Archivo de la categoría: UN MUNDO EN MI CALLE

Proyecto de centro sobre interculturalidad.

DE BIBLIOTECA A BIBLIOTECA


Cómo imaginar que una conversación entre compañeros pueda involucrar a tantas personas en un instituto, cómo imaginar que esa conversación acabe siendo un viaje a la hamada, “el desierto de los desiertos”, un viaje fraternal entre bibliotecas.

Todo empezó cuando, charlando un recreo en la cafetería del instituto, mirábamos bailar suspendidas en el vestíbulo las fotos que nuestros alumnos habían hecho para el proyecto UN MUNDO EN MI CALLE. Qué vuelo más corto pudiendo tener alas para todo un año. ¿Y si hiciéramos con las doce mejores fotos un calendario, práctico pero hermoso, para retener en la retina la belleza de la mezcla cultural en la que nos reconocemos?

¿Y si fueran los alumnos de 3º ESO los que confeccionaran el calendario y luego lo vendieran a familias, profes y vecinos? ¿Y si con la venta de los calendarios nos lanzáramos a una empresa solidaria que tuviera que ver con libros y bibliotecas? De esta manera llegó hasta nosotros el Bubisher (que ya había protagonizado nuestro Día de la biblioteca), esa red de bibliotecas y bibliobuses en los campamentos de refugidos saharauis cerca de Tinduf (Argelia).

Y así, entre pregunta y pregunta, el corazón se nos fue volando a la wilaya de Dajla, y de allí nos trajimos el cuento El niño de luz de plata y con él nos llegó también un poco de la luz del Sáhara, que nos calentó en los fríos días invernales previos a la navidad.

Tenemos muchas carencias, lo sabemos, pero imaginación no nos falta.

(Para colaborar con el Proyecto Bubisher puedes comprar el libro El niño de luz de plata. Su precio íntegro revierte en este proyecto. Ah, y lo sentimos pero nuestros calendarios se han acabado.)

Anuncios

MIRAMOS EL MUNDO (un mundo en mi calle)

Como si nuestra ciudad fuera una imagen en miniatura del mundo, salimos a la calle y nos mezclamos con personas de otros países que viven y conviven con nosotros. No hace falta coger muchos aviones ni recorrer grandes distancias para conocer al otro.  Está ahí, al alcance de la mirada.  Y mirarnos es el primer paso para reconocernos.  Entrar en el instituto y mirar.  Salir a la calle y mirar.

Eso es lo que les pedimos a nuestros alumnos: que cogieran la cámara de su móvil y que salieran a la calle a mirarla, a mirarnos,  con los ojos de los que tienen la suerte de ver lo diferente y reconocerlo como propio.  Que buscaran la belleza en la interculturalidad que nos rodea, en Zaragoza, nuestra ciudad, la que fue ejemplo durante siglos de mezcolanza y diversidad y que tiene ahora empadronadas personas de 141 nacionalidades distintas.

Y nuestros alumnos, convertidos en fotógrafos por un día, salieron a la calle para mirar con otros ojos los lugares por los que van y vienen.  Con sus cámaras han detenido el tiempo y han recogido pequeños tesoros de la vida cotidiana, instantáneas que tienen el valor de lo fugaz: esa vida próxima entreverada de diversidad que colorea nuestros barrios y enriquece nuestro instituto.

Con todas esas fotos estamos trabajando en las clases y diseñando algún que otro proyecto solidario.  En el vídeo que inicia esta entrada podéis ver una selección de las sesenta mejores imágenes, que ya están colgadas en la entrada del centro.  Bienvenidos a estas calles en las que, si sabemos mirar, encontraremos el mundo.

(MIRAMOS EL MUNDO es la primera parte del proyecto UN MUNDO EN MI CALLE, que estamos desarrollando desde la biblioteca del IES Félix de Azara.)

UN MUNDO EN MI CALLE

En mi ciudad hay un barrio.  En ese barrio, una calle.  Y en esa calle, todo un mundo.  Nos asomamos a las calles de nuestro barrio, las Delicias; de nuestra ciudad, Zaragoza, y vemos multitud de miradas, rasgos y gestos de otros barrios de otras ciudades de otros países.

La diversidad cultural nos enriquece y nos hace múltiples, nos acerca aquí lo diferente y nos arrastra un poco allá.  Todos juntos construimos ciudad, construimos barrio, construimos calle y construimos instituto.

Este proyecto, UN MUNDO EN MI CALLE,  pretende acercarnos a la interculturalidad en Zaragoza a través de la mirada (primer trimestre: MIRAMOS EL MUNDO), de la palabra (segundo trimestre: ESCUCHAMOS EL MUNDO) y del resto de los sentidos (tercer trimestre: CELEBRAMOS EL MUNDO).  Las entradas vinculadas a este proyecto las iremos archivando en el menú desplegable TODOS A UNA.