EL LÁPIZ DEL CARPINTERO, de Manuel Rivas

Os invitamos a leer la novela El lápiz del carpintero, de Manuel Rivas.  MARÍA MOYA, de 2º de Bachillerato, nos la presenta:

“La verdad es que cuando te quedas mucho tiempo mirando, el cielo se ve poblado de más y más estrellas. Dicen que hay algunas que las vemos pero que ya no existen. Que tarda tanto en llegar la luz que, cuando llega a ti, ya están apagadas. Manda carajo. Ver lo que ya no existe.

A lo mejor todo es así.”

El lápiz del carpintero, novela publicada en 1989 y escrita por Manuel Rivas, es un crisol de historias, todas enredadas entre sí, historias de vidas marcadas por la turbulenta situación política que vivió nuestro país durante la Guerra Civil. Y todos esos relatos tienen un único hilo conductor: la historia del doctor Da Barca, al que seguimos desde su juventud y al que vemos crecer a través de diferentes personajes, en especial Herbal, un guardia civil que lo acompañará durante gran parte de la obra.

A pesar de estar ambientada en un acontecimiento histórico, no se trata de una novela sobre la guerra, ni mucho menos se parece a un libro de historia. Es una novela de amor, de lucha por los ideales y sobre todo de esperanza. Es, a pesar de ello, una historia triste, aunque tiene efímeras pinceladas de luz capaces de eclipsar toda la pena acumulada en sus páginas.

Todo comienza con un periodista, no muy interesado en política, pero sí en las personas, que entrevista a un exiliado que regresa a España con su mujer, ahora ya ancianos, y que en su tiempo fue un revolucionario. Estos son el doctor Da Barca y Marisa Malló.

En el siguiente capítulo la historia da un giro. Esta vez nos encontramos en un prostíbulo, donde Herbal, un señor entrado en años, le cuenta a una prostituta la historia de su vida durante la guerra. Ésta está estrechamente relacionada con la historia de Da Barca. A partir de entonces seguimos al doctor a través de todas sus penurias, y a su enamorada Marisa, intentando llegar hasta él a través de los muros.

Un pintor, con un lápiz de carpintero, que pintaba las ideas y que quería retratar las heridas invisibles de la existencia, un cantante que a las puertas de la muerte gritó a sus compañeros encarcelados que iba a tomar el cielo, y, sobre todo, un doctor, el doctor Da Barca, un médico brillante, un revolucionario con el don de la mecha prendida. Todos ellos personajes inolvidables de una novela que seguro no dejará a nadie indiferente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s