Archivo de la etiqueta: Carmen Castellote

CAUTIVO Y DESARMADO

En el día de hoy, cautivo y desarmado el Ejército Rojo, han alcanzado las tropas nacionales sus últimos objetivos militares. La guerra ha terminado.

Este fue el último parte de guerra emitido el 1 de abril de 1939, hace hoy ochenta años.  Después no llegó la paz, sino la represión, el exilio y el silencio.  Queremos recuperar hoy una de las entradas más visitadas de nuestro MILHOJAS: la reflexión sobre LA VOZ DORMIDA, de Dulce Chacón.  Una novela imprescindible que recupera las voces dormidas de tantas personas que vivieron, dentro o fuera de España, en las cárceles, en el exilio, en el silencio amedrentado de sus casas, las décadas siguientes a nuestra guerra civil. Sigue leyendo

Día de la poesía. A Carmen Castellote.

Imagen del blog de la cadena SER

MILHOJAS quiere, en el día de la poesía, dedicar su entrada a una poeta en el exilio, Carmen Castellote, quien junto a otros/otras  poetas, cineastas, filósofos, músicos, tuvieron que exiliarse a causa de la guerra y de la falta de libertad que el franquismo impuso a nuestro país durante décadas.  Recordemos que los que se exiliaron fueron quienes defendieron los principios de la libertad y la democracia. Renovemos hoy la primavera y mientras suena una pieza de Bach, leamos este poema, este trocito de lo que somos. Recuperemos la memoria de quienes intentaron ser silenciados.  No los olvidemos.

“LA GUERRA Y YO”

“Caminos, kilómetros de tiempo,
nada puede apartarme de la guerra,
de sus muertos escondidos en mi infancia.

Y la vida nada sabe de este hoyo,
abierto aquí, en mi corazón.
Beben tierra los ríos como antes,
las estrellas se persiguen en el mar,
el monte se hace altar para la nieve
y el sol deja que la sombra juegue contra el árbol.

Todavía los niños juegan a la guerra
y la flor es asombro y soledad.

Es tarde y quiero dormir,
pero la noche está llena de muertos.

Iza el miedo sus alas nocturnas.

¿Acaso es la guerra?
Quiero ser manos, muchas manos,
para matar la obscuridad.

Un rocío de luz entra en mi mañana.

Los árboles se embriagan de aurora,
los hombres cruzan el pasto húmedo de la noche,
madrugan los caminos, bosteza la calle.

Una mujer quiere barrer el nuevo día
con su vieja escoba,
y en la orilla de un colegio dos niños luchan
mientras los otros ríen.

Ya nadie habla de la guerra.

¿Qué hago con los muertos?”

Esta página del Instituto Cervantes te ayudará a saber más. Y en  El mar y sus exilios, encontrarás una antología de mujeres poetas españolas en el exilio.