QUIÉNES SOMOS

foto biblio - copia

Cuando las circunstancias muestran de modo tan contundente hasta qué punto es indispensable luchar por lo que uno cree, por hacer valer sus razones, por no ocultarse, por lograr lo mejor de sí mismo, por una sociedad, por un mundo más libre y más justo, no son arengas lo que más se precisa. Ni reprimendas. En ello se juega uno su propia suerte y, aún más, el sentido de cuanto es y de cuanto hace. Tal vez, en todo caso, lo que sí se requiere es encontrar y compartir fuerzas y motivos, y sentir la complicidad y la compañía para una labor que, siendo personal, es asimismo colectiva”  (Ángel Gabilondo, Catedrático de Metafísica, Universidad Complutense de Madrid).

Para conseguir la biblioteca que soñábamos y por la que seguimos trabajando, necesitamos la compañía de todos los que hemos sido y somos, también de los que seremos.  En la foto: Esther Guillén, Raquel Martínez, Ana Buñola, Paz Hernández, Fernando Herrero, Inmaculada Magallón, Mª Jesús Picot, Inés Ojeda, Elena Lozano, Mamen Sarasa, Montse Alegre, Carmen Jiménez, Carmen Vela y José Calvo, todos profesores del IES Félix de Azara, de Zaragoza.  También Chus Juste, bibliotecaria de Zuera (que nos dio el primer empujón para empezar a expurgar y ordenar la biblioteca) y Belén Sanz, del PIEE del instituto.

Pero faltan algunos profesores que trabajan en el instituto y no pudieron acudir a la convocatoria de la foto (Teresa Puig, Juana Gil, Ana Lóbez), y otros que trabajaron, que dedicaron su tiempo y su esfuerzo a esta biblioteca los últimos cuatro años -a menudo mucho más allá de su horario de trabajo-, y a los que echamos de menos (Emerenciana Pastor, Sonia Buendía, Silvia Ferrer, Mª Jesús Bernad, Mª Jesús Cruz, Miguel Orduña). Falta igualmente Elena Vela Aylón, bibliotecaria siempre sonriente y dispuesta, que nos ha asesorado dos cursos y que nos echa una mano cuando nos desesperamos con el ABIES, lo cual ocurre a menudo.

A todos, gracias. Es una reconfortante labor poner la lectura al alcance de todos los alumnos de un centro escolar público:  nivela desigualdades sociales y económicas, pone al alcance de todos el placer de leer y la posibilidad de ser más feliz, potencia el pensamiento crítico y la empatía.  Además acerca a las personas, crea lazos indestructibles, desafía al paso del tiempo que tiende a borrarlo todo. ¿Hay tarea mejor? Quizá desde un pequeño instituto de un barrio de una ciudad mediana de un país en crisis se puede empezar a cambiar el mundo.  Quién sabe.

(Este blog lo coordinan Mª Jesús Picot y Ana Buñola.)

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s