LA RIDÍCULA IDEA DE NO VOLVER A VERTE, de Rosa Montero

Afortunadamente la literatura no solo es ficción y entretenimiento.  Hay libros que entretejen sólidos lazos  entre autor y lector y nos acercan a los universales del sentimiento.  Algunas veces  ocurre que a partir de las emociones ajenas entendemos mejor las nuestras.  Por eso la lectura debería ser imprescindible siempre, pero sobre todo en la adolescencia.  Esto es lo que ocurre con La ridícula idea de no volver a verte, de Rosa MonteroDAVID BALDOVÍN, de 1º de Bachillerato, la ha leído y nos presenta así sus reflexiones.

“Rosa Montero nos conduce por todos los sentimientos que encierra la vida de Marie Curie y nos invita a la reflexión sobre lo que es realmente la existencia, qué papel juega el dolor en ella, qué es la muerte, esa alejada realidad que estamos convencidos de que nunca llamará a nuestra puerta. Trata muchos de los aspectos más abstractos, complejos, e inexpresables de lo que llamamos vida. Y lo hace a partir de una recopilación de diarios de Marie Curie, la famosa científica,  con experiencias de su vida personal.

No solo narra su Nobel, sino todo lo que hay antes y después de él. Analiza la Manya que se esconde detrás de Marie, la institutriz que no llega fin de mes, la estudiante que apenas come, la enamorada de un hombre que la muerte le arrebató, la fría y seca científica que monta en bici, la madre de dos niñas, la trabajadora incansable, la ladrona de matrimonios, una mujer en un mundo de hombres. Todas ellas descubrieron el radio.  Su vida gira alrededor del sufrimiento, y como eje principal se cita la muerte de su marido.

Parece que el libro esté escrito solo para ti. Contemplas cómo la vida de Marie Curie, la de Rosa Montero y la tuya comparten muchas similitudes, muchos sentimientos que hasta que no lees el libro, no te paras a analizar. La conclusión es que todos llegamos a lo mismo. Es obvio que no todo el mundo  gana dos premios Nobel, rompe una barrera machista y muere a causa de la radiación, , pero a la hora de la verdad, todos nos entendemos al hablar de humanidad. Todos hemos sufrido alguna pérdida. Ahí es donde encajamos.

Me ha encantado conocer la parte que no se cuenta sobre Marie Curie, y, lo más placentero del libro y por lo que lo considero más necesario, que analice la vida desde una perspectiva totalmente efímera: lo trata como algo que gira, empieza, y termina. Trata todas las vueltas que da la vida, desde la niñez a la vejez, y también cuenta la vida que dan esas vueltas.

Y de esta forma, Rosa Montero nos hace plantearnos, la ridícula idea de no volver a verte.”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s