LA GLORIETA DE LOS FUGITIVOS, de JOSÉ MARÍA MERINO

La alumna NOELIA LAFUENTE, de 1º BTO C, nos deja una deliciosa reseña de La glorieta de los fugitivos, de José María Merino.  Si no tienes el libro a mano, consíguelo pronto, porque después de leer las reflexiones de Noelia necesitarás leerlo YA.

“El buen microrrelato debe moverse con mucha rapidez mientras permanece inmóvil.” (p.218)

Me crucé con La glorieta de los fugitivos, de José María Merino, por casualidad. ¿Qué podría leer alguien que nunca lee? Al principio pensé que sería demasiado y que finalmente acabaría desatendiendo su lectura, lo que me sucede habitualmente… pero esta vez he logrado sorprenderme. Atrapada y cautivada, como si una fuerza invisible o quizá simple curiosidad me obligase a pasar de página, concluí el libro casi sin ser consciente de ello.

Me ha parecido un libro fluido y dinámico, que invita a leer y en ocasiones a releer sus palabras para exprimir sus significados al máximo. Se divide en una primera parte donde podemos encontrar microrrelatos extraídos de obras del autor como: Días imaginarios y Cuentos del libro de la noche, y una segunda que recoge veinticinco breves textos sacados de La glorieta en miniatura.

 Los “nanocuentos” cabalgan entre lo fantástico y lo ambiguo. Tienen cierto aire de misterio y suspense que despiertan inquietud y confusión (Cuento de verano, Las cuatro, Viajero aparente, Memoria confusa). Los hay que dejan sabor agridulce (Micronovela), transmiten vacío (Viento), derraman nostalgia (Los días robados, Cuento de otoño) y murmuran recuerdos (Caracola). Con algunos se sienten escalofríos al sugerir sombras, reflejos, apariciones o aludir a la muerte (Portazgo, Las cinco, Después del accidente, Rebajas).

Entre sus hojas se esconden asesinos (Usted no sabe con quién está hablando), se despiden condenados (El despertar), aparecen suicidios (Cuerpo rebelde) y rupturas (Divorcio, Revelación). De vez en cuando provocan sonrisas (Carrusel aéreo) e incitan a reflexionar (Virus).

Otros muestran la crueldad del ser humano: De vacas cuerdas es un ejemplo de ello. Sin duda es uno de los relatos que más me ha marcado, ya que en él conseguimos apreciar la injusticia del orden del universo y nos sitúa en la piel de las desafortunadas.

“Una de las vacas exclamó:

-¡Cómo me gustaría sentarme ahí y tomar un refresco con patatas fritas!- La otra, tras un instante, suspiró y dijo:

-¡Qué seres humanos tan adecuados seríamos nosotras!” (p.40)

En la segunda parte, Merino nos traslada a un Jardín Literario, junto al profesor Souto, donde descubrimos los orígenes de los minicuentos. Saprófitos que se alimentan de la memoria del lector, simbiontes e incluso carnívoros…

“Los mejores microrrelatos son los que toman tanto como dan.” (p.211)

 Un libro perfecto para todo aquel dispuesto a posponer sus quehaceres y adentrarse en una tarde de sofá, manta y chocolate caliente, mientras se deja llevar por el entrañable mundo de fantasía que guardan los microrrelatos de Merino.

“Un minicuento podría brotar de este mismo texto, si es que no ha brotado ya.” (p.213)

Una respuesta a “LA GLORIETA DE LOS FUGITIVOS, de JOSÉ MARÍA MERINO

  1. Estupenda reseña, Noelia. Enhorabuena.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s