Archivo de la etiqueta: Federico García Lorca

CAUTIVO Y DESARMADO

En el día de hoy, cautivo y desarmado el Ejército Rojo, han alcanzado las tropas nacionales sus últimos objetivos militares. La guerra ha terminado.

Este fue el último parte de guerra emitido el 1 de abril de 1939, hace hoy ochenta años.  Después no llegó la paz, sino la represión, el exilio y el silencio.  Queremos recuperar hoy una de las entradas más visitadas de nuestro MILHOJAS: la reflexión sobre LA VOZ DORMIDA, de Dulce Chacón.  Una novela imprescindible que recupera las voces dormidas de tantas personas que vivieron, dentro o fuera de España, en las cárceles, en el exilio, en el silencio amedrentado de sus casas, las décadas siguientes a nuestra guerra civil. Sigue leyendo

RAÚL Y FEDERICO EN NUESTRA BIBLIOTECA


El día 21 de febrero nuestra biblioteca se vistió de Lorca y Raúl Vacas nos condujo despacito y de la mano por un recorrido emocionante que nos llevó hasta el Federico más personal y menos académico. Sigue leyendo

DOS JARDINEROS DESCUBREN UNA MALETA CON OBJETOS PERSONALES DE LORCA

DOS JARDINEROS DESCUBREN UNA MALETA CON OBJETOS PERSONALES DE LORCA, y Raúl Vacas nos la trae mañana jueves al IES Félix de Azara.

Cosas de Federico

Cartel de la exposición “Cosas de Federico” (proporcionado por Raúl Vacas).

¿Y si Lorca hubiera escondido en una maleta diez objetos importantes para él?  ¿Qué objetos serían esos? ¿Una carta de amor?  ¿Un libro?  ¿Una partitura de piano?  ¿Quizá un poema que nunca se llegó a publicar?  ¿Y si hubiera enterrado luego esta maleta en los jardines de la Huerta de San Vicente?  ¿Y si más de ochenta años después alguien descubriera casualmente esa maleta?  ¿Qué nos revelaría de Federico?

Esta maleta escondida ha llegado a las manos del poeta Raúl Vacas, que nos la trae directamente a nuestra biblioteca para enseñársela el próximo jueves a los alumnos de 2º de Bachillerato.  Qué suerte poder indagar de la mano de Raúl   en el corazón y la obra (¿será lo mismo?) del poeta.

Lorca, por fin, liberado de los corsés académicos y mucho más grande que un tema para la selectividad.

EL SUEÑO VA SOBRE EL TIEMPO

El sueño va sobre el tiempo 
flotando como un velero.
Nadie puede abrir semillas
en el corazón del sueño.

Estos versos de Lorca están incluidos en su obra de teatro Así que pasen cinco años. Pero desde hace unos días también forman parte de nuestra biblioteca, acompañando -o más bien guiando- a un nuevo “reloj literario” que nos ha hecho el taller de artesanía. Sigue leyendo

LIBRE SIGNO DE NORMAS OPRIMIDAS

lorcaDesde Víznar a Alfacar discurre una pequeña carretera que hace 80 años era llamada “la carretera de la muerte”. Por ella llevaban durante la guerra civil a los que iban a ser fusilados y luego sepultados en las fosas comunes de la zona. Federico García Lorca fue uno de los primeros, junto con el maestro Dióscoro Galindo y dos cenetistas. Después siguieron más de dos mil personas que permanecen ahí, sumidas en los pozos, fosas y barrancos de esa zona.

Dicen que fue en una noche atípica de agosto, sin luna y sin calor, en las primeras horas del 17 de agosto, o quizá fuera del 18; dicen que iba en pijama y que le dispararon por la espalda; dicen que se resistía a morir y que después de los primeros disparos gritó que todavía estaba vivo; dicen que hubo que rematarlo un par de veces… Dicen muchas cosas que nunca sabremos si son verdad o no.

Ayer se cerró la excavación que durante unas semanas ha buscado a Lorca en el Peñón del Colorado, al lado de esa terrible “carretera de la muerte”. Por tercera vez se ha intentado encontrar lo que quede de su cuerpo y por tercera vez se ha fallado. Sin embargo, este nuevo intento fallido tiene todo el inmenso valor de lo humano. Porque este nuevo intento, como tantos otros de encontrar a alguno de los más de 114.000 desaparecidos de la guerra civil, nos hace sin duda más dignos y más humanos. Quizá cuando seamos capaces de rescatar el nombre y los huesos de todos nuestros desaparecidos, quizá, entonces, el último sea Lorca.  Hasta entonces, afortunadamente, nos quedan sus palabras, tan oscuras como luminosas.

soneto_manuscrito_lorca

Yo sé que mi perfil será tranquilo 
 en el norte de un cielo sin reflejo: 
 mercurio de vigilia, casto espejo 
 donde se quiebre el pulso de mi estilo. 

Que si la yedra y el frescor del hilo 
 fue la norma del cuerpo que yo dejo, 
 mi perfil en la arena será un viejo 
 silencio sin rubor de cocodrilo. 

Y aunque nunca tendrá sabor de llama 
 mi lengua de palomas ateridas 
 sino desierto gusto de retama, 

libre signo de normas oprimidas 
 seré, en el cuello de la yerta rama 
 y en el sinfín de dalias doloridas.