YO SOY YO Y CÓMO CUENTO MIS CIRCUNSTANCIAS

Mujer-escribiendoExpresar una opinión por escrito bien argumentada es difícil.  Hacerlo -además- con una redacción correcta y una estructura adecuada, mucho más, sobre todo si es una tarea escolar para adolescentes de 4º ESO, a los que, posiblemente, lo último que les apetezca sea coger papel y boli y ponerse a pensar y a escribir. Pero una vez más, en medio de la tediosa tarea de corregir, me he encontrado una pequeña joya.  ¿Recordáis el famoso soneto de Lope de Vega que explica cómo componer un soneto, aquel de “Un soneto me manda hacer Violante…”?  Pues una alumna de 4º ESO ha hecho exactamente lo mismo, pero con un texto de carácter expositivo argumentativo que tenía que entregar como tarea en la clase de lengua.  Aunque sea un poquito largo, leedlo con atención:

El objetivo de los textos argumentativos es principalmente opinar. Mi mente  ha recorrido los principales pilares sobre los que me he formado durante el transcurso de mi vida.  Algunos son experiencias, datos, sucesos ajenos, consejos, conclusiones… Todo ello para dar con algo de lo que pueda hablar en un texto expositivo argumentativo.  Busco entre todos ellos, analíticamente y, escoja cual escoja, algo innato hace que me exprese sobre ello de manera negativa.  ¿Por qué asocio opinar con criticar negativamente?

Sigue el proceso.  Sigo indagando y trato de pensar en sobre qué suele opinar la gente.  La gente opina constantemente sobre muchos temas, a veces de forma positiva, prácticamente sin darse cuenta, pero no suelen hacerlo con fundamento.  Y la minoría que opina con fundamento lo hace negativamente.  Esto es una generalización impresionante, pero me hace pensar en la naturaleza de las personas.  Al argumentar con fundamento, están expresando algo que no les agrada, algo que hace de su vida, aunque sea en pequeña medida, alo insoportable.  ¿Son las personas que critican las más infelices?

Me mantengo tanteando en un terreno estéril sobre el que no crece nada, sin embargo el terreno es de un precioso color marrón.  Tal vez pudiera hablar del atractivo de ese color, pero la impotencia de la tierra que lo alberga hace que parezca algo totalmente trivial.  Tiendo a asociar lo positivo con lo trivial, las opiniones con lo pernicioso y a las personas que valoran con la miseria, lo cual no me gusta nada porque soy yo la que debe escribir un texto con fundamento.  Lo que es criticable positivamente me resulta tan trivial que para poder llevar el comentario a cabo tengo que desarrollarlo poéticamente, como una oda.  No me disgusta la idea, pero descartando recuerdo a recuerdo no consigo encontrar algo trivial y agraciado al mismo tiempo (no quiero decir que las memorias de las que hablo sean desagradables), y me parece muy cínico buscar algo bello ahora sobre lo que nunca antes me había parado a mirar.  Qué poco me gusta esto.

Las ancianas que pasean a sus perros con chaquetas ridículas, las carreteras cortadas por la nieve, las familias que se cuelan en el tranvía sin pagar, los desconocidos que te miran durante más de seis segundos, los cines al aire libre… Cuántos temas sobre los que juzgar y qué mal me siento al hacerlo.  Si no es porque sobra es porque falta, si no es por demasiado contraproducente es por demasiado positivo.  No puedo referirme a una cuestión como si de la verdad absoluta e infracturable se tratase, al menos no a conciencia.

Además, el texto tiene que ir referido a alguien, a nadie, a mí, al mundo, lo cual dificulta todavía más el proceso.  Mi padre diría que este texto es una chorrada, ni tía también lo diría, pero no en el mismo sentido, un pedante diría que es sublime, mi vecina lo interpretaría mal, tú dirías que es un notable bajo… Y así sucesivamente.

Fácilmente me imagino exponiendo una experiencia agradable hacia alguien incapaz de percibir la belleza, o describiendo algo detestable y fundamentado hacia alguien sin ganas de escuchar.  Yo soy yo y cómo cuento mis circunstancias.  Parece que no estoy pensando con claridad, pero en realidad no estoy pensando nada, y si lo hago no llego a ninguna conclusión que me sirva para elaborar el dichoso texto expositivo argumentativo.

Qué tedioso es opinar a conciencia y qué hipócrita sin pretensiones soy.

Gracias. no tienes un notable bajo.  Tienes un 10, o incluso un 11.

Anuncios

Una respuesta a “YO SOY YO Y CÓMO CUENTO MIS CIRCUNSTANCIAS

  1. Increíble el razonamiento, el vocabulario que utiliza, el estilo con que escribe y la madurez e inteligencia que demuestra. ¡Enhorabuena a la alumna y a la profesora!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s