EL CANDOR DEL PADRE BROWN, de Chesterton

Father-Brown-x-21055_2_optEl candor del padre Brown G.K.Chesterton.

“El secreto de la fuerza que encierra la humildad es la atención que presta a las cosas. El soberbio va siempre distraído, embebido en sí mismo, borracho del prestigio de su yo; todo lo que fabrica lleva su rostro, sea que pinte un lienzo o que cometa un crimen, y él mismo tampoco ve más que su rostro por todas partes. Por cuidadoso que sea, siempre se le escapa algún detalle y ese detalle le revelará como su firma. Para fijarse en las cosas, para ser auténticamente minucioso, es preciso tener cierta dosis de humildad” (Savater,F.: Monólogo del Padre Brown, Criaturas del aire)

El candor del padre Brown es un libro de relatos policíacos breves, por los que Chesterton parece que tuvo predilección. Cada uno de ellos proporciona el misterio suficiente como para despertar nuestra curiosidad y mantener alerta nuestra atención.  La ambientación, del más puro estilo británico, envuelve como la niebla londinense a circunstancias, móviles, personajes, delicadamente descritos. Todos  estos elementos  son diferentes en cada relato, pero en todos ellos  encontramos un elemento común que es esencial para dar carácter y humor al conjunto.

Se trata del padre Brown, un personaje que dista mucho de los protagonistas de novelas policíacas al uso. En ocasiones se subraya como algo peculiar el hecho de que se trate de un sacerdote católico en Inglaterra, país en el que predomina el anglicanismo. Todo apunta a que el autor se inspiró en el padre  O’Connor, con quien mantuvo una profunda relación de amistad. Sin contradecir esta apreciación, el interés del personaje reside fundamentalmente en cómo sus cualidades humanas impregnan cada investigación. Su capacidad para captar aquello que nadie más había oído o visto, para escuchar y leer entre líneas o para relacionar hechos aparentemente inconexos e irrelevantes y deducir con acierto es extraordinaria. Por si esto fuera poco, el padre Brown destila tanto la humildad de quien no considera mérito propio descubrir y explicar lo que parecía irresoluble como la comprensión de quien por experiencia vital sabe que hasta el peor de los criminales es un ser humano.

El padre Brown representa la inteligencia sencilla, reposada, comprensiva y vigilante, que en el mejor de los casos pasa desapercibida y en el peor es mirada con desprecio por sus superiores o por quienes están al mando de la investigación. Sin embargo, por ello mismo, este hombre de aspecto torpe, despistado, corriente, a la vez que sagaz y bondadoso cae bien a los lectores. Me aventuraría a decir que incluso cae bien a los criminales que destapa, quienes al rendirse a las evidencias tan naturalmente expuestas por el padre Brown, parecen reconciliarse con el imperfecto mundo de los seres humanos.

El cine también ha llevado al padre Brown a las pantallas, puedes ver aquí la estupenda película en versión original de 1954.

Si lo prefieres, puedes ver una presentación del libro de la editorial Acantilado, realizada por dos jóvenes lectores que nos animan a leer  Los relatos  del padre Brown de Chesterton.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s