EL BANDIDO ADOLESCENTE, de Ramón J. Sender

EL BANDIDO ADOLESCENTE. Ramón. J. Sender.                              Editorial Contraseña. 2014

“Es verdad que la muerte le sienta bien. Igual que le sentaba la vida. O mejor” p 268

Verdaderamente estas dos palabras juntas: cubiertabandido“bandido” y “adolescente” provocan estupor, al menos a quienes trabajamos con adolescentes a diario. Ramón J Sender no escribió esta novela para atemorizar a los lectores sino para relatarnos la historia de Billy el niño, Billy the kid, como lo llamaban en el sur de EEUU. La editorial Contraseña ha reeditado esta novela que publicó el autor en 1965, con un prólogo de Fernando Savater, en el que analiza la capacidad de Sender para narrar la aventura.

Muchos de nosotros habremos escuchado alguna vez algo de las aventuras de este muchacho que hizo de los chicanos sus mejores aliados y de los ricachones propietarios norteamericanos la figura de la opresión. La magistral narración de Sender nos cuenta la historia de Billy, una vida de lealtad y traiciones, consiguiendo que los lectores visionemos mentalmente una película del oeste, un western de verdad. Billy el niño fue un bandido más incómodo que temido, así se nos presenta en este libro, como un adolescente leal a sus compañeros hasta la muerte, en el sentido pleno de la palabra lealtad. Pero también como un bandido implacable y cruel con quienes lo traicionaban. La amistad fue para él su única fuente de esperanza, es por eso que cuando asesinan a traición a su fiel amigo Tunstall en río Feliz, Billy se convertirá para siempre en un desperado, nunca volverá a aquel fatídico lugar que desde entonces teñirá su nombre de dolor. Conforme avanzamos en la lectura, Sender nos va descubriendo que, a su manera, Billy vive una vida orientada por valores morales como la solidaridad, la compasión, la igualdad, pero sobre todo por la libertad, sin la que no concibe la justicia ni la vida misma. Antes muerto que prisionero o sometido. Si ha de arriesgar su vida por la libertad, no lo pensará dos veces.

Pero su vida fue corta, como si hubiera estado escrita desde siempre en el destino de sus padres, quienes murieron jóvenes sin apenas haber vivido en esa tierra a la que llegaron de Europa. La tierra de los sueños y las pesadillas, la que tampoco proporcionará a su hijo la suerte por ellos anhelada. La muerte de Billy no pudo ser sino el resultado de compaginar la fatalidad con la traición. Quizá ese final trágico y rebelde es lo que hizo de Billy el niño un mito del que se enorgullecerá la población hispana de Nuevo México hasta hoy en día. Lo que hace que cuando leemos la historia de este bandido notamos que la violencia se humaniza y que la vida y la muerte se entrelazaban en el polvo que levantaban los caballos. Quizá por ello llamó la atención de Sender en el exilio lo suficiente como para ofrecernos este regalo.

Anuncios

2 Respuestas a “EL BANDIDO ADOLESCENTE, de Ramón J. Sender

  1. Muchas gracias por reseñar “El bandido adolescente”.
    Un cordial abrazo,

    Alfonso Castán
    Editorial Contraseña

  2. Aunque he leido algo de Sender, no conocía esta curiosa novela, me habéis despertado el gusanillo.
    Añadida a la cola de lectura.

    Gracias por vuestras recomendaciones. Un abrazo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s