PRIMAVERA CON UNA ESQUINA ROTA, de Mario Benedetti

Portada de Primavera con una esquina rota en la editorial Alfaguara.

PRIMAVERA CON UNA ESQUINA ROTA, de Mario Benedetti.  Reseña escrita por MARÍA ALLER PENA (1º Bachillerato)

Quitar los escombros, dentro de lo posible; porque también habrá escombros que nadie podrá quitar del corazón y de la memoria.”

Primavera con una esquina rota es un testimonio doloroso y directo, dos visiones diferentes de una misma realidad – el Uruguay bajo la dictadura y el Uruguay del exilio- donde Benedetti apuesta por que la primavera, aunque mutilada, relevará por fin a un invierno que se anunciaba inacabable.

Mario Benedetti logrado un libro extremadamente humano con el que refleja el sufrimiento de la privación de libertad y del exilio desde la diferente perspectiva de cada uno de los protagonistas. Un sufrimiento real, el de los presos políticos, que se hace extensivo a todos aquellos que los rodean.

Hay una niña inocente y muy alocada, Beatriz, que no recuerda quién es su padre y no comprende qué hace en la cárcel si no hizo nada malo. Beatriz, con sólo nueve años, se cuestionará cuál es su país realmente, ¿el que la vio nacer o el que la ha visto crecer?, y con sus reflexiones un tanto amargas, pero inocentes y también un poco divertidas, nos muestra que incluso los más pequeños terminan pagando las consecuencias de la represión política.

Tenemos un padre que sufre y que se siente impotente por no poder hacer nada para ayudar a su hijo detenido, un hombre que intentará a su vez rehacer su vida en un país extraño empezando de cero.

Vivimos también el testimonio de una mujer, Gabriela, lejos de su casa, dolida y completamente rota por dentro desde que su marido fue encarcelado. Sufre por todos, por su hija que no puede ver a su padre, por su marido encerrado en una celda y, cómo no, por ella misma porque casi sin darse cuenta el exilio la va transformando en otra mujer. Es una mujer distinta, cambiada, que interioriza una enorme culpabilidad por no seguir sintiendo lo mismo por el que todavía sigue siendo su marido.

Está el amigo del prisionero, Rolando, fiel compañero que se libró de ir a la cárcel, que ayuda en lo que puede a la mujer y a la hija. Un auténtico Don Juan que acabará abriendo su corazón a la persona menos indicada, la mujer de su mejor amigo.

Por supuesto hay un protagonista de la historia, Santiago:  el hijo querido, el padre de familia, el esposo que cumple condena, que anhela volver a su vida de siempre, que vive con la esperanza de salir algún día de la cárcel, de volver a ver a sus seres queridos… Recluido, sintiendo cada minuto el sufrimiento desgarrador de vivir un interminable y frío invierno. Pero las flores de la primavera siempre acaban floreciendo.  Pasan cinco años, dos meses y cuatro días y nuestro protagonista puede volver a reunirse con sus seres queridos. Tal vez ya nada será igual…para nadie.

Creo que el exilio es la excusa de Benedetti para hablarnos del amor, del paso del tiempo, como añoranza y como olvido, y de las transformaciones que en las personas ejercen la distancia, la soledad, la tristeza, la culpa, el miedo…  ¿Pueden el tiempo y la distancia cambiar tanto lo que amamos?

El dolor, el amor, la justicia, la libertad, el compromiso, pero sobretodo la esperanza abundan en este libro. Está claro que las propias vivencias de Benedetti, y probablemente también las de personas próximas a él, son las que le otorgan tanta profundidad, tanta alma, a esta novela.

Todos vivimos ese momento en el que la primavera llega a nuestro largo invierno demostrando así que nada es para siempre y que, cuando aparece, tenemos que disfrutarla porque no todos los días renace de sus cenizas una nueva primavera. Una primavera con una esquina rota, eso sí… pero primavera al fin y al cabo.

“…la primavera es como un espejo pero el mío tiene una esquina rota/ era inevitable no iba a conservarse enterito después de este quinquenio más bien nutrido/ pero aun con una esquina rota el espejo sirve la primavera sirve.”

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s