Archivo de la etiqueta: Japón

BELLEZA Y BARBARIE

La barbarie, a diario,  arrasa vidas de seres humanos en Nigeria, Siria, Manchester o Londres. Durante toda la semana la capital de UK ha mostrado su cara más desoladora ante los últimos atentados. Sin embargo, nuestra entrada de hoy nos lleva a su magnífico British Museum, donde desde el 30 de mayo se puede visitar una exposición dedicada a Hokusai. MILHOJAS sabe que el conocimiento y el arte nos hacen mejores, especialmente, cuando dos culturas diferentes se abrazan. Mantiene la esperanza en que la belleza haga saltar por los aires tanta barbarie. Por eso te invitamos a comenzar el fin de semana con los sentidos bien abiertos para disfrutar con intensidad de pequeñas cosas, como este breve audiovisual que presenta la obra de Hokusai.

Sigue leyendo

Anuncios

KINSHU. TAPIZ DE OTOÑO, de Teru Miyamoto, Ed Alfabia

horisada

Todos los días, mientras estoy andando, curiosamente paladeo cómo mi decisión de girar hacia la derecha o hacia la izquierda se convierte en la esencia de la vida” p. 214

Teru Miyamoto es uno de los narradores más reconocidos en Japón. Si bien su estilo no es fácil de clasificar, queda plasmado en esta novela que leemos con la cadencia de las hojas al caer de los árboles. No es una novela trepidante, no nos sumerge en una vorágine de experiencias ni de intrigas que nos mantengan en vilo. Sin embargo, su inicio podría ser el comienzo de una novela policíaca. Aki es una joven casada a quien se le comunica que su marido, Yasuaki,  ha aparecido en un hotel de Kioto, gravísimamente herido de arma blanca, al lado de una bellísima mujer que se ha suicidado. El lector podría esperar una enrevesada y trágica historia en las siguientes páginas del libro, pero el autor prefirió dar un giro más intimista a la historia y ,de este modo, hablar de esos sentimientos profundos que tan difícilmente afloran para ser comprendidos, comunicados, compartidos.

Aki, sin haber entendido lo más mínimo de lo que pudo pasar realmente aquel día trágico en la habitación del hotel, ni del pasado de Yasuaki, decide divorciarse. Sin hablar nunca de ello, los dos protagonistas iniciaron por separado una huida hacia adelante. Él fracasará en sus negocios, intentará rehacer su vida de pareja con una mujer que compensa su falta de atractivo con su valentía y fortaleza. Ella dará sentido a su vida desviviéndose por un hijo discapacitado, rescatándose de un matrimonio desdichado, haciendo de la música de Mozart la armonía del devenir de su universo.

No contamos casi nunca con él, porque casi nunca aparece cuando lo necesitamos, pero el caso es que siempre está ahí, imprevisible, el azar. Ni Aki ni Yasuaki lo tuvieron en cuenta cuando diez años más tarde, un día, cruzó sus dos huidas en uno de los parajes más imponentes de Japón, el monte Zaô. Un brevísimo encuentro, casi sin palabras, sin miradas, zarandeó la vida de ambos. No pudieron evitar iniciar una relación epistolar en la que  regalarse momentos desconocidos para el otro. Cada carta desvelará los sentimientos que a duras penas pudieron mantener en su interior más oscuro y solitario. Fuera del libro pero dentro de la lectura, el lector va experimentando la extraña y turbadora sensación de estar leyendo un correo privado, de estar traspasando los límites de una intimidad tan ajena y, por otra parte, tan cercana.

La historia termina en otoño, como comenzó. Las hojas rojas de los arces empiezan a cubrir el suelo de Japón. Aki y Yasuaki han saldado su deuda personal, mientras cada latido de nuestro corazón se acompasa con la música de Mozart y pone banda sonora al caer de las hojas.

EL HAIKU o el arte de vivir el presente

masao yamamoto

Esta foto es del fotógrafo japonés Masao Yamamoto.

Se le atribuye a John Lennon (aunque vete tú a saber…) una frase que dice “la vida es eso que pasa mientras tú haces planes para el futuro”.  Y lo cierto es que a menudo vivimos desatentos, sin darnos cuenta de lo que hacemos y de lo que pasa a nuestro alrededor, inmersos en nuestro propio barullo mental. Pero la literatura nos regala en forma de haiku un magnífico antídoto para esta fatal distracción.

El haiku es una estrofa tradicional japonesa muy antigua, vinculada quizá al sintoísmo, que nos ofrece en unos breves versos la plenitud del instante presente: esa humilde visión, sensación o intuición que, por estar firmemente anclada en el presente, se convierte a la vez en efímera e imperecedera.  Aunque muchos poetas siguen cultivando los haikus (qué maravillosos los de Mario Benedetti), los tradicionales se centraban generalmente en la naturaleza o el paso de las estaciones.  Arakida Moritake fue un haijin (así se llaman los creadores de haikus) que vivió entre 1473 y 1549 y que nos dejó este delicado haiku:

落花枝にかへると見れば胡蝶哉

Por si eres de los pocos de nuestro instituto que no leen perfectamente japonés, la traducción es:

La flor caída
que regresa a la rama:
¿es mariposa?

Si traducir un texto literario ya es difícil, traducir un haiku es especialmente complicado, porque hay que tener en cuenta que tiene que constar de tres versos de 5, 7 y 5 sílabas respectivamente.  Pero mucho más libre es la traducción visual. Si pinchas AQUÍ podrás ver 48 sugestivos segundos de animación inspirada en este haiku de Moritake (realizada por Arjuno Kecil). Disfrútalo sin distraerte.

LA INTRUSA, de Eric Faye

LIBRO_La-intrusaLA INTRUSA, de Éric Faye
(Título original: Nagasaki)
Salamandra, Barcelona, 2013
Traducción del francés de José Antonio Soriano Marco.
 

“Se dice que los bambúes del mismo tronco florecen el mismo día y mueren el mismo día, por lejanos que sean los lugares del mundo en que los planten”. 

Esta cita de Pascal Quignard abre este exquisito libro de Eric Faye, cuyo título original es Nagasaki.  Qué manía la de cambiar los títulos originales por otros que no son el que el autor quería; en este caso, supongo que se pretende potenciar con el nuevo título lo que el libro tiene de más intrigante y misterioso.  Sin embargo, me parece un error, porque no es un libro de intriga, sino un libro sobre la soledad.  La intrusa gira en torno a un meteorólogo cincuentón y solitario que un día comienza a sospechar que alguien entra cotidianamente en su casa.  Pequeños indicios delatan a la intrusa (un yogur que falta en la nevera, un poco menos de zumo dentro del envase, una botella que no está en el sitio exacto donde debería estar…).

En realidad, no se puede contar mucho más, porque el libro es tan breve que si se cuenta algo más prácticamente destripamos el argumento.  Pero sí que podemos decir que es un libro sobre la soledad, sobre los inadaptados a la sociedad, sobre los que buscan refugio y los que necesitan compañía y aún así la rechazan cuando la tienen cerca.  Esa gente, como los bambús de un mismo tronco, están destinados a veces a tener vidas paralelas, como los dos protagonistas de esta historia, que de forma extraña entrecruzan sus vidas en la casa del meteorólogo.  A pesar de su brevedad, el libro está lleno de bellísimas imágenes que generalmente giran en torno a la intrusa: la mujer que vuelve la cara al sol y deja que le acaricie la piel reconociendo esta caricia como un bien preciado; la mujer que busca refugio entre los bambúes de las afueras de la ciudad.

Él es un hombre en principio anodino, solitario, un poco triste, cuadriculado, que necesita desesperadamente paliar su soledad y no sabe cómo hacerlo, que solo sabe ver la vida en una dirección y que ignora a su corazón cuando este le insinúa otras direcciones.  Ella, la aparente intrusa (cuando llegamos al final del libro nos preguntamos ¿quién es, en realidad, el intruso?), es una mujer fuerte y delicada a la vez, resistente y vulnerable (como los bambúes).  Él es un hombre oscuro que no reconoce la luz cuando la ve. Ella es una mujer luminosa condenada a vivir en la oscuridad.

Es un libro tremendamente apropiado para leer de un tirón, una tarde de domingo, a poder ser lluviosa.  Y al terminarlo, queda la sensación de que acabamos de leer una pequeña joya y bullen en nuestra cabeza unas palabras de la intrusa: “Pienso que todas las constituciones del mundo deberían reconocer el derecho inalienable de cualquier persona de regresar cuando guste a los escenarios más entrañables de su pasado.  Poner a su disposición un manojo de llaves que le permitieran entrar a todos los pisos, casas y jardines donde transcurrió su infancia y pasarse las horas muertas en esos palacios de inviernos de la memoria”.  Quizá estas palabras son las que nos hacen sentir una intensa nostalgia antes de cerrar la contraportada.

SUEÑO, de Haruki Murakami

sueño, murakami

Una de las ilustraciones de Kat Menschik para Sueño, de Murakami

SUEÑO.  Haruki Murakami.  Libros del zorro rojo.  Noviembre, 2013.  Traducción de Lourdes Porta.    Ilustraciones de Kat Menschik.
 
 

Para hablar de este libro no sé muy bien por dónde empezar, si por el inquietante texto de Murakami o por las todavía más inquietantes ilustraciones de Kat Menschik.  Sueño, un cuento que se publicó por primera vez en 1990, es una historia sobre la  falta de sueño.  O más bien sobre cómo el  insomnio puede convertir una vida anodina en una vida auténtica.  Pero un insomnio extraño, que no supone cansancio ni malestar, sino simplemente más horas aprovechables para vivir.  A la protagonista de este relato largo es precisamente eso lo que le pasa: después de sufrir esa desagradable sensación que se llama “parálisis del sueño”, descubre que no puede dormir y, al principio, utiliza esas inesperadas horas extras para leer, o más bien releer, Ana Karenina, descubriendo en ese libro múltiples lecturas que le habían pasado desapercibidas.  Entonces descubrimos que esa vigilia ininterrumpida le dota a la mujer insomne de una especial conciencia, vitalidad, plenitud y belleza, como si fuera capaz ahora de vivir plenamente (“Una vida desprovista de la sensación real de que estás viviendo, por más que se prolongue, no tiene ningún sentido”, me dije.  “Ahora lo veo con total claridad“), como si estuviera viviendo ahora su auténtica y lúcida vida.

Haruki Murakami consigue envolver todo el relato en una atmósfera onírica, perturbadora, confusa… que Kat Menschik sabe captar a la perfección, en unas ilustraciones azules, blancas y plateadas que hay que mirar y remirar porque descubren y desarrollan aspectos escondidos de la historia, creando una extraña simbiosis entre texto e ilustraciones.

Invierno, Matsuo Bashö

MILHOJAS se toma unos días de vacaciones. Como muchos de vosotros, aprovechará para leer, releer, pensar, encontrarse con los que están lejos o hacer buenos propósitos.  Pero antes de cerrar nuestra biblioteca de Azara por unos días, os invitamos a leer un haiku del maestro Bashö. Palabras de invierno que nos recuerdan que el frío, la soledad y la pobreza son más crueles y tristes, si cabe, en estos días. Muchas personas en nuestro país se despertarán rodeados del hielo nocturno que revienta cañerías, amanecerán bajo un sol que no calienta, dibujarán su silueta helada mientras preguntamos al ruidoso viento si este frío que llega es el de siempre.

Snow girl

INVIERNO (Matsuo Bashö, Haiku de las Cuatro Estaciones, Colección Libros de los Malos Tiempos, Vol. IX, Madrid, 1983)

Hielo nocturno  
me despierto   
mi cántaro estalla
 
Tan enjuto
como el salmón seco       
 el bonzo en el frío
 
Sol de invierno 
sobre un caballo    
mi silueta helada
 
Desolación invernal  
en un mundo uniforme
el ruido del viento
 
¿La nieve que cae  
es otra  
este año?

winter solitude

¡LO QUE DA DE SÍ UN LIBRO!

expo MeijiNo podemos sospechar los hechos que va a desencadenar la acción de comprar un libro. No es en absoluto una acción inocente, pues te conducirá a personas y situaciones que todavía no existen para ti. Paseas por el Paseo de la Independencia un 23 de abril, entre gente como tú que se siente atraída como cada año por la Feria del Libro. Detienes tus pasos ante uno de tantos que ha llamado tu atención, lo ojeas y tocas con los dedos. Algo te dice que ese libro va a ser más que lectura, aprendizaje y disfrute en soledad, lo compras y sonríes a la persona que te acompaña. Si vas sola da lo mismo, sonríes igualmente.

Así entró El intendente Sansho en nuestras vidas, sin imaginar que su lectura iba a despertar inquietudes nuevas en nuestros alumnos, a llenar conversaciones entre amigos, a conocer personas magníficas,  a visitar el museo de Zaragoza y descubrir el arte  y la cultura de Japón en la era Meiji, cuando decide abrir sus fronteras al mundo.

Los alumnos han sido protagonistas de gran parte de todo lo que ha venido sucediendo en torno a El intendente Sansho. Por eso presentamos aquí la crónica que han realizado de la charla-coloquio que Elena Gallego, la traductora del libro, dio en nuestro centro. Fue todo un acontecimiento porque las delicadas palabras de Elena llenaron mucho más que nuestro salón de actos. Calaron en nuestra sensibilidad y dieron alas a nuestra mente para viajar a ese universo que es una lengua para una traductora. Nuestro agradecimiento se extiende a ella y al editor de Contraseña Editorial, Alfonso Castán, que lo hizo posible.

Si queréis deleitaros unos minutos con las palabras de Elena Gallego, sólo tenéis que ver el video

Si os apetece ver una muestra de las actividades que los alumnos de Ética de 4º ESO han elaborado con motivo de la charla de Elena y de la visita a la exposición de arte japonés y que titulamos “Del libro al museo” los tenéis disponibles en estos enlaces. Esperamos que os gusten.

TRABAJO DE LAURA, REBECA Y SARAY. 4ºD

RELATO DE JOSUE, CARLOS, VICTOR Y RUBÉN. 4ºC

LA DEVOCIÓN DEL SOSPECHOSO X, de Keigo Higashino.

LA DEVOCIÓN DEL SOSPECHOSO X.  Keigo Higashino.  Ediciones B. Septiembre 2011.  Traducción del japonés de Francisco Barberán

 ¿Qué alberga la mente de un matemático?  Es difícil saberlo.  Sobre todo si el matemático se llama Ishigami y es el aparentemente gris y anodino protagonista de una novela negra de Keigo Higashino, uno de los principales escritores japoneses de este género.  Es una extraña y poco convencional  novela de asesinatos e investigaciones porque en realidad sabemos desde muy al principio quién es el asesino y cuál es el móvil del crimen, pero nuestro matemático protagonista pondrá a funcionar toda su altísima capacidad lógica y de raciocinio para que quien ha cometido un horrendo crimen pueda  esquivar el peso de la justicia.  Sin embargo, no todo en Ishigami es razón y lógica.  En el fondo es el amor, incluso una ciega “devoción”, lo que mueve sus neuronas y su vida. Por eso al final descubrimos que, sin duda, Ishigami no tiene absolutamente nada de gris y anodino.

 Página a página nos adentramos en un puzle en el que todas las piezas encajan perfectamente, con ensamblaje perfecto: nada escapa a la lógica dentro de un trasfondo matemático. Al terminar la última página descubrimos que nada falta y nada sobra, que en la novela -como en la vida- no hay ningún engranaje inútil.  Página a página, hasta llegar a un  rotundo y conmovedor final.

EL INTENDENTE SANSHO EN EL BLOG

El Intendente Sansho. Ogai MoriEL INTENDENTE SANSHO. Ogai  Mori.                                                   Contraseñaeditorial. Zaragoza, 2011. Traducción de Elena Gallego. Prólogo de Carlos Rubio.

La lectura voluntaria que propongo a los alumnos de Ética de 4º ESO es este libro de seis relatos que lleva el título del primero y más famoso. Los seis cuentan historias que  nos trasladan lejos en el tiempo y en el espacio, al Japón de la era Meiji (1868-1912). Alguno se preguntará qué puede tener de interesante adentrarnos en una cultura tan lejana. Pues bien, me atrevería a decir que de interesante tiene todo, porque cuenta con una fuerza seductora en la narración difícil de resistir,  ritmo pausado pero intenso, utilización exquisita de la palabra, belleza plástica de las imágenes que evoca. No menor es la fuerza del contenido de sus historias, protagonizadas por personajes especiales, crueles, inocentes, magnánimos, verdugos, víctimas, hermosos, despreciables… sin percibirlo, nos involucran en sus destinos,  decisiones, aciertos y arrepentimientos.

Se lee sin parar, en pocas horas, aunque nos va a acompañar durante bastante tiempo porque entre líneas hablaremos del tráfico de seres humanos, la esperanza sin límites frente a la crueldad y a la falta de libertad,  el sentido de la justicia, la individualidad en una sociedad homogénea o el amor que burla los estereotipos sociales. Por si esto fuera poco, su autor, Ogai Mori es considerado el último Samurai. La editorial  de este libro es  de casa, de Zaragoza, y es de las que arriesga  y se esmera en sus publicaciones, dotándolas de una particular belleza; contamos con una película japonesa, dirigida por Kenji Mizoguchi, que comparte el título con el libro y, además, podremos disfrutar  de una estupenda exposición sobre Japón en la era Meiji en el Museo Provincial de Zaragoza.

En fin, no nos adelantemos,  puedes acceder a  la guía de lectura con la información sobre el autor, su obra, contexto, así como las actividades a que nos conducirán los relatos de Ogai Mori en el curso de Ética que he puesto a tu disposición en la plataforma de moodle.   

 Mª Jesús Picot.