonista. Vamos, lector, vamos, no pierdas tiempo, no tanto como el que yo he perdido, escucha a este buhonero de quien enseguida te vas a sentir como un viejo amigo y descubre, antes de que se marche de nuevo, su última receta “Para tomar durante toda la vida”( p 69)

MÚSICA EN LOS LIBROS

Un mundo sin música no sólo es inconcebible, es invivible. La música está en todo lo que nos rodea pero hay que afinar nuestra percepción, agudizar el oído para sentirla y dejarnos emocionar por ella. Ya Pitágoras pensaba que los astros emitían la melodía más maravillosa jamás escuchada por oído humano, a pesar de sonar eternamente. Como nunca calla, la “armonía de las esferas” no se alterna con el silencio y por eso ni podemos oirla ni, lo que es peor, disfrutarla.

La música recorre auriculares, vibra en altavoces, se desliza por las cuerdas del chelo, picotea las teclas del piano, se autoafirma en la batería, se dibuja en partituras, seduce los cuerpos de los bailarines e inspira hermosos libros como los que vuestros profesores de música nos recomiendan. Para que los vayáis disfrutando poco a poco, os presentamos el primero de ellos:

La décima sinfonía Joseph Gelinek.                                                                  DeBolsillo Editorial. 2009.

El mundo de la música clásica se revoluciona cuando el prestigioso director de orquesta Roland Thomas interpreta, en un concierto privado, la supuesta reconstrucción del primer movimiento de la mítica Décima Sinfonía de Beethoven. Uno de los invitados al acontecimiento, el joven musicólogo Daniel Paniagua, sospecha al escuchar una música tan sublime y le asaltan las dudas: ¿Y si la partitura original de la Décima existiera y hubiera llegado a manos de Thomas? ¿Y si el genio de Bonn hubiera vencido la supuesta «maldición de la décima», que se dice acababa con la vida de los compositores que intentaron finalizarla? Tras un cruento asesinato, comienza una peligrosa carrera contrarreloj en la que Daniel, ayudado por una intrépida juez y un perspicaz inspector de homicidios, tiene que enfrentarse a influyentes grupos de poder, desde oscuros hombres de negocios a descendientes de Napoleón, que pelean por hacerse con el llamado «Santo Grial» de la música clásica. Ninguno de ellos sabe que la respuesta a todas sus preguntas está en el convulso pasado de Beethoven y en un amor prohibido que ha permanecido oculto hasta ahora…

EL INTENDENTE SANSHO EN EL BLOG

El Intendente Sansho. Ogai MoriEL INTENDENTE SANSHO. Ogai  Mori.                                                   Contraseñaeditorial. Zaragoza, 2011. Traducción de Elena Gallego. Prólogo de Carlos Rubio.

La lectura voluntaria que propongo a los alumnos de Ética de 4º ESO es este libro de seis relatos que lleva el título del primero y más famoso. Los seis cuentan historias que  nos trasladan lejos en el tiempo y en el espacio, al Japón de la era Meiji (1868-1912). Alguno se preguntará qué puede tener de interesante adentrarnos en una cultura tan lejana. Pues bien, me atrevería a decir que de interesante tiene todo, porque cuenta con una fuerza seductora en la narración difícil de resistir,  ritmo pausado pero intenso, utilización exquisita de la palabra, belleza plástica de las imágenes que evoca. No menor es la fuerza del contenido de sus historias, protagonizadas por personajes especiales, crueles, inocentes, magnánimos, verdugos, víctimas, hermosos, despreciables… sin percibirlo, nos involucran en sus destinos,  decisiones, aciertos y arrepentimientos.

Se lee sin parar, en pocas horas, aunque nos va a acompañar durante bastante tiempo porque entre líneas hablaremos del tráfico de seres humanos, la esperanza sin límites frente a la crueldad y a la falta de libertad,  el sentido de la justicia, la individualidad en una sociedad homogénea o el amor que burla los estereotipos sociales. Por si esto fuera poco, su autor, Ogai Mori es considerado el último Samurai. La editorial  de este libro es  de casa, de Zaragoza, y es de las que arriesga  y se esmera en sus publicaciones, dotándolas de una particular belleza; contamos con una película japonesa, dirigida por Kenji Mizoguchi, que comparte el título con el libro y, además, podremos disfrutar  de una estupenda exposición sobre Japón en la era Meiji en el Museo Provincial de Zaragoza.

En fin, no nos adelantemos,  puedes acceder a  la guía de lectura con la información sobre el autor, su obra, contexto, así como las actividades a que nos conducirán los relatos de Ogai Mori en el curso de Ética que he puesto a tu disposición en la plataforma de moodle.   

 Mª Jesús Picot.