LAS REGLAS DEL JUEGO

La alumna Andrea Tejedor Culebras de 1º de Bachillerato nos cuenta su experiencia de la performance filosófica “Las reglas del juego”, organizada por los profesores Laura Linares y Juan Casbas . Gracias Andrea.

Imagen de la Sociedad Aragonesa de Filosofía

 

 

 

 

 

 

Nos reunimos otro jueves más en el café filosófico en La Bóveda del Albergue, el último del curso, y no por eso iba a ser menos. Ya nos habían avisado de que  iba a ser una performance filosófica pero para nada nos esperábamos lo que nos íbamos a encontrar. En parte, una performance es una obra en la que el autor implica al público en la creación artística. Muchas de estas experiencias son críticas pero ya nos habían avisado de que una performance filosófica era algo diferente, por lo que no sabíamos muy bien a lo que nos enfrentábamos.

El título era “Las reglas de juego”, de modo que, si habíamos entrado por la puerta, era porque las aceptábamos y debíamos respetarlas. Entonces empezaron a enumerar las extrañas reglas que teníamos que asumir. La primera, una vez que entrábamos por la puerta ya no podíamos salir. Segunda, dejar todas nuestras pertenencias al fondo de la sala de la bóveda, móviles, mochilas, chaquetas…. Tercera y principal, no se permitía cruzar una línea roja pintada en el suelo, salvo con condiciones. Teníamos que dividirnos en dos grupos con el mismo número de personas y en cada grupo todas las decisiones habrían de tomarse por unanimidad, la mayoría no era suficiente. Si uno se negaba, el grupo no podría pasar.

Bien, hasta aquí más o menos la situación era tolerable, pero cuando nos dijeron las condiciones que debíamos cumplir, nos escandalizamos. Nos estaban pidiendo que eligiéramos entre dos opciones; desnudarnos digitalmente dando todas nuestras claves de  correos, móviles y redes sociales o desnudarnos en aquella sala quedándonos todos en ropa interior. Ninguna de las dos opciones parecía motivarnos mucho, bueno, pensábamos que era una especie de broma, pero la cara seria de los profesores logró que asumiéramos la elección como inevitable. Unos a favor del desnudo digital y otros a favor del desnudo “analógico”.

Tras los primeros momentos de desconcierto e intentos para poder escaquearnos, vimos que era imposible. La única posibilidad de evitar la elección y cruzar la línea era pagar veinte euros. Pero, cómo le explico yo a mi madre que me he gastado veinte euros de esa manera. Según iba pasando el tiempo, empezaron a dar argumentos cada vez más interesantes para justificar que una opción podía ser mejor que la otra. Como la unanimidad no se producía y el debate se intensificaba, un grupo de “revolucionarias” justificaron su desacuerdo con la situación generada. ¿Era justo que pagando 20 euros pudiéramos evitar cualquiera de los dos desnudos y cruzar la línea hacia nuestro bienestar? Finalmente, siguiendo su iniciativa, pasamos al otro lado de la línea sin pagar un céntimo.

Nos sentamos a debatir sobre cómo nos habíamos sentido, a comentar nuestras experiencias y opiniones. Empezamos a comprender. Los profesores nos habían convertido en la performance, porque nuestra vida, en gran medida, también lo es. Estamos sometidos a un sistema que no hemos elegido, a unas normas que buenas, o menos buenas, no solemos cuestionar. Nos resignamos ante opciones impuestas por otros. Incluso aceptamos la impunidad del que más tiene, pudiendo llegar a estar por encima de la ley. Comprendimos que no hay revolución ni cambio si es para permanecer en el sistema.
En conclusión, su intención fue inquietarnos, asombrarnos y hacernos comprender que la línea roja no existía, la línea era imaginaria, porque cuando nos dicen que hay una línea, nos lo creemos.

Andrea Tejedor Culebras

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s