Archivo de la etiqueta: FILOSOFÍA

LA ESCRITURA O LA VIDA, de Jorge Semprún

Rememoramos el Holocausto cada año el 27 de enero y no podemos dejar de pensar que el horror de los campos permanece latente, no sólo como recuerdo doloroso, sino también como posibilidad  realizable. Son muchos los libros que nos hablan sobre los campos, pero hoy MILHOJAS quiere invitaros a leer La escritura o la vida de Jorge Semprún, porque en este libro no se limitó a dar un testimonio de todo lo presenciado en el campo de concentración de Buchenwald.  Optó por la creación literaria y la reflexión filosófica para acercarnos a aquel sin sentido convertido en lógica deshumanizadora. Convencido de que lo vivido en los campos impelía a explorar el horror del Mal en el ser humano, no serían suficientes reportajes y documentales, la humanidad  necesitaba un Dostoievski.

La escritura o la vida nos traslada una responsabilidad que trasciende la necesidad de restaurar una dignidad destrozada. Necesitamos vacunarnos contra este mal, recuperando al ser humano como “yo” diferenciado, proyecto único en el cosmos. El libro tiene un comienzo paradójicamente hermoso, introduciéndonos en Buchenwald a través de la mirada de tres oficiales británicos que han participado en la liberación del campo. Mirada que devuelve la del joven Semprún como queriendo recordar que, a pesar de su aspecto y de todo, él y cada uno de los compañeros del campo siguen siendo un “yo”. La mirada como reconocimiento del otro.

“Pueden sorprender, intrigar, estos detalles: mi cabeza rapada, mis harapos estrafalarios. Pero no están sorprendidos ni intrigados. Es espanto lo que leo en sus ojos. No queda más que mi mirada, eso concluyo, que pueda intrigarles hasta ese punto. Es el horror de mi mirada lo que revela la suya, horrorizada. Si, en definitiva mis ojos son un espejo, debo de tener un mirada de loco, de desolación.” (p16)

Jorge Semprún es un joven de 20 años cuando entra como deportado político en Buchenwald, una vez cogido preso en Francia, como miembro activo de la resistencia. Estudiante de Filosofía en la Sorbona, era plenamente consciente de que la Filosofía no le ayudará a sobrevivir pero sí a mantener su “yo”. Probablemente,  dominar el alemán y tener vocación de filósofo, fueron más determinantes en su supervivencia de lo que inicialmente sospechaba.

Leer La escritura o la vida es darse de bruces con una verdad difícil de soportar. NADA parece posibilitar el regreso del campo a otro lugar. Este regreso imposible que comparten quienes lo vivieron tomó en algunos la forma de suicidio. Bien examinado, ni Primo Levi ni Jean Améry se quitaron la vida, pues ya les había sido arrebatada en Auschwitz. A  Semprún, ni su amistad con André Malraux, ni la poesía de César Vallejo o de René Char, ni su impresionante formación cultural, ni el activismo comunista contra el franquismo, ni la filosofía le rescatarían de la tristeza que volvía y volvía. Como el humo o la nieve que tarde o temprano tiñen el paisaje, para recordarnos que el holocausto, el mal radical, salió de la caja de Pandora y perdura acechante.

“Ninguno de nosotros merecía vivir. Ni tampoco morir. No había mérito alguno en estar vivo. Tampoco lo habría habido en estar muerto… Una borrasca de nieve se abatió, breve pero violenta, sobre las banderas del 1 de mayo… Y es que no estaba seguro de estar ahí, de haber vuelto realmente… Siempre había ese recuerdo, esa soledad: esta nieve en todos los soles, este humo en todas las primaveras.” (p 156)

En el audio del programa “Torre de Babel” de Aragón Radio,  dedicado el 25 de enero al Holocausto, también podréis escuchar unos pocos pero necesarios minutos sobre los libros:  Si esto es un hombre, de Primo Lévi y Más allá de la culpa y la expiación, de Jean Améry. Con una cita suya, MILHOJAS se hace silencio: ” Los torturados siempre permanecen torturados”

Anuncios

LA DANZA DEL PENSAMIENTO. María Zambrano, más que discípula de Ortega y Gasset. Por Adrián Torralba

Marifé Santiago

 

 

 

 

 

La semana pasada algunos alumnos asistieron a una de las conferencias que está organizando La casa de la mujer en nuestra ciudad con el título: CLÁSICAS Y MODERNAS.  Marifé Santiago, Doctora en Filosofía, profesora de Estética y Teoría de las Artes en la Universidad rey Juan Carlos, de Madrid, escritora, nos habló de María Zambrano, nuestra filósofa etérea. Adrián Torralba ha escrito para el Pasaporte Cultural una presentación de este encuentro en el que pudimos vibrar fuera del espacio y del tiempo con “la del exilio”.

MARIA ZAMBRANO. LA DANZA DEL PENSAMIENTO

Sus recuerdos no son un patio de Sevilla pero sí que olían a limonero. El quejío flamenco fue su canción de sueño en los bares de Madrid. La ciudad de Segovia, memorias de infancia con Antonio Machado. Recuerdos de Maruja Mallo, de Lorca, de su Maestro Ortega y Gasset, de Salinas, y de todos sus amigos intelectuales.

La mujer del exilio, sin más tiempo ni espacio que el del viajante sin casa, alejado de su hogar. Paseando por el mundo sin encontrar más patria. Porque para que se haga realidad primero hay que soñarlo y durante la guerra no se piensa.

Premio Cervantes, Premio Príncipe de Asturias, Hija Predilecta de Andalucía y muchas congratulaciones para una mujer que creó en la filosofía, una nueva actitud, la razón poética, alejándose de la literalidad para acercarse a la desnudez del alma y lo sagrado. Que manifiesta lo efímero de la vida, la indudable llegada de la muerte.

Y sólo tenemos una calle con su nombre aún cuando merece miles. Por ella, por la que me recuerda que la historia fue, también, una cosa de mujeres.

“La palabra de la poesía temblará siempre sobre el silencio y sólo la órbita de un ritmo podrá sostenerla” María Zambrano.

Adrián Torralba Gracia

EL UNIVERSO Y YO (2ª Parte)

Constelaciones enamoradas de una mujer. Joan Miró

“En cada ser humano, en cada individuo, se contempla un mundo, un universo.” Giordano Bruno (1548-1600)

El universo es así, generador incansable de galaxias, dimensiones, sagas y, como en este caso, segundas partes. Nuestros alumnos Mariamu Cham; Andrea Tío; Sergio Badules, Marta Aguilar; David Aller e Irene Mendoza nos muestran lo que contemplan desde su “telescopio de ideas y palabras”. Ellos han hecho del universo una cuestión personal.

EL UNIVERSO Y YO (1ª Parte)

imagen: Unsplash

El cosmos, el universo como un todo ordenado, viviente, fue lo que causó admiración en los primeros que filosofaron. Sus preguntas sobre lo uno y lo múltiple, lo permanente y lo cambiante, dieron lugar a unas propuestas filosóficas que tienen más poesía de lo que suponemos y que inauguraron un saber al que le debemos las explicaciones racionales de la realidad. Han pasado veintisiete siglos y hoy, como en el principio, la razón humana sigue necesitando ensanchar horizontes. Sigue leyendo

EL VALOR DE DISERTAR

MILHOJAS os presenta la disertación que la alumna María Pardillos Celeméndiz escribió en la fase nacional de la Olimpiada de Filosofía.  Con este ensayo afrontó el vértigo, durante hora y media y lidió con un tema tan inquietante y complejo como: Nuevas tecnologías e identidad humana.

Qué complicado es aprender a disertar. La disertación o ensayo filosófico no es una prueba más. Los que nos hemos enfrentado a ella lo sabemos bien. Como principiante, te hace pasar por estados mentales muy diferentes, ante un folio que pocas veces se muestra tan acechante y retador como cuando espera nuestro ensayo. Pues bien, la práctica no mejora esta situación inicial, pero sí los resultados. Sigue leyendo

JESÚS MOSTERÍN. EL FILÓSOFO DE LA VIDA

Si me recuerdan, me gustaría que me recordasen como alguien que trató de vivir bien y de no hacer sufrir a los demás y que trató de no engañarse a sí mismo ni de engañar a los demás”. Así terminaba el programa “Pienso, luego existo” dedicado a Jesús Mosterín, uno de los pensadores que más vamos a añorar los que nos dedicamos a la Filosofía o, sencillamente, la amamos.

Dice Fernando Broncano que Mosterín, catedrático de lógica y filosofía de la ciencia de la universidad de Barcelona, fue muchas cosas, pero que por encima de todas ellas, era un filósofo de la vida. Su interés por las investigaciones científicas le llevó a adentrarse en la biología y a compartir posiciones con Richard Dawkins y Daniel Dennett. Amaba la ciencia porque amaba la naturaleza y esa rareza que irrumpe en ella y que llamamos vida. Sigue leyendo

NOS LLEVAMOS LOS POEMAS DEL MES DE MARZO

Aquí están. Como prometimos el viernes, los poemas del mes de marzo han despertado razón y pasión en nuestros alum@s. Nos ofrecen un menú imposible de rechazar. Como delicioso entrante, tenemos este gift que ha creado María Pascual de 2º de BTO A para el poema 26, titulado: Isla Salvaje. 

Con estos pasos en movimiento, que nos recuerdan el inevitable paso del tiempo, es momento de dar las gracias a los alumn@s de 2º de BTO A, B y D, quienes, a pesar de la sobrecarga de estudio que soportan en este curso definitivo, no han dejado de proponer, mes tras mes, sus trabajos creativos en las materias de Filosofía y Psicología. Son la constatación de que la poesía no tiene límites.

 

MARÍA ZAMBRANO, la filósofa etérea

La palabra no destinada al consumo es la que nos constituye, la palabra que no hablamos, la que habla en nosotros y nosotros, a veces, trasladamos al decir”. Claros del bosque

MILHOJAS se ha propuesto liberarse de la tiranía de los días de reconocimiento y homenaje. A pesar de este propósito liberador, a veces cae en la tentación de sumarse a los eventos que celebran hechos, creaciones, aniversarios, merecedores de una conmemoración. Algo parecido nos ha ocurrido un día después del día de la Poesía, con esta entrada que dedicamos a María Zambrano, la filósofa que introdujo la razón poética, uniendo poesía y filosofía en un ejercicio sublime de devoción por la palabra. Sigue leyendo

AMOR AL SABER

72-alvarocalvo

Mensaje de la Directora General de la UNESCO, Irina Bokova, con motivo del Día Mundial de la Filosofía, 17 de noviembre de 2016.

Este año celebramos el Día Mundial de la Filosofía el día siguiente al Día Internacional para la Tolerancia. Esta coincidencia es muy significativa por la estrecha relación que existe entre la tolerancia y la filosofía. La filosofía se alimenta del respeto, la escucha y la comprensión de la diversidad de opiniones, reflexiones y culturas que enriquecen nuestra forma de estar en el mundo. Al igual que la tolerancia, la filosofía es una forma de convivencia dentro del respeto de los derechos y los valores comunes. Representa también una capacidad para ver el mundo a través de una mirada crítica, consciente del parecer de los demás, fortalecida por la libertad de pensamiento, de conciencia y de creencias. Sigue leyendo

EL SEGUNDO SEXO, de Simone de Beauvoir.

simone-de-beauvoir-1952-elliott-erwitt

Presentar un libro como El segundo sexo exige, entre muchas otras cosas, gran responsabilidad. Supone situarse ante el ensayo existencialista feminista más decisivo del pensamiento contemporáneo y mirar de frente a una mujer excepcional, Simone de Beauvoir.

Simone se hace una pregunta que, probablemente, muchas de nosotras nos hemos planteado más de una vez: ¿Qué ha supuesto para mí ser mujer? Esta cuestión tan sencilla es radical, pues las respuestas que las mujeres darían pondrían de manifiesto los obstáculos, silencios, derrotas, renuncias, servidumbres con los que la civilización nos ha ido moldeando durante siglos. Cuestión sencilla pero fundamental, porque hasta haber ganado por lucha y derecho nuestra autonomía, el ser de las mujeres ha sido un ser forjado por otros. El ser propio de un segundo sexo. Así afirma en la p 221: “La mujer se conoce y se elige como la define el hombre

Sigue siendo necesario comprender que ni la naturaleza ni el destino ni los mitos pueden condicionar la realidad de las mujeres. Es un primer paso para reconocer que las mujeres son sujeto, trascendencia, proyecto en libertad que se construye por sí mismo.  Por ello, este ensayo de Beauvoir es de lectura obligada para los hombres, los protagonistas de la historia escrita en masculino plural. La filósofa analiza con la precisión de un cirujano las realidades construidas sobre las características biológicas de la mujer, el enfoque que el psicoanálisis proporciona de la mujer como ser incompleto o mutilado, la perspectiva del materialismo histórico que hermana la lucha de la mujer a la del proletariado, así como las diferentes etapas históricas que, revolución bolchevique incluida, prolongaron la insignificancia de las mujeres en la historia, y los mitos con los que se ha adornado una vida inauténtica, la de la alteridad nunca soberana.

Cuando Simone de Beauvoir escribe El Segundo sexo, las mujeres llevaban décadas de lucha en muchos países de occidente. Sin embargo, aún no se había escrito una obra en la que se hubieran creado las categorías necesarias para tomar conciencia profunda de la realidad femenina y adquirir la carta de naturaleza filosófica que merecía. Su condición de “fille rangée” no le impidió romper esquemas prefijados y aniquilar un destino diseñado por lo que otros esperaban de chicas como ella. Tampoco la sombra proyectada por su pareja, el filósofo existencialista por excelencia y célebre intelectual Jean Paul Sartre pudo eclipsarla.

Simone lo consiguió y,  aunque se la excluya de currículos de Filosofía y  se silencie su palabra precisa y profunda en muchos ámbitos en los que se le desea vacío y olvido, su mirada desafiante permanece orgullosa. Si algún día sus libros fueran leídos en bibliotecas de países donde las niñas no pueden estudiar, si sus páginas dieran fuerza a mujeres que aún no han tomado las riendas de su vida, la mirada orgullosa de Simone,  sonreiría con la complicidad de la hermana mayor que nos ha abierto la senda.

“Que nada nos limite, que nada nos defina, que nada nos sujete, que la libertad sea nuestra propia sustancia”

1º Premio Olimpiada Aragonesa de Filosofía (Fotografía)

Intentar buscar respuestas suele ser complicado para el ser humano. Sobre todo si lo que buscamos es respuestas que nos proporcionen sentido. Sin embargo, aún puede ser más complicado formular preguntas, si lo que pretendemos es cuestionar el sentido de algo. Los alumn@s sorprenden a menudo, no sólo responden y cuestionan, sino que algunos, sin duda valientes, se han atrevido a plasmarlo en fotografías realizadas por ellos mismos.

Naturaleza y cultura, ¿Qué nos hace ser quienes somos? Es la pregunta sobre la que han reflexionado y cuestionado, la que ha desencadenado su curiosidad al mirar al mundo y detenerlo en un instante para hacer una foto. Y una de ellas, la de Andrea Domínguez (1ºBto C) ha gustado tanto, que ha merecido el primer premio de la II Olimpiada Aragonesa de Filosofía. ¡Enhorabuena! No hay mejor despedida hasta la vuelta de vacaciones.

 

 

Quién no ha pensado alguna vez…

1357758195_902930_1357758525_noticia_normal

Cuando empezamos nuestras primeras incursiones en la Filosofía, profesor@s y alumn@s estamos a la expectativa, cautelosos. Los primeros, con la sensación de ponerse a prueba un curso más en la extraña labor de ayudar a que los segundos entren en el universo del saber filosófico. Los segundos, en la no menos desconcertante tarea de adentrarse en él, a pesar de recelos, prejuicios y perezas. Es tanta la cautela de ambos, que sus tanteos parecen los de una pareja de ciegos que intentara conocerse por primera vez. Sucumbir a esta tensión del inicio es hermoso pero conlleva riesgos como llenar horas de clase justificando el valor de la filosofía para que los principiantes se amolden a la nueva materia, cuando el que realmente parece necesitar esta justificación es el ministro de educación.

Sin embargo, un cambio de perspectiva logra que los profesor@s de Filosofía  recuperemos las palabras de Aristóteles: “Si los hombres filosofaron para huir de la ignorancia, es claro que buscaban el saber en vista del conocimiento, y no por utilidad alguna.” Aristóteles, Metafísica 982b 10-25. En pocos días, ante la menor oportunidad, comprobamos que los chic@s que se sientan en las aulas llevan cuestiones filosóficas dentro, que el hecho de filosofar no es tan extraño, pues de forma bastante natural se ofrece como respuesta a unos estímulos mínimos.

“¿Quién no ha pensado alguna vez…?”  Ha sido el  estímulo que  ha desencadenado todo. Una pregunta tan sencilla como importante, inacabada, para que ellos la prolongasen con sus propios “cuestionamientos”. Esos que uno mismo sospecha que no son específicos de ninguna materia estudiada hasta entonces, pero que, en tanto que seres humanos, van ligados a nuestra existencia. El resultado han sido  unos textos en los que, sin saberlo, han filosofado. Pues bien, aunque todavía queda lo más complicado, la exploración del universo filosófico con el máximo deleite y el mínimo daño posibles, éste es un buen comienzo para un nuevo curso!

 

LA PIEL FRÍA de Albert Sánchez Piñol

ACARICIANDO LA PIEL DEL OTRO.La piel fria

Nunca estamos infinitamente lejos de aquellos a quienes odiamos. Por la misma razón, pues, podríamos creer que nunca estaremos absolutamente cerca de aquellos a quienes amamos. Cuando me embarqué ya conocía este principio atroz. Pero hay verdades que merecen nuestra atención, y  hay otras con las que no conviene mantener diálogos.

Para los que tratamos a los libros como si fueran personas, suele ser una necesidad escribir una breve presentación antes de empezar a disfrutar de su lectura y todo lo que ella conlleva. Manía probablemente inapropiada porque, como las personas, los libros hablan por sí solos. La intención no es otra que invitaros a disfrutar de uno de los relatos más inquietantes que se ha publicado en nuestro país en los últimos años.

Si os dijéramos que se trata de un libro de aventuras, de un viaje de ida sin retorno de un rebelde sin patria, del enfrentamiento con seres monstruosos que inesperadamente surgen del océano, de la supervivencia en una diminuta isla que ha sido relegada al olvido, no faltaríamos a la verdad pero nos quedaríamos en la superficie de un libro que tiene piel.

Nuestro protagonista no imagina que lo peor de su destino en la isla no es la soledad sino el miedo incontrolable, semilla de una nefasta relación con lo desconocido, los citauca. El instinto sustituirá a la reflexión y sólo cuando retroceda a favor de ésta la historia dará un giro de 180 grados. Los primeros encuentros violentos entre los humanos y los monstruos del mar son relatados como escenas dantescas en las que la violencia es la expresión misma del pánico y la consecuencia del instinto de supervivencia. No hay espacio para dudar, para cuestionar, para buscar el sentido de los días y las noches que se suceden en la isla. Todo se reduce a la destrucción de lo “diferente”, que en aquellas circunstancias se traduce por “enemigo”.

Cuando la memoria de nuestro oficial atmosférico le devuelva a sus años en Irlanda, aquellos en los que su tutor se empeñaba en sacar de él todo lo que un ser humano tiene dentro para comprender al otro, como única vía de auto-conocimiento, su conciencia se preguntará: “Y si fueran algo más que monstruos?”. Y esta cuestión desencadenará los cambios drásticos en el personaje y en la isla, pues cuanto más crece en él el deseo de conocer al enemigo, más decrece el ansia de exterminio que le había guiado en su estancia en la isla hasta ese momento. Por ello, cuando Aneris entra en escena, se pone a prueba la “humanidad” de nuestro protagonista en su denodado esfuerzo por descubrir una realidad inalcanzable, la de Aneris y su mundo, por otro lado, tan necesario.

El  entorno de esta historia es determinante en el relato. El océano que rodea a la isla es en  cierto modo la disolución de la patria. El protagonista es un rebelde irlandés que crece respirando el nacionalismo que se alimenta del odio a lo británico y se estrella contra sí mismo. Su exilio en la isla pone “océano” por medio entre su pasado y su presente, a la vez que se le desvelará como el vientre misterioso de donde surgen las más inquietantes criaturas. Por otra parte, la isla que será su destino es una isla olvidada en los mapas, en las rutas marítimas, en la mente de los marineros. Olvido que acrecienta más si cabe esa soledad inherente al ser humano  por la que sabemos que por más que nos esforcemos siempre queda algo de nosotros mismos  inasequible a los demás.  Batís, el compañero náufrago que encontrará en ella y  él, el oficial atmosférico, son dos islas olvidadas en el océano de la humanidad. En cuanto al faro, no deja de ser paradójico que sea un edificio emisor de luz el que guarde tanta oscuridad en su interior. La luz del faro se proyecta sobre el horizonte, es decir,  sobre una línea más imaginaria que real, pero no sobre la propia isla. De la misma manera que sus dos habitantes proyectan luz y lógica sobre las estrategias de ataque y defensa manteniendo a oscuras la reflexión serena, la claridad del raciocinio que podía conducir su existencia en la isla a un sentido más auténtico.

Por todo ello, la lectura de La piel fría, nos evocará otras obras literarias en las que también  islas, faros y océanos han sido protagonistas: Robinson Crusoe, Los viajes de Gulliver,, Viernes o los límites del pacífico, La isla de los zurdos, Veintiún leguas de viaje submarino, La isla del doctor Moreau o El señor de las moscas, son libros maravillosos que Daniel Defoe, Jonathan Swift, Michel Tournier, Alexandre Jardín, Julio Verne , H.G.Wells  y W.illiam Golding nos han regalado.

Si os adentráis en este libro, descubriréis fascinados  que la piel de este libro es tan fría como profunda. Volviendo la última página, lograréis ser más conscientes de que los seres humanos somos seres con la textura de la contradicción, que se tantean a sí mismos en el odio y la violencia así como en el compañerismo y el compromiso. En la esperanza de los ideales y  en la amarga frustración, en la soledad que aísla y fabrica fronteras y en la necesidad de comprender al diferente, en la esclavitud instintiva con la que el miedo nos anquilosa y en la libertad que la reflexión y la confianza procuran.

 

Las meditaciones de Marco Aurelio.

¿Y Por qué no un clásico?
MEDITACIONES. Marco Aurelio.

Marco-Aurelio-II

Imagina un emperador romano del s. II, en su tiempo libre, liberado de los compromisos ligados a su cargo. Imagínalo reflexionando sobre lo que puede interesar a cualquier ser humano: la vida, la muerte, la amistad, la naturaleza de las cosas, lo bueno, lo malo… es decir, filosofando. Han pasado muchos siglos pero, sorprendentemente, sus reflexiones nos resultan próximas, no en vano, la filosofía estoica que Marco Aurelio representa dejó una huella incuestionable en nuestra cultura. Incluso los lectores encontramos en sus palabras una familiaridad que trasciende los avatares de la historia y de nuestros antepasados. Nuestro emperador filósofo llega al ánimo de cualquier persona, como un amigo de agradable conversación, amplia experiencia y trato exquisito.

Las Meditaciones de Marco Aurelio son un texto clásico muy recomendable para cualquier lector y su compañía es inestimable en esos ratos en los que la mente se evade en  el murmullo del agua, en el frescor de la nieve o en la tibieza de la brisa.

“¿Qué pequeña parte de tiempo ilimitado y abismal se ha asignado a cada uno? Pues rapidísimamente se desvanece en la eternidad. ¿Y qué pequeña parte del conjunto de la sustancia, y qué ínfima también del conjunto del alma? ¿Y en qué diminuto terrón del conjunto de la tierra te arrastras? Considera todas esas cosas e imagina que nada es importante, sino actuar como tu naturaleza indica y experimentarlo como la naturaleza común conlleva.” (Libro IV)

Mostrando la aceptación de su final como algo natural y esperable, va destilando esa imperturbabilidad estoica que conocemos como ataraxia. Sin embargo, creo que saberse leído por jóvenes y no tan jóvenes del s. XXI le conmovería, siquiera un poquito.

El 13 de julio de 2009, a las afueras de Viena, a orillas del Danubio, con motivo de las obras de una línea del tranvía, encontraron unos pergaminos que parecen contener una parte de las memorias del emperador Marco Aurelio. Allí pasó sus últimos días, defendiendo la frontera del imperio, mientras se agravaba su enfermedad día a día y asumía su muerte: “Gran Danubio… arrástrame donde quieras”.

Por nuestra parte, un par de sugerencias antes de leer a Marco Aurelio. Escuchar el programa que radio 3 le dedicó este 29 de septiembre y leer el breve artículo de National Geographic. Y ahora sí, dejémonos arrastrar por el río de la lectura de estas meditaciones, si son las primeras no serán las últimas. Es una ocasión preciosa para adentrarnos en una mente extraordinaria que página a página se nos hace transparente.

TIEMPO LIBRE

Joseph Branguli

Tiempo libre, maravillosa asociación de palabras y significados que la filosofía aprecia en todo su valor, pues aunque a veces pesen demasiado sobre nosotros, los seres humanos somos tiempo y libertad.

El artículo 24 de los Derechos humanos dice que todos tenemos derecho al descanso, al disfrute del tiempo libre, a una limitación razonable de la duración del trabajo y a unas vacaciones periódicas pagadas. Ha llegado el verano y dentro de poco todos tendremos ocasión de disfrutar de tiempo para LEER, descansar, conocer otros lugares, otras personas, volver a ver a familiares y amigos, ir a exposiciones, al cine, al teatro, al pueblo. MILHOJAS espera que este verano sea estupendo para todos, pero se acuerda especialmente de aquellos profesores  que no podrán seguir enseñando el curso que viene porque, como millones de españoles, no tendrán trabajo. Todo se complementa, el derecho al tiempo libre es tan necesario como el derecho a un trabajo digno, derecho irrenunciable en peligro de extinción en nuestro país.

Los alumnos de 4º ESO han realizado unos vídeos magníficos sobre los DDHH. Aquí podéis ver el vídeo de Daniel Vidal Holst sobre el artículo 24.


(La fotografía en blanco y negro es de Joseph Branguli)