Archivo de la categoría: LEE Y CUÉNTAME

Recomendaciones de libros leídos por alumnos y profesores

EL SENTIDO DE UN FINAL / THE SENSE OF AN ENDING, de Julian Barnes

Maquetaci—n 1

“You still don’t get it, you never did and you never will”

Si pensamos en la posibilidad de que algún día alguien nos dirigiese  estas palabras, el desconcierto y el desasosiego estarían servidos. Más si cabe, si en un momento en el que intentamos hacer balance de nuestra vida, las pronuncia una persona que fue importante para nosotros.

La novela recorre los años que Tom Webster, Adrián y sus otros dos amigos pasaron juntos en el instituto, sus primeras experiencias vitales. El suicidio de un compañero de clase, su pasión por algunas materias, sus anodinas vidas familiares y la irrupción del amor. Tom conoce a Verónica, inteligente y extraña, no podrá llegar a amarla pero tampoco podrá olvidarla. Ella se unirá a Adrián y Tom a otra mujer, a otra familia. Y cuando las vidas de ambos ya transcurrían por vías diferentes, el suicidio de Adrián lo cambiará todo.

Algunos seres humanos se limitan a “dejarse vivir”, otros, además de vivir, van tomando conciencia de los actos, situaciones y relaciones que protagonizan. Tom es de los primeros. Al menos, hasta que llega a su jubilación y su vida comienza a hacerse más reflexiva. La memoria y el tiempo son grandes aliados en esto de hacer balance, y Tom, afortunadamente o no, los tiene.  Solamente hacía falta un desencadenante que llega en forma de notificación de un abogado. Había heredado de la madre de su primera novia, Verónica, 500 libras y el diario de Adrián, su mejor amigo de juventud. El lúcido y brillante Adrián.

Pasarán los años y las palabras de Verónica seguirán resonando: “You still don’t get it, you never didn’t and you never will”. Tom se había limitado a dejar pasar la vida, deslizándose hacia una soledad confortable, consentida. Pero el desafío que supone que Verónica le sentencie a ignorar la clave que necesita para recomponer pasajes esenciales de su vida, le empuja a intentar encajar piezas y a actuar como nunca imaginó.

Cada vez más expectantes, acompañamos al protagonista de la novela a lo largo de este proceso. Sin proponérnoslo, nos vemos meditando con él sobre lo que supone envejecer, sobre el papel que va desempeñando la memoria, sobre el remordimiento. Y terminamos comprendiendo que lo que recordamos no recoge lo que ha permanecido oculto o silenciado a lo largo de nuestra vida, eso que, precisamente, es lo que necesitamos encontrar.

Lo iremos descubriendo los lectores, con una mezcla rara de misterio e inquietud. A la vez que asentimos con Tom que nunca sabremos hasta qué punto la memoria nos es fiel cuando, tarde o temprano, de mejor o peor gana, una fuerza superior a nosotros nos empuja a dar sentido a nuestro final.

How often do we tell our own life story? How often do we adjust, embellish, make sly cuts? And the longer life goes on, the fewer are those around to challenge our account, to remind us that our life is not our life, merely the story we have told about our life. Told to others, but – mainly – to ourselves.” P 95

Anuncios

LA CASA

Imagen de la web de ediciones Astiberri

De la casa sale un hombre viejo, y Paco Roca secuencia este momento para que lo veamos, casi a tiempo a real. Es la primera página de este emocionante cómic, un libro que nos cuenta una historia familiar, íntima, a la vez que universal. Antes o después, es cuestión de tiempo, los padres se van, cierran la puerta sabiendo a su manera que no volverán. Y nosotros, los hijos, volvemos a la casa, nos damos de bruces con recuerdos que teníamos en las esquinas más escondidas de nuestra memoria, se ponen a funcionar sentimientos y emociones que se nos habían eclipsado. El tiempo empieza a juguetear con nuestro pasado.

La casa es un chalecito que Antonio, el padre de Vicente, José y Carla construyó con sus manos y la ayuda de sus hijos, invirtiendo los pocos ahorros que el trabajo de chófer le había permitido conservar. Desde que enviudó, una vez jubilado, se dedicó a poner a punto cada rincón. Por eso, en esta casa, todo lleva una huella, el garaje, el huerto, la piscina, la ventana del salón, la pérgola, y nada está terminado del todo.

Después de un año cerrada, abandonada a su suerte, los hijos deciden adecentarla en lo posible, pues la quieren poner en venta. Uno a uno van llegando, con su su pasado, sus problemas, sus sueños. Primero José el escritor, quien, a pesar de no ser un manitas, encuentra en el huerto de su padre la tranquilidad y la faena que saca lo mejor de sí mismo. Después llega Vicente, el mayor, quien esconde tras su constante refunfuñar a un hombre entrañable que todavía añora la infancia, esa que también escapa a galope de su hijo adolescente.  Finalmente llega Carla con su marido y su niña pequeña, y mientras ayuda en todo, la casa vuelve a llenar su mente de recuerdos entrañables. Juntos, felices de compartir el momento, se pondrán a levantar la pérgola que su padre había soñado y que sólo se quedó en deseo, pues no pudo contar con la ayuda de sus hijos quienes ya no querían ir a la casa. El tiempo también había pasado para aquellos niños.

Sin embargo, el punto de vista que completa esta historia es el que nos cuenta Manolo, el vecino y amigo de Antonio. Las relaciones que vivimos con amigos, vecinos, también dicen mucho de nosotros mismos, quizá sea ésta la razón por la que en las últimas páginas del cómic somos testigos de una charla entre ambos que contiene todo lo que faltaba para comprender mejor al hombre viejo del principio que salió de su casa.

Dice Fernando Marías en el Epílogo que el tema de la literatura, y probablemente de todo, sea el paso del tiempo. Pues bien, entre luces que van dando paso a las sombras y a las noches, Paco Roca logra con maestría emocionar, mientras transita por el tiempo, el de una vida, el de una estancia de pocos días, el de la historia que leemos, el de los personajes que se funde con el nuestro. Tiempo que La casa llena de sentido y valor.

 

EL LECTOR, de Bernhard Schlink

No podía faltar en nuestro MILHOJAS El lector, de Bernhard Schlink, que en realidad casi no es un libro, sino  una red que nos atrapa y nos arrastra.  Que no nos deja indemnes.  Que nos deja tiritando. Que nos cuestiona. Por eso es un libro de oferta obligada para bachillerato.  Porque siempre obra la magia de consolidar un nuevo buen lector.

David Baldovín, de 1º de Bachillerato, nos deja aquí sus reflexiones sobre esta novela.  Una vez más, El lector ha establecido un diálogo con otro lector:

Adoro los libros en los que cabe un hueco para ti, en los que te pierdes y te encuentras a la vez, los que establecen un vínculo entre el escritor, las palabras, y tú.  Esos libros que parecen calcar tu vida y profundizar en ti. El Lector es uno de esos libros.

Trata de buscar el difuso límite entre culpa y perdón, justicia y comprensión, inocencia y libertad, todo enfocado desde una historia de amor. Sin embargo, no es una historia de amor cualquiera.

El romance de Michael y Hanna es fruto de la casualidad que une dos rectas itinerantes. A veces chocan, cortan, se encuentran y separan, otras veces se unen en una sola línea, otras tantas son dos paralelas que parece que nunca colisionarán. Siempre acaban uniéndose. Por una parte, es un primer amor adolescente que estalla como una supernova, palpita y muere, pregunta y contesta, vuelve a preguntar. La otra parte, la de Hanna nunca quedó clara.

Siento que he entendido a la perfección el personaje de Hanna.  Es aquella persona que nunca sabes cómo va a actuar, es quien te atrae por algo que se superpone a lo físico, y quien, al marcharse, nunca dejas de pensar en cómo le habrá tratado la vida. Esa persona que es misterio e intriga, con quien la vida te une para resolver. Esa persona a quien te guardas en tu interior esperando que algún día crezca en ti.

Las tres partes del libro representan tres fases en la vida de Michael. Son tres fases en las que el amor cobra diferente forma. En la primera, este irrumpe con los esquemas del adolescente, hace replantearse la vida desde un punto que jamás había existido antes para él.   Hannah se convierte en una diosa, en una musa, en algo intocable, a quién tiene que agradecer por estar a su lado.

En la segunda parte, toca el semejante sentimiento de una forma más discreta; transformado ahora en mera curiosidad, en inquietud, se mezcla con la culpabilidad y la razón.  No obstante, en él sigue la llama adolescente que hace que el corazón arda en preocupación y bombee toda la sangre de su cuerpo en una simple palabra jurídica. Finalmente, la última parte del libro, coge ese corazón hiperactivo y lo erradica por completo. Relata los hechos como si la pasión no existiera, como si amor significase compromiso.

De esta forma, podemos decir que El Lector recoge todos los aspectos y transformaciones que sufre el papel del amor a lo largo de la vida, como una cascada inagotable cuya agua va escaseando a lo largo del tiempo. Aquí es donde nace el debate sobre si realmente es así, si estamos predestinados a arder y apagarnos, o si esto es a causa de un romance fatídico, de desaprovechar y girar la cara ante las oportunidades.

El amor es lo que sustenta nuestra vida, lo que funciona de plantilla, hace de esquema y engranaje y, es por eso, por lo que El Lector me ha gustado tanto, porque ha sabido describirlo, tanto su esencia pura, como los choques que tiene ante la ética y la culpa.

En resumen, es un libro que te empuja y te hace vacilar; Después de leerlo, te obliga a mirar al frente y te hace sentir como un funambulista con los pies en el suelo.

impactante EL ENCAJE ROTO

EL ENCAJE ROTO en una palabra (nube elaborada a partir de las respuestas del grupo 1º Bto C)

Espectaculares,  actuales, feministas, intrigantes, duros, sombríos, reflexivos, revolucionarios,  alucinantes…  son algunos de los adjetivos con los que nuestro alumnado de 1º de Bachillerato ha calificado los cuentos de El encaje roto, de Emilia Pardo Bazán.  Pero el adjetivo más repetido ha sido impactantes.  Y es que no hay duda de que los 35 relatos de doña Emilia que conforman la Antología de relatos de violencia contra las mujeres y que ha publicado la editorial Contraseña, reflejan una realidad injusta y dolorosa de la época de la novelista y de la nuestra.

Portada de El encaje roto, con ilustración de Elisa Arguilé.

Las palabras, los detalles y la crudeza propia del Realismo y del Naturalismo han resonado en nuestras aulas con un impacto atronador.  Leemos,  y línea tras línea se despliegan cientos de detalles estremecedores.  Pequeños gestos, miradas y silencios dibujan todo un universo que nos revela cómo eran las mujeres del XIX y cuánto de ellas queda en nosotras:

Fíjate en Antonia (El indulto), sentada en una silleta junto al fogón, pensativa, y observa cómo se encoge de hombros en un gesto entre la desesperanza y la resignación. Escucha el silencio de Ildara (Las medias rojas), que aprieta los dientes para no gritar de dolor mientras con las manos se protege inútilmente la cara de la paliza que le está dando su padre y que la dejará esclavizada a su lado el resto de su vida.  Siente sobre tu sien -que es la sien de Florael metálico frío de un círculo de hierro, y comprende,  a la vez que ella y con un miedo atroz, que un revólver te amenaza por nada (El revólver).  Nota el temblor en las manos de Martina cuando deja encima de la mesa el guiso que les ha de servir de cena a ella y a su marido, a ver si hoy, por fin, le gusta, y no le da una paliza (Los huevos arrefalfados). Y vislumbra el gesto de horror profundo de Micaelita, caminando ya hacia el altar, ese gesto  que -cubierto por el encaje del velo de novia- solo tú, lector, lectora, puedes observar (El encaje roto).

Nos hemos referido a El revólver,  Los huevos arrefalfados, El encaje roto, Las medias rojas y El indulto, los cinco relatos que –en este orden- nuestros alumnos han nombrado como sus preferidos.  ¿Las razones?  Podemos adivinar que el final inesperado y estremecedor de El revólver, que nos hace reflexionar sobre el miedo y la dominación, tiene mucho que ver en sus preferencias.  El sinsentido de la violencia se plasma especialmente en Los huevos arrefalfados, donde se hace evidente que cualquier excusa es válida para quien quiere ser violento.  Las medias rojas nos aterroriza porque la violencia es ejercida por el padre, quien supuestamente debe proteger y amar; y porque la excusa para ejercerla es tan cercana a una adolescente como la elección de una bonita prenda de ropa. En El indulto escandaliza una justicia machista y partidista que deja indefensas a las mujeres.  Y ese final esperanzador y victorioso de El encaje roto, que parece que con una sola palabra, NO,  nos redime del dolor de tantas páginas.

Hemos nombrado cinco relatos.  Esta antología recoge otros treinta más: las historias de Dolores, Maripepiña, Cecilia, Lucía, Leliña, Elisa, Remigia… pero también leemos entre líneas los nombres de Rebeca, Leonor, Rosa, Kelly, Daría, Sheyla, Estrella, Gloria, María Jesús, María, Shylvia… y tantas otras que han muerto (este 2019, sí, pero han sido tantas, tantos años), víctimas de la violencia contra las mujeres  (en nuestro país o en cualquier otro).

Imaginemos ahora, le hemos dicho a nuestros alumnos, que Doña Emilia entra por la puerta, con sus ropas del siglo XIX, su mirada penetrante y su ironía impenitente.  Aquí y ahora, en mitad de la clase de lengua.  Aprovechad, ¿qué le diríais?  En la imagen que está a continuación aparecen algunas de las respuestas.  Una en especial nos ha llamado la atención:  “Gracias por no dejarte intimidar”.

¿QUÉ LE DIRÍAS A DOÑA EMILIA? Nube elaborada a partir de las respuestas del grupo 1º Bto C.

CAUTIVO Y DESARMADO

En el día de hoy, cautivo y desarmado el Ejército Rojo, han alcanzado las tropas nacionales sus últimos objetivos militares. La guerra ha terminado.

Este fue el último parte de guerra emitido el 1 de abril de 1939, hace hoy ochenta años.  Después no llegó la paz, sino la represión, el exilio y el silencio.  Queremos recuperar hoy una de las entradas más visitadas de nuestro MILHOJAS: la reflexión sobre LA VOZ DORMIDA, de Dulce Chacón.  Una novela imprescindible que recupera las voces dormidas de tantas personas que vivieron, dentro o fuera de España, en las cárceles, en el exilio, en el silencio amedrentado de sus casas, las décadas siguientes a nuestra guerra civil. Sigue leyendo

UNA FLOR, de Yuriko Miyamoto. Ed.Satori 2017.

Imagen de MILHOJAS

El trazo artístico de una lucha.

La literatura japonesa suele hacernos vibrar de manera exquisita, íntima, desnuda de artificio. Como Kobayashi, Yukiro Miyamoto escribe desde una tradición poco conocida, que manifiesta la fuerza que el feminismo y marxismo llegaron a adquirir en algunos escritores del Japón de la primera mitad del S.XX.

Una flor es un libro que combina la sensibilidad de la cultura japonesa con la amargura de la represión política, ideológica y policial de aquellos que extendieron  ideales de igualdad y justicia social en aquel país. No Sigue leyendo

LA HAZAÑA SECRETA, de Ismael Grasa. Ed, Turner Minor, 2018.

Imagen del blog de José Luis Rico

Existe lo que hace uno a lo largo de un día. Son cosas que están a la vista, sonidos a los que damos lugar y objetos que movemos con las manos. Esa superficie es nuestra dimensión. No se debe esperar la revelación de un ultramundo, porque lo hondo es el café que hemos preparado, la manera de despedirnos al salir de casa”. P.47

Cabe en un bolsillo de nuestro abrigo y, a pesar de su ligereza, es un libro de peso. Quizá las piedras redondeadas que muestra su portada son una señal de la entidad sólida que nos espera en sus páginas. Sigue leyendo

LA RIDÍCULA IDEA DE NO VOLVER A VERTE, de Rosa Montero

Afortunadamente la literatura no solo es ficción y entretenimiento.  Hay libros que entretejen sólidos lazos  entre autor y lector y nos acercan a los universales del sentimiento.  Algunas veces  ocurre que a partir de las emociones ajenas entendemos mejor las nuestras.  Por eso la lectura debería ser imprescindible siempre, pero sobre todo en la adolescencia.  Esto es lo que ocurre con La ridícula idea de no volver a verte, de Rosa MonteroDAVID BALDOVÍN, de 1º de Bachillerato, la ha leído y nos presenta así sus reflexiones. Sigue leyendo

UN HIJO, de Alejandro Palomas (LEER JUNTOS)

Reunión del grupo de Leer juntos. Foto: Milhojas

El lunes 21 de noviembre, día de fuerte viento del noroeste, nos reunimos el grupo de LEER JUNTOS con la peculiar mirada de Mary Poppins sobrevolando la biblioteca. Hemos leído y comentado UN HIJO, de Alejandro Palomas. La historia de Guille, ese niño que quiere ser Mary Poppins, nos ha conmovido y nos ha vuelto a convencer, como ya lo hiciera El grito de la grulla, de Samuel Alonso, de que existen libros imprescindibles que podemos leer alumnos/as, madres y profes juntos, y que la lectura compartida tiene el valor añadido de la complicidad. Sigue leyendo

DONDE LOS ÁRBOLES CANTAN, de Laura Gallego

LAURA GALLEGO es un valor seguro para invitar a nuestros alumnos a leer.  CLARA COSTEA, de 3º ESO,  ha leído Donde los árboles cantan y nos deja esta reseña tan chula.

Con un simple título puedes atraer a un lector, pero no conseguir que se lea por completo un libro, sin embargo, en cuanto leí el título “Donde los árboles cantan” me dije “este es mi libro”. Y tengo que decir que no me equivoqué en absoluto. Esta novela te hace vivir muchas emociones y sensaciones por minuto y no deja de sorprenderte. Sigue leyendo

REENCUENTRO, de Fred Uhlman

Las manías de los lectores son peculiares e intransferibles.  Por ejemplo: entretenerse en librerías en busca de novelas muy cortas y a ser posible baratas, cien páginas como mucho, que pesen poco y puedan leerse de un tirón en caso de necesidad y aborrecimiento del móvil.

Tener siempre alguna de esas novelas a mano saca de apuros cuando la atención flojea y la crisis lectora acecha.  Y a veces, se encuentran joyas como El nadador en el mar secreto, de William Kotzwinkle; Los diarios de Adán y Eva, de Mark Twein; Mendel el de los libros, de Stephen Zweig o Sobre el amor y la muerte, de Patrick Süskind.  Hoy, en una mañana invernal y silenciosa,  le toca el turno a Reencuentro, de Fred Uhlman (en Tusquets, colección Maxi). Sigue leyendo

MEMORIAS DE LA TIERRA, de Miguel Brieva. Por la alumna Leire Insausti.

MILHOJAS os recuerda que un buen plan para este fin de semana es visitar el XVII Salón del Cómic de Zaragoza, en la sala multiusos del auditorio de nuestra ciudad. Y qué mejor manera que invitaros a leer un cómic como Memorias de la tierra, de Miguel Brieva. (Reservoir Gráfica.2015)

Este cómic es un frenazo en seco ante la huida hacia adelante que los seres humanos emprendimos cuando dejamos de pensar en algo que no fuera el propio “yo”. Sólo mi riqueza y mi bienestar importan, indiferencia, en el mejor de los casos, para los otros y para el planeta. Así nos ve este extraterrestre que vuelve a visitarnos para saber cómo nos ha ido después de millones de años de evolución. Al ver lo que hemos llamado “civilización” y “progeso” a través de sus ojos, comprendemos la inevitable necesidad de parar, de volver a replantearnos de nuevo nuestra exitencia en la tierra y no perder la esperanza.

Nuestra alumna Leire Insausti de 1º BTO A nos cuenta sus reflexiones, a partir de las “Instrucciones para habitar este mundo” que leemos como despedida al final del libro.

Foto de MILHOJAS

Sigue leyendo

LA CELESTINA: un mundo no tan ajeno

El actor José Luis Gómez caracterizado de La Celestina. Imagen tomada de elpais.com

Cuando nuestros alumnos/as descubren que vamos a leer La Celestina en clase, hablamos de bachillerato y en versión adaptada, generalmente empiezan a tener sudores fríos. Y sin embargo, adentrarse en el mundo de La Celestina es una aventura sorprendente. Fernando de Rojas nos presenta el final de un mundo, el medieval, y el principio de otro, el renacentista, con una mezcla de amargura y humor que no nos puede dejar indiferente. Profundo conocedor de la esencia humana, nos presenta un mundo corrupto, decadente, donde todos, absolutamente todos los personajes, son víctimas de sus pasiones y sus deseos. Sigue leyendo

LA GLORIETA DE LOS FUGITIVOS, de JOSÉ MARÍA MERINO

La alumna NOELIA LAFUENTE, de 1º BTO C, nos deja una deliciosa reseña de La glorieta de los fugitivos, de José María Merino.  Si no tienes el libro a mano, consíguelo pronto, porque después de leer las reflexiones de Noelia necesitarás leerlo YA.

“El buen microrrelato debe moverse con mucha rapidez mientras permanece inmóvil.” (p.218)

Sigue leyendo

EL CUENTAHÍLOS en MÚSICAS POSIBLES es Samuel Alonso Omeñaca

                          Fotografía del facebook de Samuel Alonso Omeñaca

El día que Samuel Alonso Omeñaca trajo su taller poético a nuestro instituto, cambió muestra aproximación a la poesía. Los versos empezaron a brotar de nuestros bolígrafos como la música del arco de un chelo. Este curso vuelve a estar entre nosotros como autor del primer libro que hemos elegido para disfrutar de la lectura alumnas/os, familias y profesores/as en el programa “Leer Juntos”, El grito de la grulla. Sigue leyendo