Archivo de la etiqueta: cuento

LA MIRADA DE MAGDA LABARGA

Llegó, nos miró y nos fascinó.  Magda Labarga ha visitado nuestra biblioteca y nos ha ofrecido su mirada y su voz para enseñarnos el mundo de una manera distinta.  Ha venido a contarnos historias para culminar nuestro proyecto de visibilización de las mujeres, Sin ellas la historia no está completa, y a través de sus palabras hemos vislumbrado claramente a una de ellas: Galante Ash, que siendo una mujer, como hombre se fue a la guerra, y con mirada y recuerdos de mujer regresó para ser olvidada, y solo una balada, tarareada -casi susurrada- por Magda, nos la recuerda.

A partir de hoy, una voz y una mirada -cálidas y transparentes-, las de la contadora Magda Labarga, se quedan impregnadas en los libros y las paredes de nuestra biblioteca.

(Agradecemos a Magda que nos haya permitido plasmar su imagen y sus palabras en este vídeo.)

Anuncios

TULA

Miro por la ventana de un aula y veo a un grupo de alumnos en el patio jugando a “tula” entre risas y gritos.  A veces las palabras tienen el poder de llevarnos en volandas hasta la infancia y la adolescencia y ese viaje suele ir acompañado de un regusto a nostalgia.

Este viernes os queremos dejar un regalo muy especial.  Un relato de Félix Albo contado con palabras y con imágenes. Escúchalo atento y abre bien los ojos, porque sus palabras, a veces estremecedoras, tienen varias capas, como las cebollas.

Si quieres, puedes leerlo AQUÍ y si te apetece seguir los cuentos que publica de vez en cuando, visita su blog.

POE, EN SU MATEMÁTICA TINIEBLA

poeNadie que haya leído El corazón delator, El pozo y el péndulo, El entierro prematuro o El gato negro, por nombrar cuatro de los más conocidos relatos de Edgar Allan Poe, puede olvidarse de esas historias que parecen sacadas de las peores pesadillas.

Los cuentos de terror de Poe superan claramente el terror gótico, tan de moda en su época (primera mitad del siglo XIX), porque no acumulan simplemente acciones y situaciones terroríficas y melodramáticas, no es un terror “externo”, sino que es un terror “interno”, un terror del alma, y además aporta algo más: un análisis sistemático de los recursos de la imaginación y de la psicología del terror.  Como él mismo dijo en el prólogo a su libro Cuentos de lo grotesco y lo arabesco, “Si muchas de mis producciones han tenido como tesis el terror […], he deducido ese terror tan solo de sus fuentes legítimas, y [..] lo he llevado tan sólo a sus resultados legítimos“.  ¿A qué se refiere Poe cuando habla de las “fuentes legítimas” del terror?  Sin  duda se refiere al alma del ser humano, a la mente, donde se genera el horror, la pesadilla y la locura.  Y así, sus cuentos nos proporcionan una visión de su estremecedor universo: muerte, locura, impulsos autodestructivos, sadismo, culpa, venganza, terror desconocido.  Sus relatos están llenos de detalles que provocan horror, pero también presentan múltiples momentos que suponen una profunda introspección de la mente, un análisis sistemático de los sentimientos más ominosos, una descripción minuciosa de las dinámicas de la locura.

Sin embargo, anhelaba ser poeta.  Según dijo, el único objeto de la poesía tiene que ser el placer y la belleza, no la verdad.  La belleza, que en sus poemas va conectada a la tristeza y la melancolía.  No hay tema más poético, dice Poe, que la muerte de una mujer bella. The raven -uno de los poemas más conocidos de la literatura americana-, Annabel Lee -que muchos suponen inspirados por la muerte de su esposa Virginia- o Ulaluyme, están entre sus principales poemas.

Edgar Allan Poe tuvo una vida desgraciada: alcohólico, atormentado, perseguido por la muerte de las mujeres a las que más quiso, despreciado por muchos de sus coetáneos.  Y también tuvo una muerte inquietante: lo encontraron tirado en un callejón de Baltimore, en pleno delirium tremens, vestido con ropas que no eran suyas.  Murió pocos días después en un hospital de esta ciudad, sumido en alucinaciones, solo y en la miseria, cuando apenas contaba cuarenta años.

Moría así el 7 de octubre de 1849 el que se ha llamado maestro del género del terror; el creador del primer detective literario (Auguste Dupin, inspirador directo del Sherlock Holmes de Conan Doyle); el que dio un giro importante al emergente género de ciencia ficción;  el que, como harán los surrealistas varias décadas después, evoca elementos del inconsciente (estamos hablando de La narración de Arthur Gordon Pym); el de vocación, poeta; el que quiso hacer de la escritura su oficio y su modo de vida; uno de los escritores que más influencia posterior ha tenido: autor favorito de Kafka, Valéry o Nietzsche, imprescindible para entender a Dostoyevski, Kafka, H.P.Lovecraft, Bierce,  Maupassant, Borges…   Moría así el que supo introducirse en su propio miedo, en su propia angustia y locura, para “literaturizarlos” a través de cuentos de una perfección formal extraordinaria, exacta, casi matemática. “Poe, en su matemática tiniebla”, dijo Pablo Neruda.

Durante todo este mes de noviembre, nuestra biblioteca y nuestras clases se convierten en el lugar de las pesadillas de Poe.  Esperamos que disfrutes.

¿Quieres escuchar algún relato de POE? ¿Estás preparado? Si pinchas en ESTA PÁGINA podrás encontrar varios audios: el primero sobre la vida de Poe, y los demás, trece de los más conocidos cuentos, alguno de ellos en la maravillosa voz de Constantino Romero.  Y si prefieres leer otros cuentos pincha AQUÍ.

AND… DON’T FORGET THAT YOU CAN KEEP ON KNOWING MORE ABOUT POE’S UNIVERSE IN ENGLISH, ON AMAZING WEBPAGES.

DSC_0033RECORTADO

Retrato de Edgar Allan Poe, realizado por los alumnos del taller de artesanía y colocado en la entrada del instituto.

LEER PARA DESCANSAR (II)

LECTURA EN LA PLAYA_DEBORAH DEWIT

Lectura en la playa, de Deborah Dewit

Y aquí van nuestras recomendaciones para el “personal no adolescente”   (AQUÍ puedes leer las recomendaciones de literatura juvenil).  Vamos a intentar no repetir los libros que ya hemos ido recomendado durante el curso, aunque de alguno de los propuestos prometemos entrada en el blog durante el curso que viene. Tampoco son necesariamente novedades editoriales (es más, algunos de estos libros tienen bastantes años, incluso décadas, a sus espaldas) ni necesariamente novela ligera, de esa que se supone que hay que leer en el verano.  Para muchos de nosotros, el verano es el momento en el que por fin podemos tirarnos largos en el sofá, la playa o debajo de un árbol, a leer varias horas seguidas y experimentar el placer de leer algo que requiera algo más de concentración.  Bueno, ahí va, un poco de todo, y ya sabes, si tienes algún libro que recomendarnos, déjalo en los comentarios:

El último cortejo, de Laurent Gaudé.  Ed. Salamandra. La historia de los últimos días de Alejandro Magno y su cortejo fúnebre.  Una mezcla perfecta entre lo épico y lo íntimo, entre lo histórico y lo fantástico, con una delicadeza y un estilo excepcional.  Si te gusta, puedes continuar por El sol de los Scorta, ya casi un clásico.
 
El lector, de Bernhard Schlink. Ed. Anagrama.  El personaje de Hanna Schmitz tardará tiempo en abandonar tu memoria, eso si consigues olvidarte de él.  Una inusual relación sexual, que es mucho más que eso; un proceso judicial demoledor; la dificultad de asimilar la propia vida. El amor, el sexo, el descubrimiento, la piedad, la vergüenza, la culpa.
 
Los diarios de Adán y Eva, de Mark Twain.  Delicioso, encantador, divertido, tierno, emocionante al final.  Lo tiene todo.  Especialmente en la edición ilustrada por Francisco Meléndez (editorial Libros del Zorro Rojo).   Ideal para viajar en avión sin enterarse de las turbulencias.
 
, de Zoran Drvenkar. Ed. Seix Barral. Impactante. Excelente trama para contarnos la historia de un hombre que no conoce la compasión, que asesina sin piedad cuando algo le ofusca y la historia de cinco chicas  de un barrio  que flirtean con el caos. Se encaminan hacia su encuentro y tú, lector, serás testigo en primera línea.
 
Ahora, de Brigitte Giraud. Ed. Contraseña. Íntimo, tan íntimo como el duelo y su soledad, como el tiempo dilatado entre una despedida que no sabes que va a ser definitiva, los abrazos y las palabras de quienes no pueden consolarte y el día en que tienes que comenzar de nuevo. Sola.
 
Contra el viento del Norte, de Daniel Glattauer. Ed. Alfaguara. Actual, rápido, romántico, bonito, adictivo, como la vida misma. Esa en la que lo real y lo virtual va tejiendo relaciones personales que cambian nuestras vidas. Un intercambio de correos electrónicos, primero fortuito, luego buscado y finalmente necesitado como el aire que respiras, es capaz de hacer de lo excitante lo cotidiano.
 
Ricardo III, de Shakespeare. Espeluznante. Qué otra cosa podríamos  decir de este libro si asumimos el riesgo de romper esa contención respetuosa que todo clásico merece. Shakespeare impone su vigencia con esta exhibición de inteligencia al servicio de la deformidad del poder. Un deslumbrante juego de espejos en el que  la ambición sin límites parece devorar a la naturaleza humana.
 
El ciclista de Chernobil, de Javier Sebastián. Ed. DVD. Inquietante y perturbador. El accidente de la central nuclear de Chernobil en 1986 llenó de desolación  y silencio la vida de los habitantes de la zona afectada. En esta historia de amor, aquel silencio se hace palabra para desvelarnos a través de la ficción una verdad necesaria.
 
Años luz, de James Salter.  Ed. Salamandra.  La vida de los demás, esa que a veces nos da tanta envidia, no es tan perfecta como parece.  Suele ser igual de contradictoria y a veces difícil  que la tuya, lector.  La vida cotidiana y los estragos y aprendizajes del paso del tiempo en el estilo transparente y nada simple de Salter.    Recientemente, y después de treinta años sin publicar nada, Salter ha publicado Todo lo que hay.  Por si este autor se vuelve, de repente, imprescindible para ti.
 
La rubia de ojos negros, de Benjamín Black.  Ed. Alfaguara.  Después de terminar esta novela te dan ganas de leerte de una sentada toda la obra de Raymond Chandler, el creador del personaje del detective Phillip Marlowe, a quien ahora revive John Banville, con el pseudónimo de Benjamín Black, en una novela llena de ironía y humo, gimlets y mujeres fatales que son tan rubias y tan misteriosas como parecen.
 
Alumbramiento, de Andrés Neuman.  Cuentos.  ¿Puede parir un hombre?  Sin duda.  El detalle con el que lo describe el cuento que da nombre al libro lo demuestra. Este conjunto de relatos y microrrelatos  no solo no te dejará indiferente, sino que te replantearás algunas cuestiones que pensabas tener seguras.
 
Yo confieso, de Jaume Cabré.  Editorial Destino. No te asustes por el número de páginas: desearás que no se termine nunca.  La historia de un violín, desde las semillas que germinarán para crear surgirá un árbol de donde se sacará la madera para fabricar el violín, sirve como  marco para crear todo un universo entrelazado de historias, tiempos, personajes y emociones.  Imprescindible. 

 

NECESITAMOS SONRISAS

IMG_2031

Y por fin vino Félix a nuestro instituto. Dos alumnos, Sebastián Ciocarlán y Sijia Guo (Amy), escriben sobre su actuación el pasado miércoles 13 de noviembre en nuestra biblioteca (por cierto, agradecemos a Inés y a Mamen ese escenario tan chulo):

El día 13 de noviembre un artista de la risa visitó el instituto Félix de Azara. Varios grupos de alumnos (y no pocos profesores) fueron entrando a ser hechizados por su voz, a reír como no habían reído en mucho tiempo, y a disfrutar. Disfrutar del espectáculo que había preparado para nosotros un profesional, un experto en el arte de hacer sonreír a la gente y conseguir que sus carcajadas inunden la sala. Félix Albo consiguió en unos pocos minutos embaucarnos con su humor y deleitarnos con historias perfectamente escogidas para nosotros.

El día 13 de noviembre el instituto Félix de Azara fue un poco más feliz, más divertido, más risueño. Y todo gracias al humor de Félix, al que, una vez hubo finalizado, llenamos de aplausos. Consiguió camuflar historias de amor entre gracias varias y colarlas como si fuesen parte de su vida. Una vida graciosa y entretenida.

Gracias Félix, gracias por divertirnos.  (Sebastián Ciocarlan)

IMG_2040

Yo siempre he pensado que la sonrisa tiene una fuerza grande, la sonrisa es otro sol en la vida.

Hace unos días, Félix Albo, un contador de historias muy famoso, vino a nuestro instituto.  Este señor es un hombre simpático y súper divertido.  Nos contó muchos cuentos divertidos.  No eran como “Blancanieves” o “La bella durmiente”, sus cuentos tienen su propio estilo para hacer reír a las personas.  Félix Albo se expresa por medio de la palabra, la voz y el gesto vivo, así da alma a los cuentos.  Al escucharlos, nos reímos espontáneamente, de verdad.  Él nos provocó risas a todos y eso nos gustó.  Todos los compañeros salimos de la biblioteca llevando una sonrisa en la cara, y entonces pudimos olvidar las cosas malas, amargas, y tener la fuerza de lo maravilloso.

Nosotros necesitamos la sonrisa.  La vida necesita las sonrisas.  El mundo necesita la sonrisa.  Las lágrimas no pueden resolver los problemas.  Si no los pueden resolver, ¿por qué no elegimos tratar los problemas con una sonrisa?  Con esa fuerza grande y maravillosa, así, nosotros obtendremos mucho más. (Sijia Quo -Amy-)

4º con felix

FÉLIX ALBO en el FÉLIX DE AZARA (o al revés, no sé)

felix albo1Félix Albo es un mediterráneo de los auténticos.  Y además, cuenta historias.  Historias de todo tipo: tiernas, divertidas, hilarantes, raritas, subididas, bajaditas, de su pueblo, de otros pueblos, de las de antes, de las de ahora, muy suyas, muy de otros…. No tenemos ni idea de cuáles nos contará el miércoles 13 de noviembre, pero nos morimos de impaciencia por escucharlo.  Será en la biblioteca y tendremos tres sesiones que disfrutarán dos Segundos de la ESO y los cuatro Cuartos  (si viniera a por los Terceros, tendrían que ser tres los grupos, pero no es el caso).  Solo faltan…   5 días.   ¡Qué nerviossss!

Y ahora, mira con atención esta foto que hemos encontrado buceando por el ciberespacio, a ver si encuentras a Félix (Albo, no Azara):

felix albo 3

Pues sí.  Él es el que está enfrente de esa súper población.  ¡Y nosotros preocupados por si cincuenta alumnos eran demasiados!

UN CUENTO AL DÍA

un cuento al día

Nulla dies sine línea.   Esta frase latina, que significa “ningún día sin una línea”,  se atribuye a Plinio el Viejo, y aunque él probablemente se refería a que un escritor no debe pasar ni un día sin escribir, al menos una línea, su significado es amplio y versátil: aquí lo queremos entender como “ni un día sin leer, aunque sea una sola línea”.

Para que seguir esta bella máxima latina sea un pequeño placer, queremos poner a tu alcance un blog que a partir de hoy formará parte también de nuestros enlaces.  UN CUENTO AL DÍA, gestionado por Carlos G. Barba, es un blog delicioso donde cada día -llueva, truene, sea domingo 0 navidad-, nos propone un microrrelato, más o menos corto.  Un cuento al día, un regalo al día, una pequeña emoción envuelta en palabras cada día.  ¡Qué suerte!

Bájate la página al móvil y aprovecha para leerlo mientras te tomas el café del desayuno, en el bus o en el tranvía, entre clase y clase, o en ese rato desaprovechado mientras esperas a que se ponga en marcha el ordenador o a alguien que llega cinco minutos tarde. El servicio, el ascensor o junto a un semáforo que tarda en ponerse verde, también pueden ser lugares adecuados.

Desde octubre del 2008 hasta hoy,  más de 1800 microrrelatos a tu disposición: sorprendentes, trágicos, nostálgicos, surrealistas, cómicos, de autores conocidos y desconocidos… Todos elegidos con tiento y delicadeza. Y cada día uno más, ¡somos afortunados!.

Casi casi como si fuera por prescripción facultativa para estar más sano y ser un poco más feliz, tómate  UN CUENTO AL DÍA.

EL GRAN CANGREJO

Cuento escrito por Carlos Crespo (PCPI)

CANGREJO Un día en el mundo submarino una gran discusión llama la atención de todos los seres marinos: era el rey de los cangrejos que discutía con la reina por haber tenido un hijo tan monstruoso, pues el hijo era del tamaño de cincuenta cangrejos juntos, el rey lo que quería era desterrarlo, sin embargo la reina lo que quería era que se quedase y enseñarse a usar la fuerza que semejante cangrejo podía llegar a tener. El rey aceptó tras una dura discusión con la reina, pero puso una condición, si algún día el cangrejo hacía daño a algún otro cangrejo sería desterrado para siempre, y la reina aceptó.

Los dos primeros años pasaron sin problemas, pero eso sí, el tamaño del gran cangrejo seguía subiendo, hasta que al tercer año llego a medir cien veces más que un cangrejo normal. Un día jugando con burbujas el gran cangrejo empujó a un joven cangrejo, sin querer, al otro lado de la orilla, con tan mala suerte que un pequeño humano lo cogió y lo agitó tanto que acabo por matarlo. Al final ningún cangrejo excepto su madre se acercaba a él por miedo a que le hiciera daño.

Pasado dos semanas el rey decidió desterrar al cangrejo para siempre con amenaza de muerte si se le ocurría volver.  El joven, aunque inmenso cangrejo, no tuvo más remedio que abandonar su hogar, ni le dejaron siquiera despedirse de su propia madre.

Al cabo de una semana, el cangrejo ya era conocido en todos los océanos; con lo cual no lo querían en ninguna parte. Entonces, viajo por todos los océanos, mares, ríos… y al final consiguió alejarse en un sitio donde no había nadie. Era una costa grande en la cual los dioses siempre se bañaban. Construyó su propia casa y vivió allí durante años, vio cosas que ningún otro cangrejo jamás había visto ya sean animales mucho más grandes que él, que se alimentan con algo tan pequeño como plancton o animales feroces con centenares de dientes que asustaban desde muy lejos.

Un día un animal desconocido para el gran cangrejo quiso arrebatarle la casa, pues decía que ese era el territorio del tiburón más temible de los mares, sin embargo, el gran cangrejo ni se inmutó y le dijo que ese era su hogar y que no pretendía ir a ningún sitio, con lo cual el tiburón se enfadó y fue con una velocidad que ni las langostas podían superar, directo hacia el gran cangrejo, pero por suerte el gran cangrejo interpuso una de sus grandes pinzas en medio del camino del tiburón y tal fue el leñazo que se metió el tiburón que no se le volvió a ver en ningún océano, mar ni río.   El cangrejo impresionado pero a la vez asustado, se miró la pinza y vio que no tenía apenas ningún rasguño.

Un día el gran cangrejo dio un paseo por la orilla. Ningún ser lo quería más que para que le ayudase por el ataque de un tiburón. Pasadas unas cuantas horas, cuando apenas empezaba a anochecer, el gran cangrejo se percató de que un ser que nunca había visto necesitaba ayuda, pues estaba siendo atacado ni más ni menos que por veinte tiburones con cientos de dientes cada uno. El ser tenía forma de humano pero tenía un brillo poco habitual, pese a la preocupación el gran cangrejo fue al rescate de aquella criatura. Primero le fueron dos tiburones de golpe, de los cuales se libro fácilmente, después no vinieron seis sino diez, diez tiburones feroces iban lanzados hacia el gran cangrejo. Al final de una gran lucha el cangrejo no pudo evitar perder una de sus inmensas pinzas aunque con una sola pinza, le bastó para vencer a los tiburones que faltaban. Después de recuperarse le preguntó al extraño ser que de qué especie era. Se rio y le dijo: ”Soy un Dios”. El Dios, por el esfuerzo que el gran cangrejo había hecho por él, le dijo que le conseguiría dos deseos. El primer deseo fue recuperar la pinza y el Dios le dio una nueva y el segundo fue ser querido y que nadie le tuviese miedo, pero el Dios le dijo que eso no lo podía conceder, puesto que no podía influir en la voluntad de ningún ser vivo. Entonces el gran cangrejo pidió vivir en las estrellas y desde entonces cada vez que miremos al cielo podremos observar al gran cangrejo en la constelación de cáncer.

 

EL CUENTO DE NAVIDAD DE AUGGIE WREN, de Paul Auster

auggie wren

Ilustración de Isol Misenta para El cuento de Navidad de Auggie Wren, de Paul Auster

Existen muchos cuentos y libros sobre la Navidad, también muchas películas. Probablemente estas Navidades volveremos a llorar con ¡Qué bello es vivir! de Frank Capra o nos aburriremos mortalmente con alguna de las decenas de películas malísimas llenas de nieve y “papás noeles” que inundan nuestras pantallas el mes de diciembre. Sin embargo hay una película extraordinaria que pocas veces emiten ni por Navidad ni en cualquier otro momento: SMOKE. En ella, Auggie Wrem, el ocurrente y sabio dueño de un estanco de Brooklyn, fotografía sistemáticamente el mismo cruce de calles enfrente de su tienda, siempre a las siete de la mañana, capturando el paso del tiempo de esta peculiar manera. Si quieres saber el porqué de esta extraña costumbre tendrás que ver  una película donde el azar, el tiempo y las casualidades cobran especial relevancia.

El guión de Smoke está escrito por Paul Auster y se basa en una narración de este mismo autor, que reedita ahora Seix Barral (colección Booket) en un mínimo y precioso libro ilustrado por Isol Misenta. Este maravilloso Cuento de Navidad de Auggie Wren discurre silencioso mientras vemos, al final de la película, los títulos de crédito más literarios de la historia del cine. Por cierto, esa canción tan desgarradora que suena se titula Innocent when you dream (Eres inocente cuando sueñas) y es de Tom Waits.

Que este cuento de navidad tan especialque puedes leer, escuchar en la voz de AuggieWren en los últimos minutos de Smoke, e incluso contemplar en imágenes en los títulos de crédito, mientras alucinas un poco con la voz de Tom Waits- nos sirva para desearos un feliz final de 2012 y un 2013 en el que disfrutéis, como Auggie, del paso del tiempo.  Un 2013 en el que descubráis nuevas y emocionantes lecturas.

Milhojas se cierra por vacaciones de Navidad. Pero que conste que amenazamos con volver.