QUE TODO SEA COMO NUNCA FUE, de Joachim Meyerhoff

2015_3_Que_todo_sea

Que todo sea como nunca fue, que todo sea como nunca fue, que todo sea como nunca fue, que todo sea… El título que Joachim Meyerhoff ha elegido para su novela tiene la fuerza de un mantra, de una oración, de un deseo que pedimos mientras la estrella fugaz abre una grieta de luz en el firmamento y se dibuja una serpentina brillante en nuestros ojos. Meyerhoff ha sabido dosificar esa fuerza línea a línea hasta el final, a través de una historia que, con una escritura sencilla y directa, consigue introducirse en escondrijos que habíamos tenido demasiado tiempo a oscuras.

Joachim es un niño peculiar, observador, curioso, sensible, con una mirada muy particular. Nos cuenta con ingenuidad, humor y mucho encanto lo complicado que es vivir, crecer, eso que llamamos “hacerse mayor”. Menor de tres hermanos que lo tienen martirizado con sus bromas, es la voz que nos abre la puerta de la casa familiar. En medio de un psiquiátrico en el norte de Alemania, rodeados de locura, envueltos en el frío y la penumbra de aquellas latitudes, nos invita a entrar, a conocer los personajes de su infancia, esos que todos hemos tenido y que sobreviven al olvido, incluso cuando apenas queda nada en nosotros del niño que fuimos.

Los locos eran seres de otro mundo, perturbadoramente instalados en los días de su infancia.

“Míralos allí, en cuclillas y contemplando el infinito. Resulta inquietante, ¿verdad? Lo ven todo, lo huelen todo, lo oyen todo, se enteran de las cosas diez veces más que nosotros ¡Y durante todo el día no hacen absolutamente nada!  A aquel lugar lo llamábamos el patio trasero de as tristes lechuzas.” (p 31)

Aprenderá de ellos lo vulnerable de la naturaleza humana, el poder de las mentes que desafían a la normalidad. Y del mismo modo que sucede entre los cuerdos, conocerá a personas encantadoramente locas como la entusiasta Margaret, el silencioso Ludwig, el curioso incansable Dietmar o la “guapa” Kimberly.

Los padres y hermanos eran los seres de su mundo. El padre, director del psiquiátrico, obsequiaba con su comprensión a cualquier ser viviente, algo maniático, no dejaba de pergeñar iniciativas tan poco realistas pero con tanto entusiasmo que arrastraba detrás al resto de la familia. La madre era cariñosa, sensata, en ocasiones inestable, pero tan resuelta y eficaz que era capaz de solucionar cualquier imprevisto o problema que pudiera surgir por serio que pudiera parecer. Los hermanos de Joachim brillaban por sus habilidades intelectuales y personales, cuanto más sobresalían, más incierto y sombrío percibía su propio futuro nuestro pequeño que no destacaba en nada. Sin embargo, ninguno sospechaba entonces que sería él, su forma de mirar el mundo la que podría contarlo en las páginas de un libro.

Pero el tiempo no se deja engañar por el desatino y sigue su lógica sin reblar, Joachim va creciendo, va descubriendo que fuera del psiquiátrico y de la escuela está el mundo de los adultos. Un mundo para el que nunca se está completamente preparado y que de vez en cuando nos recuerda que aún no crecimos lo suficiente. En él, se despliegan los acontecimientos con la contundencia de un accidente de tráfico que nos arrebata a alguien querido, con el desconcierto indigerible de las deslealtades de nuestros padres, con la desolación  de ir asimilando que los lugares de la infancia dejaron de existir.

Que todo sea como nunca fue es un libro que no deja de hacernos sonreír, incluso en el recuerdo, porque quizá en él también quedó suspendida nuestra infancia y sea precisamente eso, los recuerdos que sin saber íbamos construyendo de niños, lo único que conservemos de lo que fuimos alguna vez.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s