EL GRAN CANGREJO

Cuento escrito por Carlos Crespo (PCPI)

CANGREJO Un día en el mundo submarino una gran discusión llama la atención de todos los seres marinos: era el rey de los cangrejos que discutía con la reina por haber tenido un hijo tan monstruoso, pues el hijo era del tamaño de cincuenta cangrejos juntos, el rey lo que quería era desterrarlo, sin embargo la reina lo que quería era que se quedase y enseñarse a usar la fuerza que semejante cangrejo podía llegar a tener. El rey aceptó tras una dura discusión con la reina, pero puso una condición, si algún día el cangrejo hacía daño a algún otro cangrejo sería desterrado para siempre, y la reina aceptó.

Los dos primeros años pasaron sin problemas, pero eso sí, el tamaño del gran cangrejo seguía subiendo, hasta que al tercer año llego a medir cien veces más que un cangrejo normal. Un día jugando con burbujas el gran cangrejo empujó a un joven cangrejo, sin querer, al otro lado de la orilla, con tan mala suerte que un pequeño humano lo cogió y lo agitó tanto que acabo por matarlo. Al final ningún cangrejo excepto su madre se acercaba a él por miedo a que le hiciera daño.

Pasado dos semanas el rey decidió desterrar al cangrejo para siempre con amenaza de muerte si se le ocurría volver.  El joven, aunque inmenso cangrejo, no tuvo más remedio que abandonar su hogar, ni le dejaron siquiera despedirse de su propia madre.

Al cabo de una semana, el cangrejo ya era conocido en todos los océanos; con lo cual no lo querían en ninguna parte. Entonces, viajo por todos los océanos, mares, ríos… y al final consiguió alejarse en un sitio donde no había nadie. Era una costa grande en la cual los dioses siempre se bañaban. Construyó su propia casa y vivió allí durante años, vio cosas que ningún otro cangrejo jamás había visto ya sean animales mucho más grandes que él, que se alimentan con algo tan pequeño como plancton o animales feroces con centenares de dientes que asustaban desde muy lejos.

Un día un animal desconocido para el gran cangrejo quiso arrebatarle la casa, pues decía que ese era el territorio del tiburón más temible de los mares, sin embargo, el gran cangrejo ni se inmutó y le dijo que ese era su hogar y que no pretendía ir a ningún sitio, con lo cual el tiburón se enfadó y fue con una velocidad que ni las langostas podían superar, directo hacia el gran cangrejo, pero por suerte el gran cangrejo interpuso una de sus grandes pinzas en medio del camino del tiburón y tal fue el leñazo que se metió el tiburón que no se le volvió a ver en ningún océano, mar ni río.   El cangrejo impresionado pero a la vez asustado, se miró la pinza y vio que no tenía apenas ningún rasguño.

Un día el gran cangrejo dio un paseo por la orilla. Ningún ser lo quería más que para que le ayudase por el ataque de un tiburón. Pasadas unas cuantas horas, cuando apenas empezaba a anochecer, el gran cangrejo se percató de que un ser que nunca había visto necesitaba ayuda, pues estaba siendo atacado ni más ni menos que por veinte tiburones con cientos de dientes cada uno. El ser tenía forma de humano pero tenía un brillo poco habitual, pese a la preocupación el gran cangrejo fue al rescate de aquella criatura. Primero le fueron dos tiburones de golpe, de los cuales se libro fácilmente, después no vinieron seis sino diez, diez tiburones feroces iban lanzados hacia el gran cangrejo. Al final de una gran lucha el cangrejo no pudo evitar perder una de sus inmensas pinzas aunque con una sola pinza, le bastó para vencer a los tiburones que faltaban. Después de recuperarse le preguntó al extraño ser que de qué especie era. Se rio y le dijo: ”Soy un Dios”. El Dios, por el esfuerzo que el gran cangrejo había hecho por él, le dijo que le conseguiría dos deseos. El primer deseo fue recuperar la pinza y el Dios le dio una nueva y el segundo fue ser querido y que nadie le tuviese miedo, pero el Dios le dijo que eso no lo podía conceder, puesto que no podía influir en la voluntad de ningún ser vivo. Entonces el gran cangrejo pidió vivir en las estrellas y desde entonces cada vez que miremos al cielo podremos observar al gran cangrejo en la constelación de cáncer.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s