LA INTRUSA, de Eric Faye

LIBRO_La-intrusaLA INTRUSA, de Éric Faye
(Título original: Nagasaki)
Salamandra, Barcelona, 2013
Traducción del francés de José Antonio Soriano Marco.
 

“Se dice que los bambúes del mismo tronco florecen el mismo día y mueren el mismo día, por lejanos que sean los lugares del mundo en que los planten”. 

Esta cita de Pascal Quignard abre este exquisito libro de Eric Faye, cuyo título original es Nagasaki.  Qué manía la de cambiar los títulos originales por otros que no son el que el autor quería; en este caso, supongo que se pretende potenciar con el nuevo título lo que el libro tiene de más intrigante y misterioso.  Sin embargo, me parece un error, porque no es un libro de intriga, sino un libro sobre la soledad.  La intrusa gira en torno a un meteorólogo cincuentón y solitario que un día comienza a sospechar que alguien entra cotidianamente en su casa.  Pequeños indicios delatan a la intrusa (un yogur que falta en la nevera, un poco menos de zumo dentro del envase, una botella que no está en el sitio exacto donde debería estar…).

En realidad, no se puede contar mucho más, porque el libro es tan breve que si se cuenta algo más prácticamente destripamos el argumento.  Pero sí que podemos decir que es un libro sobre la soledad, sobre los inadaptados a la sociedad, sobre los que buscan refugio y los que necesitan compañía y aún así la rechazan cuando la tienen cerca.  Esa gente, como los bambús de un mismo tronco, están destinados a veces a tener vidas paralelas, como los dos protagonistas de esta historia, que de forma extraña entrecruzan sus vidas en la casa del meteorólogo.  A pesar de su brevedad, el libro está lleno de bellísimas imágenes que generalmente giran en torno a la intrusa: la mujer que vuelve la cara al sol y deja que le acaricie la piel reconociendo esta caricia como un bien preciado; la mujer que busca refugio entre los bambúes de las afueras de la ciudad.

Él es un hombre en principio anodino, solitario, un poco triste, cuadriculado, que necesita desesperadamente paliar su soledad y no sabe cómo hacerlo, que solo sabe ver la vida en una dirección y que ignora a su corazón cuando este le insinúa otras direcciones.  Ella, la aparente intrusa (cuando llegamos al final del libro nos preguntamos ¿quién es, en realidad, el intruso?), es una mujer fuerte y delicada a la vez, resistente y vulnerable (como los bambúes).  Él es un hombre oscuro que no reconoce la luz cuando la ve. Ella es una mujer luminosa condenada a vivir en la oscuridad.

Es un libro tremendamente apropiado para leer de un tirón, una tarde de domingo, a poder ser lluviosa.  Y al terminarlo, queda la sensación de que acabamos de leer una pequeña joya y bullen en nuestra cabeza unas palabras de la intrusa: “Pienso que todas las constituciones del mundo deberían reconocer el derecho inalienable de cualquier persona de regresar cuando guste a los escenarios más entrañables de su pasado.  Poner a su disposición un manojo de llaves que le permitieran entrar a todos los pisos, casas y jardines donde transcurrió su infancia y pasarse las horas muertas en esos palacios de inviernos de la memoria”.  Quizá estas palabras son las que nos hacen sentir una intensa nostalgia antes de cerrar la contraportada.

Anuncios

Una respuesta a “LA INTRUSA, de Eric Faye

  1. Parece precioso este libro, asi que en cuanto termine el que estoy leyendo, a por él.

    Muchas gracias por compartir vuestras opiniones con todos nosotros

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s