EL LECTOR DE JULIO VERNE, de Almudena Grandes

Portada de El lector de Julio Verne, en la editorial Tusquets,

EL LECTOR DE JULIO VERNE, de Almudena Grandes.  Editorial Tusquets. Colección Andandzas.   Reseña escrita por MARTA AGUILAR (1º Bachillerato)

“… aquella vida mala, sórdida, insana como un sótano húmedo y sin ventilar donde florecía el moho de un miedo perpetuo, un grumo polvoriento y gris, tan espeso como si fuera sólido, que taponaba su boca para que los secretos les horadaran por dentro, para que perforaran su garganta, su estómago, sus intestinos, porque las palabras que no se dicen hieren, golpean pinchan, queman, destruyen los tejidos del cuerpo y del espíritu.” (p. 219)

Oficialmente, la Guerra Civil acabó en 1939, sin embargo, este libro muestra que la guerra continuó, a través de la dura represión y de la resistencia armada del maquis. La acción transcurre en Fuensanta de Martos, un pequeño pueblo de Jaén, en 1947.  Nino es un niño de nueve años que vive con su familia en la casa cuartel del pueblo, ya que su padre es guardia civil. Un día llega al pueblo (tras la muerte de Cencerro, líder de la guerrilla) Pepe el Portugués, un hombre del que se hace muy amigo y que se convertirá en un referente para él. Desde el principio de la obra se proponen dos elementos de contraste, el monte y el llano, el primero es el escenario de operaciones de los guerrilleros y el segundo el marco de actuación de la arrolladora máquina de represión, la guardia civil.

En el pueblo se pueden distinguir dos mitades, los “rojos” y los que apoyan al régimen. Cada parte evita estar en contacto con la otra, debido al odio recíproco entre ambas. Los padres rojos tratan de que sus hijos no jueguen con los hijos de la guardia civil, ni siquiera se pueden tomar unos helados juntos.  También hay tabernas de la gente de izquierdas, conservadora y una zona “neutral”.

Nino es el hilo conductor que relaciona las distintas tramas. A través de él conocemos las torturas cometidas en el cuartel, las conspiraciones de algunos personajes, pequeños detalles que pueden dar la vuelta a la historia,… La verdad es que es un personaje inteligente, valiente y maduro (quizás demasiado), que a lo largo de la historia evoluciona hasta convertirse en una persona crítica, realista y que intenta que su vida sirva para algo.

La obra es, para las personas que no hemos vivido ni la guerra ni la dictadura, un fiel reflejo de la historia, mucho más que los libros del instituto, que sólo nos cuentan las batallas, y en el que el apartado de sociedad únicamente ocupa media página. Desgraciadamente, esa época da para mucho más que esa corta extensión, que apenas refleja los tormentos sufridos, el odio entre “vencedores” y “vencidos” (aunque en una guerra perdemos todos), las detenciones por ideología, las torturas,…

“No se puede vivir así, Antonino, así no se puede vivir, porque mañana es fiesta, pero pasado habrá que ir a la compra y me tocará hacer cola con las mujeres, con las madres,  con las hermanas de esos a los que les acabáis de romper todos los huesos…” p. 81

Una historia muy bonita de lectura fácil, que no se hace pesada, que tiene mucha humanidad (para lo bueno y para lo malo). Lo mejor de todo es que los personajes de Nino y de Pepe el Portugués están inspirados en personas reales, pero no os lo voy a contar yo, mejor que os lo cuente Almudena Grandes.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s