MIRADAS COMO DISPAROS

gervasio-sanchez--390x180

 

 

 

 

Hemos recorrido las primeras semanas del curso. Colegios e institutos han vuelto a llenarse de vida con chicos y chicas que durante el verano llenaban las calles, los pueblos, las montañas, las piscinas y las playas. Probablemente  ajenos a los vaivenes políticos que juegan con los planes de estudio y “mal llamadas” reformas educativas. Ignorantes de que quienes diseñan unos y otros casi nunca tienen en cuenta la calidad que merece su educación.

En nuestra comunidad, no ha desaparecido Educación para la ciudadanía, la asignatura incómoda. Incómoda para el poder, que nunca en nuestro país ha mostrado un auténtico interés en formar a los jóvenes en la cooperación, en la participación, en la solidaridad, en el compromiso con lo público, que es lo que es de todos. Escuchábamos hace unas semanas al Ministro de Sanidad de nuestro país decir que esta asignatura ni siquiera había podido acabar con la violencia machista. Después de unos segundos de estupefacción, le damos la razón. Pues es cierto, señor Ministro. Efectivamente, no ha terminado con la violencia machista, ni tampoco con la homofobia, ni con las brechas económicas que agigantan la desigualdad en nuestro país, ni con la falta de medios de la Justicia, ni con la impunidad de algunos políticos corruptos, ni con el fraude fiscal que impide un reparto más justo de los recursos, ni con el negocio de industrias farmacéuticas que especulan con la vida frágil de quienes no gozan de salud (pregúntele a todos los ciudadanos españoles cuyos familiares han muerto por no poder tratar la hepatitis C), ni el problema de la inmigración, ni los conflictos bélicos que destrozan países, vidas y cultura, ni con el terrorismo. Nada, no ha podido solucionar nada de esto, a pesar de que de todo ello aprendemos en esta asignatura. Quizá lo solucione la Religión, que va a tener más horas en el currículum de los alumnos que la elijan.

Los profesores, generalmente de Filosofía, en una hora semanal, han remado contra corriente, sobrecargados de alumnos y grupos (por ejemplo, 3 horas de Educación para la Ciudadanía  en nuestro horario semanal= 90 alumnos repartidos en 3 grupos de 30 alumnos).  Contra corriente para protegerlos de la manipulación de los medios, de los radicalismos ideológicos, de los prejuicios y estereotipos sociales, del adocenamiento de las religiones, de la barbarie de los conflictos, de la dependencia del consumismo, de la democracia autocomplacida, de la intolerancia al “otro”.

MILHOJAS quiere ofrecer  una pequeña muestra de esas pequeñas cosas que nuestr@s alumn@s han hecho en ese pequeño hueco de su horario semana a semana, en la asignatura incómoda. Entre las actividades con las que trabajamos los conflictos, MIRADAS COMO DISPAROS fue una selección de relatos breves que escribieron sobre una fotografía de Gervasio Sánchez, en la que belleza y horror desencadenaron nuestra mirada crítica.

También puedes conocer mejor la labor de este fotógrafo en el programa Imprescindibles de RTVE

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s