LA ABADESA DE CREWE, de Muriel Spark

La abadesa de Crewe. Muriel Spark. Contraseña editorial. 2012.

Hermanas, sean sobrias y vigilencubiertacontrase–adoctor.indd

Con este ruego terminan las intervenciones de Alexandra, la recién elegida abadesa de Crewe, ante su congregación benedictina. La abadía se había convertido en una suculenta “delicatesen” que dos hermanas, Alexandra y Felicity querían saborear. Ambas se habían propuesto ocupar el puesto de abadesa que acababa de quedar vacante por la muerte de Hildegarde.

Alexandra, noble, altiva, elegante, inteligente, cultísima y apasionada de la poesía metafísica inglesa, observadora inflexible de la tradición, no contaba con la competencia de la mediocre Felicity, a quien desprecia bastante más de lo que demuestra. La hasta entonces subpriora de la Abadía estaba imbuida de un halo de excelencia tal, que no iba a consentir que una hermana de rango inferior torciera su plan. De sus manos, la congregación entraría en la mitología. Sólo precisaba de un buen sistema de escuchas para controlar las conversaciones de información valiosa. Para ello contaría con  la complicidad de las hermanas Walburga y Mildred, sus manos ejecutoras, también con un chivo expiatorio, la hermana Winifrede, de gran simpleza y fácilmente manipulable. Además, el camino de Alexandra hacia el poder se aderezaba y realzaba con una impecable campaña exterior, la que realizaba con sus proezas en las partes más conflictivas y desoladas del planeta la filósofa hermana Gertrude.

A la muerte de Hildegarde, Felicity ve la oportunidad de reformar la abadía desde sus normas y principios hasta sus usos y costumbres. Ha descubierto el amor carnal y en la superficial y generosa forma de entenderlo izará su bandera progresista. Durante las sesiones de costura, intentará contagiar de entusiasmo renovador y de la necesidad de amor a sus compañeras. No sospecha que las paredes oyen y que tras ellas hay un cerebro femenino y maquiavélico que maquina cómo hacer jirones su bandera, valiéndose de todo lo que haga falta, sin escrúpulos.

“Ocultar, esconder, cubrir, encubrir, tapar, disimular, envolver, ofuscar, sofocar, enmascarar, disfrazar, guardar, eclipsar, mantener en la ignorancia, cegar, embaucar, mistificar, fingir, desconcertar, confundir, azarar, apabullar, reservar, suprimir, engatusar, etc.” (p 100)

Con agudeza, sensibilidad, encanto y sentido del humor, Muriel Spark nos deleita y recuerda que en los aledaños del poder todo puede valer para llegar a ostentarlo y perpetuarse en él. En un mundo como el nuestro, en el que se pretende tener el control de la información, la abadía de Crewe puede simbolizar el gobierno, un partido político, un sindicato o una empresa. Así que, por lo que nos toca, “lectores, seamos sobrios y vigilemos”.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s