UN MAL DÍA PARA NACER, de Courtnet Collins. Ed Lumen 2014 / The burial (Allen & Unwin)

Seguimos dando visibilidad a las mujeres. La reseña de este libro forma parte de nuestro proyecto: SIN ELLAS LA HISTORIA NO ESTÁ COMPLETA

Escapar. Escapar. Escapar.

portada editorial Lumen

portada editorial Lumen

Escapar. Esta mujer, Jessie  Hickman, lleva este verbo en sus ojos, en su cabello al viento, en su ágil y sufrido cuerpo, en todo su ser. Escapar de la soledad  y el vacío que le dejó la muerte de su joven padre, escapar de una madre para la que nunca ni ella ni nadie significó nada. De un matrimonio forzoso en el que a duras penas aprendió a esquivar los golpes envueltos en aliento alcoholizado. Escapar de una criatura que enterró nada más parirla y a quien la tierra amamantó con noche estrellada.

Courtney Collins nos cuenta la historia de esta bandida australiana, convertida ya en leyenda, en  Un mal día para nacer o en The burial, si preferimos leerla en versión original. La peligrosa Jessie vivió  fuera de la ley a principios del siglo XX, en el valle del Hunter. La autora nos atrapa con esta historia salvaje, cruel, de supervivencia al límite, en la que la vida se rearma tras cada peligro sorteado. Y el mérito no sólo recae sobre al atractivo que ejerce la vida y la personalidad de la protagonista sobre el lector. Lo consigue, por una parte, dominando con soltura el tiempo narrativo. Momentos diferentes en la vida de Jessie nos zarandean entre el pasado y el presente sin que por un momento la narración pierda intensidad o sentido. Por otra parte, la espectacularidad de los paisajes descritos como la huella imponente de una realidad que no regala nada, salvo un firmamento por el que merece la pena afrontar un nuevo día. Y cómo no, el lirismo de la narración que hace de esta novela  un libro difícil de clasificar, pues tiene algo de Western, de novela negra,  de aventuras y además, ese algo que no deja la sensibilidad del lector indemne. Lo que se intensifica con la voz narradora, pues es la voz telúrica de la hija recién nacida y enterrada de Jessie, la que nos cuenta la historia de su madre, haciendo que vivamos la lectura también como una escucha.

Pero los efectos colaterales de la lectura de esta primera novela de Courtney Collins van más allá. Provocan en nosotros el reconocimiento de una valentía vital excepcional, que rompe con  los estereotipos femeninos de la época y  los de nuestros días. Vivir al margen de la ley, supone aceptar otro tipo de imposiciones, las propias, las que la conciencia individual se impone como un compromiso con los semejantes, que no son los que oprimen, maltratan y pisan la dignidad de los demás. Se trata de un compromiso entre la libertad inalienable de uno mismo y la lealtad a la libertad del otro. Por esto también, una tiene la sensación de que de frase a frase, de página a página, cabalgamos con ella en una huida hacia adelante en la que no importa  llegar, ¿a dónde, por otra parte?, si no hay un lugar para una mujer como Jessie. Sólo queda escapar, inexorablemente, como un destino que desafía esposas y grilletes,  que espolea  a  su magnífico caballo, Houdini. Porque ella es como un proyectil en movimiento, lanzado por la furia y la rabia de quien no encaja ni en el tiempo ni en el espacio que le ha tocado vivir.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s