EL CIELO ES AZUL, LA TIERRA BLANCA, de Hiromi Kawakami

kawakami

Este libro de Hiromi Kawakami es su primera novela traducida a nuestro idioma, por la que ha recibido el premio Tanizaki, uno de los más prestigiosos en Japón. Está editado por Acantilado, con toda la delicadeza que merece una novela como ésta.

Apenas doscientas páginas para contarnos una historia de amor tan íntima, tan sencilla como el sonido de una shakuhachi. El amor entre Tsukiko y su maestro  desprende olor a cerezos, sabe a sake, tiene el color de las noches de luna llena y el tacto del tiempo que transcurre tranquilo pero imparable. Embriaga a los lectores  con el juego lento, exquisito, de dos soledades que se buscan porque se necesitan, sin decirlo, sin proponérselo.

Tsukiko es una mujer  de treinta y tantos años, tiene trabajo, es independiente y, en ocasiones, vulnerable y frágil cuando toma posición ante la vida que tiene por delante. El maestro es un hombre mayor, ya jubilado, reservado y culto, con un pasado que pesa sin llegar asfixiar. Ella no siempre sabe dónde meter sus manos, qué hacer con ellas. Él  siempre  lleva un maletín que sólo se abre al final. Ambos carecen de la trepidante vida social que uno imagina en una ciudad como Tokio u otra de las grandes ciudades japonesas, ambos rebosan la sensibilidad contenida de los haikus, lo saben, pero prefieren hacer como que coinciden casualmente, de cuando en cuando, sin la regularidad que haría de sus encuentros algo previsible. La encantadora ingenuidad que fingen ante un destino que les convoca para compartir palabras y emociones es una de las fuerzas de atracción que seduce a los lectores. Actúa sin que la notemos hasta que cerramos el libro para proseguir en otro momento, es entonces cuando nos impulsa a volverlo a abrir, porque, como su destino, sabemos que no pueden perderse el uno al otro.  Y cuando lo cerramos por última vez, el maletín por fin abierto del maestro es la metáfora de una historia que se abre para acompañar a los lectores en su viaje a lo largo de la vida.

En El cielo es azul, la tierra blanca las palabras dicen lo justo pero abren brechas en la sensibilidad, el amor emociona con sutilidad, la lectura deja profundamente grabada su levedad en nuestro recuerdo.

Anuncios

Una respuesta a “EL CIELO ES AZUL, LA TIERRA BLANCA, de Hiromi Kawakami

  1. Un libro precioso!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s