AL ENVEJECER LOS HOMBRES LLORAN, de Jean Luc Seigel

AL ENVEJECER LOS HOMBRES LLORAN. Jean Luc Seigle.                                 Ed. Seix Barral. 2013 (puedes leerlo en francés: En vieillissant les hommes pleurent. Ed Flammamrion, 2012)

Al-envejecer-los-hombres-lloran

Eugène Grandet y Albert Chassaing serán los protagonistas en la vida de Gilles, durante un tiempo en el que vivirá una de las experiencias más demoledoras de su infancia y de su vida. Estamos en 1961, en un pueblo muy pequeño, aunque no lo suficiente como para evitar las dolorosas huellas de la guerra. Gilles es el hijo pequeño de Albert Chassaing, un excombatiente del frente Maginot donde se intentó frenar el avance del ejército alemán en 1940. Con su trabajo de obrero en la factoría, saca a su familia adelante, mientras la afición por los relojes le distrae de sus tormentos, esos que le han quitado las ganas de vivir y que visualiza como una imaginaria bala muy cerca del corazón. Sereno, fuerte, honesto, pero sobre todo silencioso, así es Albert.

Gilles es también el hermano de Henri, el hermano mayor que ha sido movilizado para luchar en la guerra de Argelia. Ingeniero, estudiante brillante, absolutamente favorito de su madre, contrasta con el pequeño Chassaing. Gilles es un desastre en la escuela, lo que preocupa a su padre porque no hay otro futuro para sus hijos que el que propician los estudios y libra del embrutecimiento del trabajo en la factoría. Sin embargo, el amor que Gilles manifiesta por la lectura confiere a su soledad la riqueza de todos los mundos que están por explorar y que él ya sabe que le están esperando. Por si esto no fuera suficiente, los libros que lee hacen más soportable la indiferencia hiriente que le dedica su madre, Suzanne, y le abrirán las puertas de la casa de un maestro retirado con quien aprenderá lo que la escuela no le ha enseñado.
Pero un día como otro cualquiera, pasa algo excepcional, traen una televisión por primera vez al hogar de los Chassaing. Precisamente, cuando se va a emitir un reportaje sobre la guerra de Argelia en el que todos podrán ver y escuchar a Henri, aunque a duras penas lo reconozcan bajo las declaraciones diseñadas por los mandos militares. Los rostros iluminados por la pantalla palidecen, enmudecen y la desolación es la que apaga el novedoso aparato. La desolación es la que hará jirones la vida de esta familia sin que el lector tenga tiempo de prepararse.

Las sinuosas frases de Balzac que Gilles iba descubriendo en Eugenia Grandet eran un presagio de la sinuosidad de la vida misma, sufrida y compartida, sorteando las mentiras de quienes escriben la historia de los pueblos. Jean Luc Seigle, el autor de Al envejecer los hombres lloran, espera este momento para trasladarnos a un aula universitaria en la que un Gilles adulto va impartir una clase inusual sobre literatura, vida y mentira histórica. Ahora, serán las palabras las que le unirán de nuevo a su padre, haciéndonos comprender por qué tantos hombres vivieron y murieron, viven y mueren con una bala pegada a su corazón.

Anuncios

Una respuesta a “AL ENVEJECER LOS HOMBRES LLORAN, de Jean Luc Seigel

  1. Me estoy leyendo este libro y me está impresionando, hace un juego con el pasado y el presente , pero los cuenta de una forma maravillosa

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s